Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

El recelo de Rajoy hacia Sánchez impide el diálogo sobre la reforma constitucional

  • Posada enfada al PSOE al avisar contra quienes piden cambios de la Carta Magna por motivos "partidistas" o por "oportunismo"

El recelo de Rajoy hacia Sánchez impide el diálogo sobre la reforma

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con el presidente del Tribunal Constitucional,Francisco Pérez de los Cobos

EFE
1
Actualizada 07/12/2014 a las 13:20
  • COLPISA. MADRID
Mariano Rajoy nunca ha querido emprender una reforma en profundidad de la Constitución. No la ve necesaria y considera que el texto cumplió 36 años es perfectamente útil para seguir regulando la vida política y social del país pese a tensiones secesionistas como las que se viven en Cataluña. Pero también dejó claro que hay otro motivo por el que ni siquiera se plantea el abrir un diálogo informal y discreto con este objetivo: desconfía de Pedro Sánchez y del rumbo que ha emprendido bajo su liderazgo el PSOE, el partido con el que inevitablemente tendría que contar para cualquier hipotético cambio, grande o pequeño, en la Carta Magna.

La frase de que el PSOE estaba mejor con Alfredo Pérez Rubalcaba parece que no fue un calentón del presidente del Gobierno hace poco más de una semana en Congreso sino una reflexión meditada.

Mariano Rajoy no solo descalificó la propuesta socialista de iniciar un debate para la reforma constitucional por considerar que está vacía de contenido -porque "no es momento de portadas ni titulares sino de entrar a fondo en los temas"- sino porque cree que Sánchez no es serio. Aseguró que el secretario general del PSOE ha incumplido la palabra dada por su partido al renegar ahora de la modificación de la Carta Magna que socialistas y populares realizaron en 2011, el cambio del artículo 135, pese a que fue impulsado por el propio José Luis Rodríguez Zapatero.

El jefe del Ejecutivo considera que su actitud "no es de recibo", que es una "broma", y que está dando una imagen "patética" en Europa. Su conclusión es que no solo rechaza el ofrecimiento socialista de abrir el melón constitucional porque crea que no saben qué quieren hacer sino porque, con actitudes como la de Sánchez, "es muy difícil fijar las reglas del juego". "Cuando se da la palabra, se cumple", resumió.

Para Rajoy, en cualquier caso, las actuales prioridades de España son tres: continuar con las reformas económicas, tomar medidas contra la corrupción y seguir en la integración europea. "Lo demás no es urgente", aclaró, antes de congratularse de los 36 años de la Constitución y desear que "cumpla muchos más".

Rajoy está molesto con Sánchez, pero el sentimiento es mutuo. El líder del PSOE vivió como "una sorpresa desagradable" y un "desprecio" que el jefe del Ejecutivo diese orden a su grupo parlamentario de vetar la puesta en marcha de la subcomisión de reforma constitucional que piden los socialistas "sin ni siquiera leerla".

ENFADO MUTUO

Pero no es lo único que le molesta y que indica que la confianza y la complicidad entre ambos es inexistente. Fuentes socialistas desvelaron que el presidente del Gobierno no llamó a Sánchez para contarle -menos para pedirle su opinión- que iba a impugnar ante el Tribunal Constitucional también el sucedáneo de consulta que Artur Mas improvisó después de que la corte decretase la suspensión de primer referendo secesionista.

El líder socialista, pese a saber que la reforma constitucional ya no será posible esta legislatura, seguirá adelante y en las próximas semanas mantendrá reuniones con el resto de grupos para convencerles de la bondad de iniciar ya la discusión en una subcomisión del Congreso.

La irritación de los socialistas no solo alcanzó a Rajoy sino también a Jesús Posada, a quien acusaron de haber hecho un discurso de aniversario de la Constitución con idénticos argumentos a los del líder del PP.

En un acto algo devaluado, al que solo asistieron representantes de PP, PSOE y UPyD y 4 de los 17 presidentes autonómicos, el presidente del Congreso defendió la "vigencia" de la Carta Magna y avisó contra quienes hacen de ella un uso "partidista" y "oportunista". Posada cree que el texto se puede reformar pero que para ello es preciso "saber cuál es el objetivo", "ser prudente" y buscar un consenso inicial con "argumentos racionales y lejos de prejuicios y dogmatismos".
Selección DN+


  • RG
    (07/12/14 08:04)
    #1

    Si el cambiar la Constitución representa: el derecho a decidir, referendums a troche y moche, modificar la autonomias, y otras lindezas; van a crear más de descontentos que contentos: A QUE BUENO DE MODIFICARLA?.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra