Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Bankia

El Banco de España y la CNMV, señalados por su "permisividad"

Rato y el banco dicen que las revisiones contables "se hacían de su mano", y las acusaciones pedirán que sus responsables de la época sean imputados

La sede de Bankia

La sede de Bankia

EFE
0
Actualizada 06/12/2014 a las 10:34
  • cOLPISA. Madrid
Los lodos generados por el agujero de Bankia, que tuvo que ser rescatada con 22.424 millones de euros de las arcas públicas, han terminado por embarrar también a los órganos reguladores. Tras las irregularidades puestas de manifiesto el jueves en sendos informes periciales, tanto el Banco de España como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) fueron señalados este viernes por su "permisividad" con las manipulaciones contables realizadas en el banco, al menos, durante los ejercicios de 2010 y 2011.

Fueron varios los frentes desde los que fueron criticados. El primero en hablar fue el señalado como principal responsable de esos desmanes, Rodrigo Rato, quien dirigió la entidad entre 2010 y mayo de 2012. En declaraciones a Onda Cero, negó la mayor -"no ha habido engaño" en la salida a Bolsa de Bankia-, para luego añadir que "las circunstancias lo hacían imposible".

El expolítico metido a financiero se refería con ello a que, precisamente por el proceso de fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco entidades regionales -que dio lugar a Bankia y a su matriz, BFA- y los preparativos de su estreno en el mercado, "estábamos cada semana con el regulador". "Estábamos absolutamente controlados", insistió, "siempre con uno o varios auditores" encima de las cuentas.

"Pensar que teníamos la mínima posibilidad de engañar a alguien me sorprende", reflexionó Rato, quien espera que ahora comparezcan los peritos ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, el instructor del 'caso Bankia', a fin de ratificar su dictamen y "que podamos preguntarles todas las dudas". Es la misma pretensión que tiene el actual equipo gestor de Bankia, dirigido por José Ignacio Goirigolzarri, que también cree que el instituto emisor "debería decir algo en todo esto".

"Reformulamos las cuentas de 2011 en apenas tres semanas siguiendo sus instrucciones", señalaron fuentes de la entidad, sorprendida porque ahora se les reproche que aquellos números "no respondían a la imagen fiel" del banco pese a "se hicieron de su mano".

A Goirigolzarri y sus colaboradores se les reprocha "no haber informado adecuadamente" de las cuentas -con aparentes anomalías en la provisión de varias carteras de créditos y el cómputo de algunos deterioros- y tampoco haber dado todos los datos que se les requirieron.

GOIRIGOLZARRI: SOLO TESTIGO

La diferencia es que los "errores contables" del equipo de Rato -como los denominan los peritos- causaron un agujero de 4.570 millones de euros, mientras que Goirigolzarri supuestamente maquilló los balances para ocultar otros 1.192 en pérdidas por créditos morosos que correspondían a la etapa anterior. Por eso, las acusaciones personadas en el caso no tienen previsto pedir su imputación, al menos por ahora.

Las primeras en manifestarse fueron este viernes las que ejercen UPyD y la asociación de usuarios de banca Adicae -la Fiscalía aún no se ha pronunciado-, que sólo pedirán que testifique para "aclarar" por qué "siguió los mismos criterios" que su antecesor. Su responsabilidad parece "política y técnica", no penal, señaló el abogado de dicho partido, Andrés Herzog, quien sí le reprochó que hubiera "encubierto, disimulado o dulcificado" las cuentas de Rato, a quien acusó de cometer, cuanto menos, "defectos técnicos graves" de los que no alertó el auditor de Deloitte, por lo que reclamará su imputación.

Y dado que esas 'equivocaciones' no fueron descubiertas por el Banco de España pese a tener a varios inspectores 'empotrados' en la entidad -como suele ocurrir con los grandes bancos-, pedirá al juez que cite como imputado al gobernador de esa época, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a quien Adicae sólo lo ve como testigo. Lo mismo solicitará para el expresidente de la CNMV, Julio Segura, pues dio luz verde a la salida a Bolsa pese a las anomalías.

Una de ellas -según los peritos- es que sólo la sospechosa concurrencia de hasta 29 grupos económicos -algunos "dependientes" del grupo BFA-Bankia-, que invirtieron más de 1.200 millones de euros en títulos, permitió alcanzar por los pelos el mínimo exigido por el regulador para el tramo institucional.

Poco importó que poco después muchos vendieran sus participaciones, porque ya se había conseguido que más de 347.000 pequeños inversores compraran. Sin embargo, el informe pericial abre ahora la puerta a que puedan reclamar su dinero presentando demandas de nulidad en la vía civil.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra