Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Religión

El Papa pide al islam libertad religiosa y condena el terrorismo

  • Llega a Turquía en un viaje complejo en el que quería ir a la frontera con Siria, pero ha desistido ante la falta de seguridad

El Papa Francisco, en Turquía

El Papa Francisco, en Turquía

EFE
0
Actualizada 29/11/2014 a las 13:07
  • Colpisa. Estambul
Francisco parecía el viernes un marciano en Ankara, la capital de Turquía, mientras pasaba revista a las tropas en el nuevo palacio faraónico de Tayyip Erdogan, el presidente y líder del partido islamista conservador, autoritario y retrógrado, con el que tiene escasa sintonía. También le ve como un alienígena un enorme país musulmán donde nadie le recibe con banderitas y reina la indiferencia, salvo en el 1 por ciento de cristianos -ortodoxos, armenios y católicos- vistos también como rarezas endémicas que siguen llamando Constantinopla a Estambul. El Papa, que llegó el viernes a Turquía para una complicada visita de tres días, se movía a su llegada en terreno movedizo y en parte hostil. Y es la primera vez, tras cinco viajes triunfales al extranjero.

Es como si fuera la primera vez que afronta de lleno el delicado campo de las relaciones con el islam, pues ya ha pasado por Jordania, Cisjordania y Albania pero allí se desvivían por recibirle. Bergoglio abordó el viernes de inmediato los principales puntos de roce: libertad religiosa y de expresión y condena de la violencia.

"Es fundamental que musulmanes, judíos y cristianos gocen, tanto en las leyes como en su aplicación efectiva, de los mismos derechos y las mismas obligaciones; de este modo, se reconocerán más fácilmente como hermanos. (...) La libertad religiosa y la libertad de expresión impulsará el florecimiento de la amistad", dijo el Papa ante Erdogan y el resto de autoridades. Debe recordarse que en Turquía, como en otros países musulmanes, las minorías cristianas padecen numerosos problemas y limitaciones legales. Tampoco está de más recordar que Erdogan combate la prensa libre.

Eso por un lado, el laico. Por el otro, el espiritual, dijo luego ante el Gran Muftí, Mehmet Gormez, que en alguna ocasión le ha criticado: "Como dirigentes religiosos tenemos la obligación de denunciar todas las violaciones de la dignidad y de los derechos humanos. (...) La violencia que busca una justificación religiosa merece la más enérgica condena". Bergoglio hablaba ante clérigos musulmanes pero se dirigía a todo el mundo islámico para que asuma su responsabilidad en afrontar el integrismo, desde la guerrilla Boko Haram de Nigeria a la persecución a cristianos en Pakistán. Pero sobre todo lo hacía a las puertas de la guerra de Siria y del califato islámico, movimiento puritano de fanáticos que promete conquistar Roma y expulsa a los cristianos de sus casas.

FRIALDAD DIPLOMÁTICA

Sin citar el Estado Islámico, denunció que "a causa de un grupo extremista y fundamentalista, enteras comunidades, especialmente cristianas y yazidíes, han sufrido violencia inhumana a causa de su identidad étnica y religiosa". El viernes trascendió que el Papa habría querido visitar alguno de los veintidós campos de refugiados de la frontera turca con Siria, donde se hacinan 1,5 millones de personas. Se habría asomado literalmente a la guerra, pero al final se lo impidieron razones de seguridad. La organización del viaje, en medio de cierta frialdad diplomática, no fue fácil y hasta corrió el riesgo de anularse, según reveló el viernes la prensa italiana. Las autoridades turcas habrían pretendido incluso conocer con antelación los discursos del Pontífice.

Por su parte, Erdogan ahondó el viernes en esa tensión de fondo con el punto de vista de la otra parte: condenó la "islamofobia" que detecta en Occidente. "Las actitudes que equiparan el islam con el terrorismo hacen daño a millones de musulmanes", acusó. Expresó su tristeza por la violencia integrista, pero también atacó las "políticas equivocadas" de la comunidad internacional que en su opinión la causan.

Citó la pasividad mundial contra el régimen de Bachar el Asad en Siria y los ataques a Gaza. "La tolerancia y la alianza son la solución. Contra la islamofobia en Occidente y la acumulación de rabia en el mundo musulmán podemos luchar juntos", sugirió. Aunque entonces citó la Alianza de Civilizaciones, propuesta en su día junto al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y perdió un poco de espesor. En todo caso el Papa, en esa línea, volvió a repetir que "es lícito detener al agresor injusto, pero respetando siempre el derecho internacional" y que no basta "la mera respuesta militar".

Erdogan, que el viernes se pavoneaba en su demencial palacio de mil habitaciones, en realidad es un poco liante y ya en 2006 jugó con la visita de Benedicto XVI. Fue justo después de la controversia del discurso de Ratzinger en Ratisbona sobre el islam y la violencia y Erdogan aprovechó para hacerse el difícil. No confirmó hasta el final si iba a estar en Turquía y le vio en el último momento en el aeropuerto. Encima al salir aseguró, sin que el Vaticano lo confirmara, que el Papa le había dado su apoyo al ingreso de Turquía en la UE. Entonces eso le interesaba mucho y se esforzaba por ser moderno, pero desde entonces ha degenerado. Anda diciendo que los musulmanes descubrieron América, le fastidia que las mujeres rían por la calle y piensa que deberían dedicarse solo a tener hijos. Turquía no es tan laica como dice y cada vez lo es menos, pero lo cierto es que el islam moderno que representa es igual de odiado por los bárbaros del califato sirio-iraquí. Y en eso está con Occidente en el mismo bando.
 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra