Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Epidemia de ébola

La sanitaria navarra, "animada" durante su periodo de observación

La cooperante no está aislada y puede moverse sin restricciones por la habitación del hospital Carlos III de Madrid

La cooperante navarra continúa en observación en el Hospital Carlos III
La cooperante navarra continúa en observación en el Hospital Carlos III
  • Colpisa. Madrid
Publicado el 24/11/2014 a las 06:00
La médica española evacuada el jueves desde Mali permanece "animada" tras pasar su primer fin de semana internada en observación, en el hospital Carlos III de Madrid, según destacaron desde Médico Sin Fronteras, ONG para la que trabajaba cuando se pinchó con una agua que había estado expuesta a material contaminado de un paciente enfermo de ébola.

La cooperante, natural de Navarra, no está aislada y puede moverse sin restricciones por la habitación de la sexta planta del centro médico, algo que sería impensable en caso de presentar alguno de los síntomas de la enfermedad. En todo caso, por expreso deseo suyo, el centro no ofrece parte médico alguno.

Los sanitarios que atienden a esta cooperante tiene que controlar su temperatura dos veces al día para saber si tiene fiebre que, en caso de superar los 37,5 grados, sería un posible síntoma de la temida enfermedad. La rutina terapéutica a la que está sometida la médico es la misma con la que fueron tratados, durante el tiempo que permanecieron en el mismo centro en observación, los facultativos de atención primaria, urgencias, ambulancia y demás personas que tuvieron contacto en su día con la auxiliar Teresa Romero, antes de conocerse que estaba enferma de ébola.

Solo en el caso de que la médica tuviera algún síntoma que hiciera sospechar que está contagiada con el virus, los facultativos la someterían al test del ébola. De momento seguirá en observación durante los 21 días preceptivos.

APORTACIÓN ESPAÑOLA

Por su parte, los doctores que atendieron a Teresa Romero en el Hospital Fundación de Alcorcón advierten que debe tenerse en cuenta que las primeras fases del ébola no están siempre acompañadas de fiebres altas, según recoge un artículo que firman en la revista 'New England Journal of Medicine'.

Estos facultativos destacan que cuando la auxiliar acudió por primera vez al médico el 30 de septiembre presentaba una temperatura inferior a 38 grados y malestar general. La fiebre fue aumentando durante los tres días siguientes hasta los 38.

Pero no fue puesta en aislamiento hasta el 6 de octubre, cuando al acudir a a las urgencias del Hospital de Alcorcón explicó que había estado en contracto con un paciente con ébola. Entonces Romero ya presentaba, además, debilidad, mialgias, náuseas, tos leve y una erupción en los brazos y el tronco.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones