Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Consulta catalana 9N

Mariano Rajoy no tiene previsto reunirse con Artur Mas en Barcelona

El jefe del Ejecutivo acota el posible diálogo con la Generalitat a afrontar la crisis económica y las necesidades de los ciudadanos de Cataluña.

Mariano Rajoy no tiene previsto reunirse con Artur Mas en Barcelona
Mariano Rajoy no tiene previsto reunirse con Artur Mas en Barcelona
  • Colpisa. Barcelona
Publicado el 20/11/2014 a las 00:06
Si las puertas del Palau están abiertas para recibir a Mariano Rajoy tampoco Artur Mas se encontrará las de Moncloa cerradas. El jefe del Ejecutivo central reiteró este miércoles su voluntad de dialogar con el presidente catalán. Pero hay formas y formas de convocar un encuentro. Al menos así lo entienden en el Gobierno y en el PP. Los populares censuran que el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, pretenda que Rajoy se reúna con Mas aprovechando que el presidente va a participar el próximo día 29 en un acto de partido en Barcelona. Recuerdan que hay otras vías de establecer el diálogo con el Gobierno.

"Al jefe del Ejecutivo no se le puede decir que, ya que pasa por aquí, venga a saludarme a mi casa. Y no lo dice ni el anfitrión, lo dice el mayordomo", reprochó el portavoz adjunto del PP en el Parlament, Santi Rodríguez. Mientras, en Moncloa sostienen que estudiarán cualquier invitación que se les plantee, siempre y cuando sea formal.

Mariano Rajoy está dispuesto a hablar sobre el documento de 23 propuestas que Artur Mas le hizo llegar en la entrevista que mantuvieron el pasado 3 de julio en Madrid. Así lo expresó hoy en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. En ese texto se enumeran cuestiones como la financiación autonómica, la educación o las infraestructuras de Cataluña, que nada tienen que ver con la consulta soberanista.

El diálogo forma parte de la hoja de ruta de cinco puntos con la que el presidente español pretende gestionar la situación derivada del 9-N. No hay nada nuevo bajo el sol. El jefe del Ejecutivo avanzó que su plan pasa por mantener la estabilidad política, las reformas y el "ejercicio de Gobierno responsable", así como por colaborar con la Generalitat para hacer frente a la crisis económica. Además, atenderá las propuestas que vayan formulando en el Congreso los grupos parlamentarios y, en cuanto a él mismo, subraya que en los próximos meses se centrará en defender "sus posiciones políticas". En "explicarse mejor", como reconocía desde la cumbre australiana del G-20 el pasado domingo.

LÍNEAS ROJAS

Esos planteamientos que reivindicará recogen, precisamente, las líneas rojas de cualquier conversación y son los límites que siempre ha marcado. No negociará nada que suponga liquidar la soberanía nacional, establecer el derecho de autodeterminación o perjudicar la igualdad entre españoles.

Por eso, Rajoy también reclama al PSOE que concrete su reforma federal de la Constitución y si la "asimetría" de la que hablan los socialistas supondrá avivar las diferencias entre los ciudadanos de unas comunidades autónomas y otras. El presidente echó por tierra las pretensiones de Pedro Sánchez para afrontar el reto de Cataluña al calificar de "eslogan" la modificación de la Carta Magna.

En la sede de Ferraz molesta que el jefe del Ejecutivo quiera hacer bandera de su defensa de la soberanía nacional frente al PSOE, sobre todo después de que los socialistas hayan respaldado al Gobierno en la presentación de los dos recursos contra la consulta de Mas. De ahí que Sánchez inste a Rajoy a comprender que "es la hora de la política, de recomponer afectos y consensos" y de olvidarse de "querellas y tribunales".

Según los socialistas, la actuación de la Fiscalía contra Artur Mas y su Gobierno agravará los problemas de convivencia existentes. Es un análisis que no comparten los populares. Mientras Rajoy llama a "todo el mundo" a respetar la decisión del Ministerio Público, el PP aplaude la resolución del fiscal general del Estado y el ministro de Justicia ensalza la "capacidad" y "calidad" de Eduardo Torres-Dulce, de quien desconoce si se plantea marcharse tras las discrepancias a cuenta de la querella. "No sabría decirle", respondió Rafael Catalá.
volver arriba

Activar Notificaciones