Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Política

Podemos: De Lavapiés a la Moncloa

Entre la fundación del partido en el madrileño barrio de Lavapiés y su asalto al poder solo han pasado diez meses

Podemos: De Lavapiés a la Moncloa
Podemos: De Lavapiés a la Moncloa
  • Colpisa. Madrid
Actualizado el 15/11/2014 a las 22:16
Este 17 de enero Podemos se presentaba en público. Para aquella ocasión el partido de Pablo Iglesias eligió un pequeño teatro en el barrio de Lavapiés, un modesto local con espacio para apenas 130 personas, para la clausura del proceso fundacional, el lugar elegido también fue un teatro, el Nuevo Apolo, que cuenta en cambio con un aforo de 1.200 que se llenó hasta rebosar.

Entre un momento y otro han pasado solo diez meses, un tiempo que ha discurrido a una velocidad política vertiginosa. El partido nació a toda prisa con el objetivo de llegar a las europeas de mayo. No obstante, la idea de crearlo llevaba ya tiempo madurando en las mentes de los profesores Pablo Iglesias, Iñigo Errejón o Juan Carlos Monedero. Un grupo de empollones con varios premios fin de carrera y números uno en su mochila.

Cuando se le pregunta, Errejón rechaza señalar el momento preciso del alumbramiento de Podemos. Prefiere hablar de una suma de pequeños pasos. Sí señala que el 15M fue el punto de inflexión. El momento en el que muchos, entre ellos él mismo, se decidieron a dar un paso al frente. A ir más allá de la protesta en la calle contra las instituciones y entrar en ellas para cambiarlas desde dentro.

Errejón sostiene que el movimiento ciudadano evidenció el divorcio entre representantes y representados. Y aunque no cambió las instituciones, "sí sirvió para convertir los dolores individuales en colectivos". Pero sobre todo sirvió para unir a las distintas corrientes que hoy integran Podemos: la de los profesores universitarios de Pablo Iglesias, la de Izquierda Anticapitalista, la de las mareas verde y blanca de profesores y sanitarios, el movimiento antidesahucio...

SIN FONDOS

El director de campaña de Podemos recuerda lo complicado que resultó sacar el partido adelante. No había fondos ni estructura, sólo voluntad para cambiar las cosas. A falta de locales, las reuniones se celebraban donde buenamente se podía. En la misma facultad de Ciencias Políticas o en las casas de los impulsores del partido.

"En la campaña para las europeas no teníamos dinero para colocar un banderín en una farola ni mucho menos para una valla publicitaria", explica. La solución que encontraron para darse la publicidad que necesitaban fue aprovechar su mayor activo, Pablo Iglesias. Las tertulias políticas en las televisiones y los programas de La Tuerka o Fort Apache en el muy minoritario canal 33 de Madrid convirtieron al ahora secretario general en un personaje conocido. No podían poner su cara en las calles pero sí en la papeleta, una forma que permitió que el votante identificará a Podemos con un proyecto de cambio, apunta Errejón.

Otro de los factores que auparon a Podemos fue la colaboración desinteresada de miles de ciudadanos. El director de campaña recuerda a las muchas personas anónimas que colocaron mesas informativas en pequeños pueblos y a otras que lanzaron campañas de publicidad por las redes sociales. "Fue un trabajo muy de hormiga, en el que muchos colaboraron de la mejor forma que pudieron", señala el dirigente de Podemos. Estos voluntarios, prosigue, fueron esenciales para vencer la invisibilidad que sufría Podemos. Aun hoy se queja de que los medios de comunicación no les prestaron atención hasta el día después de los comicios europeos. Hoy no dan abasto para atender las invitaciones.

Errejón valora que uno de los elementos principales en el éxito de Podemos ha sido su forma de contar las cosas. Tanto él como Pablo Iglesias han estudiado a fondo la mejor forma para que los mensajes llegan a la ciudadanía. Y ésta no es otra que explicar las cosas de forma sencilla, afirma.

Pablo Iglesias reconoció hoy los obstáculos que tuvieron que superar durante aquella campaña electoral y las que después han sobrevenido durante el proceso fundacional del partido. Sin embargo, avanzó que quedarán en nada con lo que les deparará el futuro. "Las verdaderas dificultades comienzan ahora, y cuando ganemos las elecciones en diciembre del próximo año empezarán las dificultades de verdad", afirmó.
volver arriba

Activar Notificaciones