Consulta catalana 9N

La Generalitat replica a la ANC que solo Mas puede convocar elecciones

  • El Gobierno catalán trata de recomponer la unidad del frente soberanista, pero sus anteriores socios se hacen de rogar

El presidente de la Generalitat Artur Mas, durante su intervención en la sesión de control a su Gobierno este miércoles en el Parlament de Cataluña.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas

efe
1
21/10/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Barcelona
Un día después de que la ANC y Ómnium Cultural lanzaran un ultimátum a Artur Mas y exigieran la convocatoria de elecciones anticipadas en tres meses, el Gobierno catalán y CiU salieron a parar los pies a las entidades independentistas y dejaron claro que esa competencia es exclusiva del presidente de la Generalitat y no de unas organizaciones, por mucho que movilicen en la calle a decenas de miles de personas. "La facultad de convocar elecciones es exclusiva e indelegable del presidente", afirmó el consejero de la Presidencia, Francesc Homs, en respuesta a las reclamaciones que Carme Forcadell y Muriel Casals hicieron el domingo en la concentración independentista de Barcelona.
 
Estas exigencias sentaron como un tiro en el partido que gobierna en Cataluña y en el propio Ejecutivo autonómico, pues abonan la teoría, expresada días atrás por Mariano Rajoy, de que no se sabe muy bien quién manda en la comunidad catalana: si Mas, si es Oriol Junqueras o si es la poderosa Asamblea Nacional Catalana, que con su capacidad de movilización se ha erigido en un poder civil en la sombra, que se atreve a fijar la hoja de ruta del propio ejecutivo catalán y a marcar el calendario electoral. "No me gustó que Carme Forcadell instara al presidente a convocar elecciones", afirmó el número dos de Convergència, Josep Rull, presente en esa movilización.
 
En cualquier caso, y aunque la responsabilidad de disolver la Cámara catalana recae en el presidente de la Generalitat, los diferentes actores del proceso presionan cada vez más al líder convergente para que adelante las elecciones. Y es que no solo la ANC y Ómnium quieren un nuevo Parlamento para primavera, sino que también Esquerra e Iniciativa se han sumado a las exigencias de la sociedad civil y hacen piña para un anticipo inminente. "Elecciones en tres meses", exigió ERC. "Comicios ya", reclamó Iniciativa. 
 
Desde la federación nacionalista tratan de ganar tiempo y evitar el debate sobre los comicios anticipados porque genera tensión interna, y se centraron en el sucedáneo de consulta. CiU dio a entender que Mas no convocará elecciones antes del 9-N y que no lo hará sin haber hablado antes con todas las fuerzas que impulsan la consulta. La estrategia en el Palau de la Generalitat pasa por que las plebiscitarias no intercedan en el objetivo de convertir la consulta rebajada en una primera vuelta de las elecciones. "El adelanto no está hoy sobre la mesa. Lo que está es la necesidad y la voluntad de que el 9-N sea un éxito", afirmó el secretario general de CiU, Ramon Espadaler.
  
UNIDAD TÉCNICA 
  
La Generalitat y CiU marcaron distancias respecto a las exigencias de elecciones de la ANC y Ómnium, pero en cambio movieron ficha para intentar transmitir que la otra reclamación del domingo -"unidad, unidad" se gritó en la plaza de Cataluña- fue atendida. Así, la Generalitat convocó una rueda de prensa de urgencia a primera hora para anunciar un principio de acuerdo con la CUP, la fuerza más radical del frente soberanista, para recomponer la "unidad técnica" del frente proconsulta en torno al 9-N. Este bloque, integrado por CiU, ERC, ICV y la CUP, saltó por los aires hace una semana, cuando Mas decidió de manera unilateral renunciar al referéndum pactado con el resto de partidos y se decantó por una versión rebajada. 
 
A la espera de que puedan sumarse Esquerra e Iniciativa, Homs presentó un pacto con la CUP que gira en torno a la decena de puntos que la formación de la extrema izquierda independentista considera imprescindibles para desarrollar con garantías la consulta del 9-N y que comprometen a Mas a no echarse atrás como ya hizo con la votación inicial. Entre otros aspectos, la CUP, según Homs, pide a la Generalitat que cree un órgano técnico con miembros de los partidos para "comprobar a diario e in situ" todo el operativo del 9-N. Le insta también a activar una comisión para controlar el desarrollo de los preparativos, poner en marcha campañas institucionales, contar con "observadores internacionales" para supervisar la votación y promover una "campaña deliberativa y de debate".
 
Sin embargo, horas después del anuncio del consejero, la CUP negó que haya suscrito un acuerdo con CiU y la Generalitat, y afirmó que lo que ha impulsado es una propuesta con Esquerra, abierta a Iniciativa, que trata de blindar el 9-N. Un ingrediente más en la ceremonia de la confusión que vive Cataluña en los últimos días. 
 
Esquerra e Iniciativa celebraron una reunión de urgencia este lunes por la tarde, en la que expresaron su "incredulidad" ante el anuncio del portavoz de Mas y negaron también un acuerdo para recomponer la unidad. En todo caso, de cerrarse este consenso se limitaría al 9-N porque la unidad que pidieron la ANC y Ómnium en torno a las plebiscitarias es mucho más complicada de tejer.
Selección DN+


  • RG
    (21/10/14 08:53)
    #1

    Anda que no tendrán que esperar para afirmar que "Europa nos roba"!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE