ASAMBLEA CIUDADANA

Los críticos de Podemos mantendrán el pulso con Pablo Iglesias hasta el final

  • El líder del partido dice que "es un militante y no un macho alfa" y los díscolos avisan que no se "echarán a un lado" aunque su modelo de partido salga derrotado

Los críticos de Podemos mantendrán el pulso con Iglesias hasta el final

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en la Asamblea Ciudadana "Sí Se Puede"

EFE
9
20/10/2014 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Las espadas seguirán en alto hasta que a mediados de noviembre porque los críticos de Podemos continúan dando batalla y no parecen en absoluto dispuestos a dejar el recién nacido partido en manos exclusivamente de Pablo Iglesias y de sus colaboradores más cercanos. La segunda jornada de la asamblea ciudadana 'Sí Podemos', que se celebró este fin de semana en el Palacio de Vistalegre de Madrid, dejó claro que los díscolos que encabeza el eurodiputado Pablo Echenique mantendrán el pulso con Iglesias hasta que sean los más de 130.000 simpatizantes los que definan entre octubre y noviembre el modelo de partido y quién y cómo llevará las riendas de la formación emergente.
 
El equipo de Echenique, unido bajo el nombre de 'Sumado Podemos', insistió a través de sus portavoces que no quiere que la formación se convierta en un partido de corte clásico con un solo secretario general, como preconiza Iglesias, quien, obviamente, aspira a ese cargo en un sistema bajo su disciplina. 'Sumando Podemos', a pesar de los llamamientos del contestado líder de la formación, no recogió el guante de la unidad bajo el paraguas de Iglesias e insistió en que seguirán defendiendo a capa y espada una dirección colegiada de tres secretarios generales (llamados "portavoces") y que no permitirán que 'Claro que Podemos' (la corriente de la actual cúpula) convierta a Podemos "en un partido de casta".
 
Los díscolos sacaron a la palestra sus rostros más conocidos para rebelarse abiertamente al líder. Dieron la cara el propio Echenique y las eurodiputadas Lola Sánchez y Teresa Rodríguez. Esta última no se anduvo por las ramas. "Las elecciones no las gana un secretario general, ni dos ni tres", sino que "las gana la gente", espetó a Iglesias poco antes de desafiarle abiertamente y garantizar que seguirán siendo una china en su zapato. "Quedaos tranquilos todos, porque salga lo que salga de esta asamblea no nos echamos a un lado. Daremos diez pasos al frente", prometió. 
 
Rodríguez insistió que para que Podemos triunfe en la elecciones generales de 2015 -objetivo máximo en el que coinciden ambas corrientes- no hace falta que se copien los modelos de la "casta" y recordó que, en realidad, el que pretende cambiar la organización de la formación es el equipo de la actual cúpula. "Hemos llegado aquí con una campaña perfectamente diseñada y liderada por Pablo Iglesias con una portavocía plural de facto. No estamos proponiendo nada nuevo, nada que no se haya hecho ya y nada que no funcione", resumió.
 
Echenique y Sánchez se mostraron más conciliadores con Iglesias, al que definieron como el "líder natural" de Podemos, pero le advirtieron de que no quieren personalismos. "Necesitamos un líder fuerte hacia fuera, que hable en nuestro nombre, pero que nos escuche y lleve nuestras voces fuera", avisó Sánchez.
 
FRACTURA 
 
De la importancia que ha tomado esta factura dio cuenta también la movilización del equipo de 'Claro que Podemos', con Iglesias a la cabeza, quien incluso tuvo que defenderse públicamente de las críticas por su supuesto personalismo. "No soy imprescindible, soy un militante y no un macho alfa", respondió a uno de los simpatizantes que lo acusó de arrogarse el papel de guía de la manada. El portavoz de Podemos garantizó que si los militantes apuestan por el partido asambleario que plantean sus rivales "se pondrá a las órdenes de quien ha demostrado que cuenta con el apoyo de la mayoría". 
 
"Yo no soy omnipresente, yo me pongo al servicio con un equipo", dijo, antes de admitir que la forma de partido clásico que propone "no gusta" en "muchos círculos" y que "muchos compañeros no están de acuerdo" con su "plan político".
 
Iglesias no estuvo solo. Sus más estrechos colaboradores -como Iñigo Errejón o los profesores Juan Carlos Monedero y Carolina Bescansa- salieron en defensa del proyecto de su compañero, además de dejar claro que su único modelo aceptable es el de un liderazgo indiscutido y que no están dispuestos a pactar con los críticos ningún tipo de híbrido. "Cuidado, que a veces en el formato de unidad volvemos a equivocarnos. La unidad se construye desde abajo, no aquí arriba. No pidáis unidad aquí arriba si no la habéis construido desde abajo", dijo Monedero a los que piden consenso con los díscolos.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE