POLÍTICA

Susana Díaz prepara su vuelta a la arena nacional tras cien días de nuevo liderazgo en el PSOE

  • La presidenta andaluza da por concluido el rodaje en solitario que concedió a Sánchez para evitar una imagen de tutela

Susana Díaz.

Susana Díaz

EFE
0
19/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
Apenas ha metido baza en el discurso nacional. En contra de lo que se vaticinó en un primer momento, no se le ha oído el más mínimo reproche y, a pesar de que, por lo que se dice en su entorno, en más de una ocasión le habrá costado contenerse, Susana Díaz se ha cuidado de dar un golpe encima de la mesa para poner los puntos sobre las 'íes' al nuevo secretario general del PSOE. Pedro Sánchez se ha desvelado en su estreno como un político impetuoso; incluso demasiado, a juicio de buena parte de la formación. Ahora parece que está a punto de perder la bula que le concedió la misma la mujer que provocó su designación, para apartar de la carrera a Eduardo Madina. "Vamos a darle cien días", dicen en su círculo más próximo. 
 
La efeméride se cumple el próximo fin de semana. Y la presidenta andaluza ya ha comprometido para la semana que sigue su reaparición en uno de esos desayunos informativos que se celebran con cierta frecuencia en Madrid y a los que ella siempre ha sabido sacar provecho. En un primer momento, estaba previsto que la comparecencia tuviera lugar el lunes pero finalmente será el miércoles 29. Eso hace imposible la asistencia de Sánchez, porque tendrá que estar en el Congreso para preguntar a Mariano Rajoy en la sesión de control al Gobierno. Aunque los mensajes le llegarán igualmente. 
 
Algunos ya se los ha trasladado la propia Díaz personalmente. Existe una queja más o menos extendida entre los principales dirigentes socialistas. "Pedro tiene que tranquilizarse -dicen-; no hay ninguna necesidad de ir a ocurrencia diaria". Le reprochan que se lance a hacer propuestas que, en muchos casos, ni siquiera han pasado por el mínimo filtro de la ejecutiva. Lo hizo cuando habló de reformar la Constitución para incluir el matrimonio homosexual ("¡Pero si ya está! ¿Por qué se cree que el Tribunal Constitucional no dio la razón al recurso del PP contra la ley de Zapatero?", dicen ) o cuando propuso funerales de Estado para las víctimas de la violencia machista. A la presidenta andaluza le preocupó especialmente, sin embargo, aquel "sobra el ministerio de Defensa" que desde el partido se apresuraron a matizar. "Era una entrevista desenfadada" se escudó él.
 
EXCESO DE GESTUALIDAD
 
La mayoría de los socialistas reconocen que con su hiperactividad y su exceso de gesticulación el nuevo secretario general, un desconocido para el gran público hasta hace tres meses, ha logrado que se repare en él. Y, aunque haya sido con apuestas arriesgadas, son pocos los que censuran sin peros su aparición en programas habitualmente ajenos a la política y más propios del mundo del espectáculo como 'Sálvame', 'El Hormiguero' o el 'Viajando con Chester'. Pero no ocultan su vértigo. "La primera impresión marca y corre el riesgo de aparecer como un frívolo", dice con temor un expresidente autonómico. "Vamos a ver si pasamos página".
 
Algunos de los que lo apoyaron en la carrera por el liderazgo interno admiten que en sus primeros pasos, Sánchez, "ha perdido un buen caudal de confianza", pero sostienen que aún está a tiempo de enmendarlo. En la parte de reconocimientos está su contundencia con los socialistas que usaron las tarjetas negras de Caja Madrid, la aprobación del código ético del partido y la publicación de las cuentas. Aunque de por medio haya habido algún conflicto, como el que surgió cuando dijo que no quería diputados "a tiempo parcial" , un comentario que muchos vivieron como una criminalización injustificada de sus trayectorias.
 
El nuevo líder del PSOE tiene la ventaja de estar más libre de ataduras que sus antecesores, por historia pero también por carácter, poco emocional. Es el primer secretario general que ha osado enmendar la plana en público a Felipe González -lo hizo cuando puso en duda que Jordi Pujol fuera un corrupto y al introducir la norma de que los expresidentes socialistas que cobren por actividades privadas renuncien a sus asignaciones públicas-, a pesar de que mantiene con él buena relación y a menudo le pide consejo, según dicen en su entorno. Aún así, en el PSOE andaluz tuercen el gesto cada vez que le oyen decir que es el dirigente más transparente. Y recuerdan que Susana Díaz no sólo publica su declaración de la renta, sino también la de su marido.
 
Con todo, donde de verdad tiene intención de marcar la senda la dirigente de la federación más potente del partido es en lo territorial. Cree que ha llegado el momento de tomar las riendas, entre otras cosas, porque ha visto comportamientos en el PSC que le preocupan, como el 'sí' a la ley de consultas con la que Artur Mas pretendió amparar el referéndum sobre la independencia que, en cambio, consideraban ilegal. Tampoco ayudan a tranquilizarle afirmaciones del propio Sánchez como que es posible una financiación autonómica específica para Cataluña y para cada una de las comunidades autónomas. Por algo se empeñó en ser la nueva presidenta del Consejo Territorial del PSOE -lo prefirió a presidir todo el partido- y por algo amarró para Andalucía la secretaría ejecutiva que se ocupa en Ferraz de este asunto, ahora llamada de Política Federal, en manos del sevillano Antonio Pradas.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE