Tarjetas opacas de Caja Madrid

Blesa y Rato quieren extender la culpa de las tarjetas a todo el consejo

  • Sostendrán en sus recursos contra las fianzas millonarias que la autorización para su polémico uso fue colegiada y "solidaria"

Rato dice que la tarjeta era parte de su sueldo y estaba sujeta a retención

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato

EFE
1
19/10/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Los expresidentes de Caja Madrid y, en última instancia, Bankia, no quieren quedarse solos a la hora de asumir las responsabilidades derivadas del despilfarro que se hizo con las tarjetas B ('Black') que se entregaron a 85 exaltos cargos de la entidad entre 2003 y 2012, si bien tres de ellos no llegaron a utilizarlas. Miguel Blesa y Rodrigo Rato pretenden que la Audiencia Nacional también extienda las posibles culpas al resto del consejo de administración de la época, lo que en teoría descargaría algo las suyas. 
 
Según fuentes jurídicas, esa será la principal base de los recursos que interpondrán esta semana próxima contra las fianzas civiles que el juez del 'caso Bankia', Fernando Andreu, les ha impuesto por la responsabilidad pecuniaria que se derivaría de su papel como principales "consentidores" del quebranto causado a las arcas de la caja de ahorros (15,5 millones dilapidados en diez años), "aceptado y propiciado" por ambos. Aunque el magistrado se ha atenido a lo que establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal para fijar esas cantidades -16 millones para Blesa y tres para Rato, incluidas las posibles multas y atendiendo al período que cada uno estuvo en la presidencia-, los dos implicados consideran que el reparto "no es equitativo"
 
Amén de reiterar -como ya hicieron el jueves ante el instructor tras conocer la petición de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación particular que ejerce el FROB- que fijar ahora una fianza civil resulta "prematuro" y "extemporáneo", los abogados de Blesa y Rato esgrimirán que estos son discriminados al hacerles "responsables únicos de una decisión solidaria". Su criterio es que, en todo caso, la suma debería ser repartida de forma proporcional entre todos los beneficiarios de esas tarjetas de crédito. 
 
De hecho, el propio magistrado advertía de esta posibilidad en su resolución, al abrir la puerta a adoptar en el futuro la misma medida "sobre aquellas otras personas que hubieran podido participar en los hechos". La diferencia es que en el caso de los dos expresidentes considera que "la gravedad y complejidad" de lo que se está investigando, unido al miedo a que "la inoperancia final de un proceso de tal dimensión" pudiera hacer fracasar posteriores medidas, devienen en que lo más "razonable y prudente" es asegurar ya la responsabilidad civil.
 
Consciente de la determinación de Andreu, los abogados de Blesa van a un paso más allá y extienden la 'mancha' de las posibles responsabilidades a todo el consejo de administración de la época. Su tesis es que la concesión de las tarjetas B no correspondió únicamente a los presidentes sino que fue una decisión colegiada, de modo que también las culpas habrían de compartirse. 
 
COMPORTAMIENTO "IDÉNTICO"
 
Y sobre el uso de ese medio de pago aparentemente opaco -ni Hacienda parecía tener conocimiento del mismo, ni tampoco el supervisor (Banco de España) y la auditora-, su defensa sostendrá que, "en general, todos los directivos tenían un comportamiento idéntico", es decir -aunque no lo explicitan-, había libre disposición sobre las tarjetas y por eso los cargos abarcaban desde viajes a compras particulares. Su argumento es que eran un complemento retributivo, lo que permitiría que no se justificara su detalle aunque sí deberían rendir cuentas al fisco. 
 
La intención de esos abogados es llegar ante la Sala de lo Penal de la Audiencia, en un intento por que paralice de forma cautelar el pago de las fianzas hasta que resuelva sus recursos. El problema es que hasta entonces pasará, al menos, más de una semana y el juez -que probablemente rechace en primera instancia sus demandas- no ha de esperar para ejecutar su cobro.
 
El entorno de Rato se muestra convencido de que podrá cubrir la suma requerida, pero no el de Blesa. Y aunque el plazo concluye el miércoles, da por hecho que su patrimonio será embargado. 
 
EL MISTERIO DE LOS 360.000 EUROS DE SAN VALENTÍN DE 2009 
 
De los gastos con las tarjetas B de Caja Madrid se han conocido ya muchos detalles, pero no todos. Hay un 'agujero negro' que los técnicos de Bankia no han podido desvelar: qué pasó con los 358.900 euros utilizados en febrero de 2009. Se saben, eso sí, los saldos acumulados porque se cargan al mes siguiente: el exconsejero Estanislado Rodriguez Ponga, antes secretario de Estado de Hacienda, fue el que más gastó (18.418 euros), seguido del propio Miguel Blesa (11.479 euros).
 
A priori, el misterio responde a "un error en el servidor informático", pero el juez tampoco ha profundizado en ello pese a que se triplicó la media del gasto mensual (135.500 euros). 
Selección DN+


  • RG
    (19/10/14 10:19)
    #1

    Es practicamente imposible que vaya a la carcel!. En cuanto a la extensión de la culpa a todos los del consejo: entonces ingresarán en prisión cuando las gallinas tengan dientes!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE