Consulta catalana 9N

Una votación con papeletas, pero sin censo y gestionada por voluntarios

  • La alternativa de Mas recuerda a las consultas populares sin valor legal, en las que solo acostumbran a votar los partidarios de la independencia

0
15/10/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Barcelona
El plan alternativo de Artur Mas recibió este martes calificativos de todo tipo: simulacro, sucedáneo, "gigaencuesta", "referéndum de costillada", esperpento... pero, al margen de la definición, lo que el presidente de la Generalitat propone es un "proceso de participación ciudadana" que podría tomar como base el artículo 9.2 de la Constitución, el 43 y el 122 del Estatuto catalán e, incluso, una de las partes del título tercero de la ley de consultas que el Tribunal Constitucional no ha suspendido. Mas no quiso dar demasiadas pistas para "no facilitarle el trabajo al Gobierno", que pretende también impugnar la consulta alternativa. La original estaba convocada por un decreto que se amparaba en la ley de consultas y que detallaba todos los aspectos de su desarrollo. En cambio, en la nueva el paraguas legal es algo tan inconcreto como los "marcos legales preexistentes", según Mas. 
 
En principio, el jefe del Ejecutivo autonómico no piensa firmar ningún decreto para poner en marcha la votación, que en esencia podría ser un híbrido entre la consulta independentista de Arenys de Munt y una recogida de firmas. La votación la impulsará la Generalitat y por tanto tendrá carácter oficial. La administración catalana facilitará "cientos" de locales que harán las veces de colegios electorales y para las mesas solicitará la colaboración de 20.000 voluntarios, que sustituirán a funcionarios u otros trabajadores públicos, que si participasen en el proceso corrían el riesgo de ser inhabilitados. Los Mossos, en cualquier caso, formarán parte del "dispositivo necesario" para el 9-N, según afirmó el consejero de la Presidencia, Francesc Homs. 
 
No habrá censo ni registros previos como en la consulta suspendida. El que quiera participar, siempre y cuando sea mayor de 16 años, deberá acudir al colegio con el DNI para inscribirse 'in situ', justo antes de depositar la papeleta en la urna. De esta manera, Mas evita una de sus mayores preocupaciones, que era que con el formato anterior, que conformaba el censo a partir de los datos del registro de población, miles de ciudadanos contrarios al proceso pudieran denunciar a la Generalitat por violar la ley de protección de datos. "Eso sería un ridículo internacional terrible que no estoy dispuesto a asumir", dijo. La papeleta incluirá la doble pregunta prevista para el referéndum inicial: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y, en caso afirmativo, ¿quiere que sea un Estado independiente?". El presidente de la Generalitat confirmó que habrá un consejo general de participación, que será el encargado de supervisar que se cumplen las garantías democráticas propias de una votación -como que alguien no vote dos veces, según detalló el presidente catalán-, y que el recuento se hará oficial el 10 de noviembre mediante un sistema informático. 
 
Una de las principales pegas de esta fórmula de participación ciudadana es que solo acostumbran a votar los que están a favor. Es lo que ocurrió en Arenys de Munt, la consulta popular que en 2009 encendió la chispa del incremento del sentimiento independentista en Cataluña. En aquella votación hubo una participación del 41 por ciento (2.600 personas), que apoyaron la secesión con un porcentaje del 96 por ciento. Los del 'no' apenas acudieron a votar. Mas, en cualquier caso, trató hoy de marcar distancias con la consulta de la localidad del Maresme. La principal diferencia, dijo, es que la nueva consulta del 9-N la promueve el Gobierno catalán mientras que la de Arenys la impulsaba una entidad privada y, justo por esta razón, pudo esquivar la impugnación de la Abogacía del Estado. Después de Arenys, unos 500 municipios (sobre un total de 947) celebraron iniciativas similares con resultados muy parecidos. La última votación se hizo en 2011en Barcelona capital, donde se registró un 21 por ciento de participación y un 90 por ciento de síes a favor de la secesión. 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE