Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Consulta catalana 9N

Artur Mas propone una consulta descafeinada

El presidente de la Generalitat eleva el tono contra Madrid para intentar recomponer la unidad del frente soberanista

Artur Mas atribuye a Cataluña la recuperación económica española
Artur Mas atribuye a Cataluña la recuperación económica española
El president amenaza con unas
El president amenaza con unas "elecciones plebiscitarias"DN Admin
  • Colpisa. Barcelona
Actualizado el 15/10/2014 a las 09:17
Artur Mas se sacó un conejo de la chistera ante la imposibilidad de convocar su referéndum secesionista: propuso una suerte de consulta descafeinada del 9-N, en forma de pseudo votación popular supervisada por voluntarios y sin censo. Todo ello, como antesala o ensayo general a unas elecciones autonómicas en las que todos los partidos soberanistas concurrirían en una sola lista. Comicios que, según su nueva hoja de ruta, serían "plebiscitarios" y que darían el pistoletazo a un Cataluña independiente. 

Un día después de anunciar en la reunión del frente soberanista que el referéndum sobre la independencia, tal y como estaba planteado en el decreto suspendido por el Tribunal Constitucional, no podría llevarse a cabo, porque carecería de garantías democráticas y supondría un desafío sin precedentes al Estado de derecho, el presidente de la Generalitat, se negó a tirar la toalla. Y se reinventó. "No reculamos. Estamos decididos a seguir adelante y hacer la consulta, se equivoca el que dé por liquidado el proceso", dijo, al tiempo que elevaba el tono contra "Madrid".

En una huida hacia adelante para ganar tiempo, que podría encallar en las mismas rocas que la votación original, es decir, suspendida por el Constitucional a instancias del Gobierno central, Mas plantea ahora un 9-N alternativo, en forma de participación ciudadana y amparado por "marcos legales preexistentes". La intención de la Generalitat es que esta especie de movilización reivindicativa con urnas haga las veces de votación "anticipada", de primera vuelta del referéndum final, el importante, en este caso la convocatoria de unas elecciones anticipadas autonómicas, que tendrían carácter plebiscitario.

Esta última fórmula es la que más "temen" en Madrid, señaló. Mas ha cambiado su discurso y si hasta la fecha afirmaba que las elecciones no eran una prioridad y que estaban guardadas en un cajón, desde este martes están encima de la mesa y en el lugar central de su escritorio. "La consulta definitiva solo se podrá hacer a través de elecciones que los partidos transformen en un referéndum", expresó. Por primera vez, desveló al 100 por cien su estrategia.

ADELANTO 

El problema que tiene Mas es que a día de hoy ninguna fuerza catalana quiere un adelanto electoral, aunque Esquerra se lo pida, en buena parte porque la mayoría se espanta de un posible mal resultado. Pero sobre todo, el problema que tiene el presidente de la Generalitat es que ERC no quiere formar una lista única con Convergència. Entre los recortes, la marcha atrás de la consulta original y el caso Pujol, Mas sabe que la formación que preside no puede concurrir sola a unas elecciones.

Por esta razón, trata de cortejar a Oriol Junqueras, que no se deja seducir, porque primero quiere dar la campanada en las municipales de mayo de 2015 y porque los republicanos consideran que ir de la mano del partido de Pujol puede restarles votos. Y es que, una cosa es acompañar a Convergència en el proceso y otra compartir una lista y un programa.

A Mas y Junqueras les separa la estrategia partidista de cada unas de sus formaciones y les separa el objetivo final de las plebiscitarias. Para los republicanos las elecciones, siempre que ganaran los partidarios de la secesión, serían el paso inmediato a la declaración unilateral de independencia, mientras que Convergència va más lenta. "¿Lista unitaria, para qué?", expresó gráficamente Junqueras. El líder de ERC se siente fuerte para presionar y acusar a Mas de romper la unidad. Los republicanos no acaban de fiarse del todo porque si el convergente no ha sido capaz de llegar hasta el final en su compromiso de celebrar una consulta pactada por las cuatro formaciones, que está suspendida por el Constitucional, difícilmente se saltará la legalidad para declarar la independencia.

'LIGHT'

Mas, en cualquier caso, cree que con la consulta 'light' cumple con su compromiso de que los catalanes voten el 9-N. "Nunca se había llegado tan lejos, el 9-N habrá locales abiertos, urnas y papeletas", afirmó. El líder de CiU reconoció no obstante que solo avanzará las elecciones si son de carácter plebiscitario. "Para que sea un referéndum debe haber programa y lista conjuntas", aseguró. La negociación con Esquerra se presenta larga y tortuosa.

El otro gran quebradero de cabeza que tiene Mas es que no ha logrado mantener la unidad en el proceso soberanista. La comparecencia del pasado martes en la sala gótica del Palau de la Generalitat contrastó con la de hace diez días, cuando tras la primera reunión del frente preconsulta el presidente catalán posó con el resto de compañeros. En esta ocasión, el dirigente nacionalista se presentó solo y reconociendo que el consenso está resquebrajado, que no roto, aunque no descartó que pueda recomponerse en "otro momento".

La falta de consenso, según admitió, podría incluso poner en peligro el pacto de estabilidad parlamentaria que suscribió con Esquerra hace dos años. Con vistas a recomponer el consenso perdido, elevó su tono contra el Gobierno central. "El adversario es el Estado español", afirmó. Actúo en "legítima defensa" ante las "agresiones" de Madrid, remató. 
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones