Consulta catalana 9N

Artur Mas renuncia a la consulta y ERC aboga por la independencia

  • El presidente de la Generalitat comparecerá esta mañana para explicar su propuesta alternativa, que pasa por un proceso de "participación ciudadana"

El presidente de la Generalitat Artur Mas, durante su intervención en la sesión de control a su Gobierno este miércoles en el Parlament de Cataluña.

El presidente de la Generalitat Artur Mas.

efe
5
Actualizada 14/10/2014 a las 07:10
  • EFE. barcelona
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha informado este lunes a ERC, ICV-EUiA y CUP de que no podrá hacer la consulta del 9N en los términos del decreto de convocatoria y ha planteado una alternativa que ya han rechazado los republicanos, que han pedido una declaración unilateral de independencia "inmediata". 

Tras siete horas de una reunión tensa en el Palacio de Pedralbes de Barcelona, Mas y los partidos que impulsaron la consulta no han logrado un acuerdo sobre las posibles salidas para sortear la suspensión temporal decretada por el Tribunal Constitucional (TC) de la ley de consultas y del decreto de convocatoria del 9N. 

Mas comparecerá este martes martes en el Palau de la Generalitat para explicar su propuesta alternativa que, según fuentes de la negociación, pasa por un proceso de "participación ciudadana", que está contemplado en una serie de artículos de la ley de consultas que no han sido impugnados. 

Pero ERC lo ve como una "renuncia" del Gobierno de Cataluña a la consulta y cree que es un escenario que aboca, a su juicio, a que el Parlamento autonómico haga una declaración de independencia "inmediata", sin hacer mención alguna a unas elecciones plebiscitarias previas. 

Para Esquerra, un proceso participativo no puede ser "en ningún caso" un "sustituto de la consulta", por lo que "ante la imposibilidad de hacerla por la oposición del Gobierno español y la renuncia del gobierno catalán", los republicanos advierten de que "sólo hay un camino", que es que el Parlamento catalán haga una "declaración de independencia inmediata y la apertura de un proceso constituyente". 

A la salida de la reunión sólo ha hecho declaraciones a los medios el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, que ha explicado que su partido ha propuesto, si no se puede celebrar el 9 de noviembre, que esa fecha haya una movilización coordinada en todo el territorio que sea "cuantificable" no sólo por la cantidad de personas que pueda estar en las calles manifestándose esa jornada. 

Una posibilidad es que el 9 de noviembre puedan ser convocados plenos simultáneos en el Parlamento de Cataluña y en los ayuntamientos catalanes para reivindicar el derecho a decidir; y otra opción que se baraja es realizar en toda Cataluña un consulta informal como se hizo en primera instancia en Arenys de Munt (Barcelona). 

Mas y los líderes de los partidos proconsulta (CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP) se citaron este lunes en el Palacio de Pedralbes de Barcelona a partir de mediodía para celebrar la tercera cumbre de forma secreta, aunque los medios de comunicación al final han dado con el lugar de la reunión. 

Fuentes de la negociación han explicado que, en el transcurso del encuentro, Mas ha admitido que no ve la forma de hacer la consulta en función de lo que estrictamente establece el decreto. 

Sin embargo, ha puesto sobre la mesa una propuesta para hacer posible el 9N explorando vías para ampararse en un título de la ley de consultas, relativo a los "procesos de participación ciudadana", que no fue impugnado por el Gobierno. 

La cumbre, que se quería hacer con total discreción, arrancó al mediodía con Mas, la vicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega; el conseller de Presidencia, Francesc Homs; el líder de ERC, Oriol Junqueras; el presidente del grupo de CiU en el Parlamento catalán, Jordi Turull (CDC); el secretario general de Unió, Ramon Espadaler; el líder del grupo de ICV-EUiA en el Parlament, Joan Herrera; el portavoz adjunto de los ecosocialistas, Joan Mena; y los diputados de CUP Isabel Vallet y David Fernández. 

Los participantes hicieron un receso, de un par de horas, durante las cuales sólo permanecieron en el Palacio de Pedralbes Mas, Junqueras y Turull. 

Al regresar a las dependencias de dicho palacio sólo David Fernández -representante de la CUP- lanzó a los periodistas una escueta frase mientras entraba a pie: "ni un paso atrás"

La reunión vino precedida de una serie de declaraciones que abrían la puerta a estudiar alternativas si no se podía celebrar la consulta soberanista. 

Tras la reunión de la ejecutiva de ERC, la portavoz del partido, Anna Simó, ya había admitido que cada día que pasa hay menos garantías para el 9N y se mostró abierta a estudiar alternativas. 

Por su parte, Joan Herrera, antes de acudir a Pedralbes, consideró que si no se vota el 9N "no se acaba el proceso". 

También abrió las puertas a alternativas el presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, Carles Viver Pi-Sunyer, quien indicó que si no hay consulta el 9 de noviembre se pueden convocar unas elecciones plebiscitarias. 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra