Consulta catalana 9N

Rajoy teme que Artur Mas haya perdido las riendas de Cataluña

  • El presidente del Gobierno aprovecha el 12 de octubre para insistir en un diálogo sobre "soluciones realistas" tras el 9 de noviembre

Rajoy y Mas se saludan antes de la reunión en la Moncloa

Rajoy y Mas se saludan antes de la reunión en la Moncloa

efe
2
13/10/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
No hay una celebración del 12 de octubre en el Palacio Real, desde hace ya tres años, en la que no se hable de Cataluña. En esta ocasión, el principal tema de conversación en los corrillos de los invitados a la primera recepción de don Felipe y doña Letizia fue otro, el ébola. Y, sin embargo, el presidente del Gobierno no se pudo sustraer a comentar la difícil situación política planteada con la convocatoria del referéndum sobre la independencia el 9 de noviembre. "Yo procuro no olvidarme nunca de nada -dijo en tono informal- pero procuro que todo siga su ritmo". 
 
Su ritmo implica dejar que sea el presidente de la Generalitat, Artur Mas -que un año más decidió no enviar representación alguna a los actos de la Fiesta Nacional- quien decida cómo sale de la encrucijada en la que se encuentra tras la suspensión de la consulta por parte del Tribunal Constitucional. Lo dejaron claro también algunos de los presidentes autonómicos de su partido presentes en el cóctel como el gallego Alberto Núñez Feijóo o el extremeño José Antonio Monago. A su juicio, el presidente de la Generalitat ha planteado un "chantaje" al Estado ante el que no se puede ceder porque el "precedente" abocaría a una situación ingestionable. "Va campo a través, tiene que volver a la carretera", alegó el gallego. Solo después, dicen, puede haber diálogo. 
 
Es grosso modo lo que siempre ha repetido el presidente del Gobierno. Y este domingo insistió en ello. "Estoy dispuesto a sentarme a hablar siempre que sea para algo", alegó. Nada ha cambiado en los años que han seguido a aquella primera Diada multitudinaria a favor de un Estado catalán que animó a Artur Mas a adelantar elecciones para acabar perdiendo doce diputados de una tacada. Nada, en el Gobierno de la nación, porque en Cataluña las fuerzas independentistas han ido avanzando terreno. 
  
El caso es que Rajoy, que quiso aprovechar el 12 de octubre para lanzar un mensaje conciliador a través de la recién estrenada edición del diario 'El País' en catalán - "debemos asegurar la firmeza de 'los puentes de diálogo'" o "los responsables políticos, más que nunca -escribió- estamos llamados a seguir el consejo que dio la gran pluma de Gaziel: 'Conocerse a fondo, compenetrarse, transigir, pactar'"- pintó un panorama preocupante. Es más, se mostró convencido de que Mas ha perdido las riendas de la situación y se limita a tratar de impedir que le arrolle la ola en la que cabalgan con soltura ERC, las CUP o la Asamblea Nacional Catalana. "Lo que no sé muy bien es quién manda ahí", dijo.
 
Es un mensaje pesimista. En su carta, Rajoy aduce que "todo avance es posible y todo cambio a mejor es susceptible de debate, dentro del marco seguro que nos ofrece la legalidad", pero insiste en que para ello hay que "abandonar imposiciones y órdagos" y buscar "soluciones realistas". Pero ni él aclara qué sería, a su juicio, una solución realista ni los compañeros de viaje de Artur Mas, esos que, cree, han tomado el mando están dispuestos a "abandonar" nada.
  
PELIGRO DE ELECCIONES
  
En otro corrillo, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, se mostraba preocupada y advertía de que el escenario más "peligroso" es el de unas elecciones plebiscitarias. "Ahí sí tendríamos un problema", advirtió. La dirigente andaluza subrayó que, en lo legal, el Gobierno de Rajoy ha dado la respuesta adecuada, pero cuestionó la gestión política del problema. El PSOE lleva meses apelando a un diálogo sobre una reforma constitucional como salida. Su temor es que ya sea tarde para eso. "No hay nada más peligroso que tratar de dialogar con un muerto", señaló.
 
El Rey, en cambio, consiguió sortear el asunto. Desde su proclamación, las referencias a Cataluña han sido muy medidas. Siempre un mensaje de "respeto, entendimiento y convivencia". La Casa Real tiene claro que no quiere ser un elemento de distorsión en este debate. Quedan atrás episodios como el 2012, cuando el Rey Juan Carlos publicó una carta en la que instaba a "no alimentar disensos ni perseguir quimeras". También ese 12 de octubre la cuestión catalana se coló en los actos oficiales, cuando el monarca se preocupó ante Rajoy por la polémica desatada por el ministro José Ignacio Wert al decir que quería "españolizar" a los catalanes. 
Selección DN+


  • 3 preguntas
    (13/10/14 09:59)
    #2

    ¿Aún están hablando, en las altas esferas del Estado, de españolizar a los catalanes?. ¿Aún no ha cesado Mariano Rajoy al Ministro Wert?. ¿En qué Estado plurinacional vivimos?

    Responder

  • cullons!
    (13/10/14 09:33)
    #1

    ¡Será cínico e hipócrita!. Si Cataluña es España será él, Mariano Rajoy, el que ha perdido unas riendas que nunca quiso tener. ¡Y así le ha ido!. Están muy, pero que muy preocupados los votantes del PP en Cataluña, en Navarra, en la CAV..... y en toda España. Soraya debería tomar las riendas de España.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE