OPERACIÓN POLICIAL

Más de 4 horas de registro en el piso donde el pederasta llevaba a las víctimas

  • Antonio Ortíz Martínez, que estuvo presente en el registro, fue increpado e insultado a su llegada en un coche policial camuflado

El perfil de un pederasta

Detenido el pederasta de Madrid, acusado de 5 agresiones y 3 intentos.

La detención culmina una investigación muy complicada

Análisis de huellas en la tienda donde paró a comprar productos, imágenes del vehículo captadas por autobuses urbanos y enviadas a Estados Unidos para analizarlas. Setecientas mil llamadas de teléfono cotejadas por la Policía y un sospechoso acorralado tras dos semanas de vigilancia. Así cómo se han obtenido las pruebas para capturar al pederasta de Ciudad Lineal.

ATLAS
La Policía Nacional registra la vivienda de Santander

Este miércoles ha sido detenido en Santander el presunto pederasta de Ciudad Lineal. Durante toda la mañana los agentes han estado registrando la casa y sacando cajas con el material intervenido para su investigación.

ATLAS
Imágenes de la detención del presunto pederasta en Santander

Eran las siete y media de la mañana cuando era detenido en Santander el presunto pederasta de Ciudad Lineal.

ATLAs
La Policía registra ante el presunto pederasta una vivienda vacía

La Policía Nacional registra una casa de Madrid que podría haber sido usada por el presunto pederasta de Ciudad Lineal.

EFE
0
Actualizada 25/09/2014 a las 20:51
  • EFE. MADRID
Tuberías, desagües, paredes, techos y pasillos. No hay lugar en la vivienda de la calle Santa Virgilia de Madrid que escape al ojo de la Policía Científica, que lleva más de diez horas registrando el escenario en el que el pederasta de Ciudad Lineal pudo dar rienda suelta al horror.

Se trata de un piso prácticamente vacío en cuanto a muebles y enseres pero que puede ser revelador en caso de que se hallen restos orgánicos de alguna de las víctimas, que incriminarían al protagonista de la operación policial más mediática del año en Madrid.

De hecho, no hay más que observar el dispositivo policial, los medios de comunicación y los vecinos del distrito de Hortaleza que no quitan ojo a la entrada del garaje del edifico, completamente rodeado por aquellos que durante meses han vivido bajo el temor de convertirse, por sus hijas o nietas, en tristes protagonistas de esta historia.

Su indignación y su rabia dan fe de ello. "Queremos ver la cara de este animal que no es más que un cobarde", dice un matrimonio con dos niños que llevan horas esperando frente a la puerta del garaje.

Algunas hipótesis apuntan a que pudo ser por este lugar por donde el detenido accedió con sus víctimas al 4-A de la escalera derecha del número 3 de la calle Santa Virgilia, aquel que centra todas las investigaciones policiales en el día de hoy.

Desde primera hora de la mañana, los agentes de la Policía Científica -hasta veinte- accedieron a la casa deshabitada en busca de restos orgánicos y también rastrean el pasillo de la cuarta planta. Hasta el momento tan solo se hallaron restos de vómitos, que podrían pertenecer a algunas de las víctimas.

No obstante, no se vio a agentes con cajas o papeles que procedan del registro. Nada. Lo que no deja de alimentar la expectación en la zona ante qué o quién pueda salir del garaje.

Algunos de ellos se dejaron ver en el inmueble hasta que se bajaron las persianas de la casa, donde permanece el detenido, que llegó a las 09.25 horas en un coche sin distintivos policiales y con los cristales tintados.

Conforme fue pasando el día, el número de vecinos y curiosos que se desplazaron hasta la casa fue aumentado considerablemente. De una treintena esta mañana se pasó a más de un centenar esta tarde.

"Que salga ya", "bandido" o "aquí te esperamos" son algunos de los gritos que se escuchan entre las personas que llevan horas apostadas en la calle a la espera de ver el coche que salga del inmueble con el detenido, al que apenas nadie conoce en el barrio.

Es cierto que venía poco, muchas veces acompañado de su madre, pero la conclusión es que nadie lo ha visto jamás. Tan solo el portero del inmueble le ha identificado. Para el barrio se trata de un vecino invisible.

El registro está siendo tremendamente minucioso. No se puede pasar por alto ningún elemento del inmueble. Se buscan pelos en tuberías, huellas en las paredes, vómitos en las esquinas, restos de ADN de las víctimas que algún día pasaron por el piso, que ya muchos vecinos en el barrio han bautizado como "la casa del horror".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE