Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

sucesos | teruel

Localizan en Teruel un arsenal con decenas de bombas de la Guerra Civil

La mayoría de los artefactos conservaba intacta su carga explosiva y tenían una "alta probabilidad de estallar"

Ampliar Localizan en Teruel un arsenal con decenas de bombas de la Guerra Civil
Localizan en Teruel un arsenal con decenas de bombas de la Guerra Civil
  • Colpisa. Madrid
Actualizado el 13/09/2014 a las 06:00
La Guardia Civil localizó el pasado miércoles "uno de los mayores arsenales de explosivos" que datan de la Guerra Civil nunca encontrados en España. El hallazgo se produjo en una finca privada de la localidad turolense de Villastar. Fue el mismo dueño de la propiedad quien, persuadido por el peligro que supone conservar estos artefactos, advirtió a los agentes de que tenía en su posesión una gran cantidad de proyectiles.

El polvorín se componía de 125 proyectiles con carga, de los cuales 60 eran de artillería de distintos calibres, 32 granadas de mano, 13 granadas de mortero y 20 espoletas. Todos ellos conservaban su carga activa y tenían una "alta probabilidad de estallar" al ser manipulados, según informaron fuentes del Instituto Armado. Los agentes incautaron además una treintena de proyectiles sin carga y diversa munición para fusiles.

El equipo de búsqueda y localización de explosivos de la Guardia Civil trasladó los artefactos a una cantera situada a las afueras de Teruel para proceder a su detonación de manera controlada. Debido a la gran cantidad y tamaño de los proyectiles fue necesario efectuar varias explosiones que se escucharon a varios kilómetros de distancia.

En lo que va de 2014 la Guardia Civil de Teruel ha registrado más de un centenar de incidencias relacionadas con la localización de explosivos procedentes de la Guerra Civil. En el caso concreto de Teruel, la provincia fue uno de los frentes más duraderos y donde con mayor intensidad se vivieron los combates a lo largo de los tres años que duró el conflicto.

Este último año "se ha duplicado el número de llamadas para informar del hallazgo de estos proyectiles", según informaron fuentes del Instituto Armado. Este incremento de los avisos tiene su origen en un accidente ocurrido el 18 de septiembre del pasado año en una vivienda turolense. Un joven de 22 años y su padre sufrieron heridas de gravedad cuando una granada explotó cuando ambos se encontraban limpiando el garaje del inmueble.

"La gente cogió miedo y ahora llama en cuanto encuentra algo sospechoso", afirman fuentes del cuartel de la Guardia Civil de Teruel. A pesar de que coleccionar estos artefactos es ilegal y acarrea consecuencias penales, los agentes no abren diligencias contra aquellas personas que deciden avisar de su posesión, porque "prima la seguridad de la gente". Es el caso del propietario de la finca de Villastar, quien no ha sido detenido ni denunciado por los agentes. Si bien es cierto que un juez podría abrir diligencias contra él si asílo creyera oportuno.

Solo en esta provincia se han destruido en lo que va de año 212 artefactos explosivos.

EL RESTO DE ESPAÑA

El hallazgo de este tipo de material bélico no es exclusivo de Teruel. El pasado año la Guardia Civil localizó 1.092 artefactos de este tipo desperdigados a lo largo de la geografía española, una media de tres proyectiles diarios.

La mayoría de estos artefactos se encuentra oculta en entornos rurales que coinciden, como es lógico, con los frentes de guerra más duraderos. Madrid es la provincia en la que más proyectiles de este tipo aparecen, seguida de Tarragona, Teruel, Asturias, Castellón, Málaga y Cáceres.

Desde 2009, el número de municiones encontradas supera los 6.000.

Los más comunes son los proyectiles de artillería y de mortero y las granadas de mano. Aunque también se descubre otro tipo de armamento, como las minas y las bombas de aviación.

La Guardia Civil advierte del riesgo que supone almacenar este material, ya que "una vez que ha sido lanzado, sus mecanismos de seguridad se desactivan y pueden estallar en cualquier momento".
volver arriba

Activar Notificaciones