La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
HISTORIA

Un arsenal de la Guerra Civil sigue oculto y preparado para estallar

  • En 2013, en antiguos campos de batalla se hallaron 1.092 proyectiles de esta lucha fraticida con su carga lista para hacer explosión

0
01/09/2014 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
La Guerra Civil fue el conflicto bélico que marcó a la sociedad y la política españolas durante el siglo XX. La lucha fratricida y sus consecuencias aún permanecen en la memoria colectiva de los españoles, pero en ocasiones también regresan al presente. Esto ocurre porque una parte significativa del armamento que se utilizó en la contienda continúa desperdigado y sin control en los que, hace más de 75 años, fueron los campos de batalla. Cada año se encuentran centenares de proyectiles utilizados durante la guerra y cuyas cargas explosivas permanecen aún hoy activas y preparadas para estallar.

En 2013 fueron hallados 1.092 artefactos. Los más comunes son los proyectiles de artillería o de mortero y las granadas de mano. También aparecen otros tipos de armamento como minas y bombas de la aviación.

La mayoría de estos artefactos se encuentra oculta en entornos rurales que coinciden con los frentes donde la guerra golpeó con más fuerza y durante más tiempo. Madrid es la provincia en la que aparece un mayor número de proyectiles al año. Le siguen Tarragona, Teruel, Asturias, Castellón, Málaga y Cáceres. También se han localizado cargas explosivas en áreas cercanas a la costa, aunque estos hallazgos se dan con una menor frecuencia.

En la mayor parte de los casos son los ciudadanos los que se ponen en contacto con la Guardia Civil para advertir sobre la aparición de las municiones. Ante un aviso de esta índole, es el servicio de desactivación de explosivos del instituto armado (Tedax) el que acude al lugar señalado y pone en práctica el protocolo de actuación. El primer paso es pedir a la persona que facilite la localización del artefacto, su aspecto y que se aleje cuidadosamente. A continuación, los artificieros adoptan medidas de prevención para preservar la seguridad de la población y, si es necesario, se procede a evacuar el área limítrofe. Finalmente, los especialistas provocan la detonación 'in situ' del proyectil.

En ocasiones, la Guardia Civil recibe avisos advirtiendo del hallazgo de objetos metálicos oxidados que, por su forma, pueden confundirse con munición bélica, pero que no lo son. Lejos de quejarse, los técnicos del instituto armado agradecen estas llamadas aun en el caso de que después se encuentren con material inofensivo. De hecho, recomiendan que, en caso de albergar duda, siempre se dé la alerta y jamás se manipule el objeto sospechoso. Son también habituales las llamadas a los Tedax desde el sector de la construcción. En muchas ocasiones las excavadoras trabajan en terrenos que permanecen vírgenes desde el final de la guerra en los que se topan con alguno de estos artefactos.

COLECCIONISTAS


Pese al peligro que suponen, los accidentes no suelen producirse por encuentros casuales con estos explosivos, sino que se dan a causa de la manipulación intencionada por parte de coleccionistas. Existen aficionados que acumulan en sus casas auténticos arsenales de la Guerra Civil. Desde el servicio de desactivación de explosivos se insiste en la gran irresponsabilidad y la ilegalidad que supone guardar este tipo de munición. También del riesgo ya que en cualquier momento puede detonar alguno de los proyectiles y provocar la explosión en cadena de todo el polvorín.

El pasado junio, uno de estos coleccionistas perdió parte de su pierna izquierda al estallar un obús mientras lo manipulaba. El hombre almacenaba en un caserío de la localidad vizcaína de Muskiz una colección de unos 500 proyectiles que había recogido en el campo. La Guardia Civil insiste en el inmenso peligro que conlleva este tipo de comportamientos. "Una vez que el proyectil ha sido lanzado, todos sus mecanismos de seguridad se desactivan y se desconoce el estado en el que se encuentran", explica un sargento del cuerpo de artificieros. El deterioro del tiempo, añade, no afecta a la capacidad explosiva de esta munición que mantiene todo su poder destructivo. "No caducan, la probabilidad de que estallen es muy alta", aclara el mando policial.

El servicio de desactivación de explosivos cuenta con una amplia base de datos que permite a los artificieros conocer con total seguridad a qué tipo de artefactos se enfrentan a pesar del deterioro que hayan podido sufrir con el tiempo. Para su elaboración han contado con la ayuda de las Fuerzas Armadas. También han recibido colaboración de varios cuerpos policiales de otros países, una asistencia de especial valor debido a que la gran mayoría de los proyectiles utilizados durante la Guerra Civil son de fabricación extranjera, sobre todo italiana y soviética. A todo ello hay que sumar la posibilidad que tienen los Tedax de acudir a foros internacionales para que los orienten sobre la composición de estos explosivos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra