SUCESOS | CATALUÑA

Atraca dos bancos, se para a tomar un refresco y huye en taxi en Tarragona

  • Los Mossos d'Esquadra pusieron controles en las salidas de Tarragona, con resultado negativo

1
Actualizada 06/08/2014 a las 11:37
  • EFE. TARRAGONA
Los Mossos buscan a un hombre que este martes por la mañana atracó dos entidades bancarias en Tarragona en media hora, se detuvo luego a tomar un refresco y a departir con unas vecinas en un bar cercano y pidió un taxi para llegar a la estación de tren, han informado este miércoles a Efe fuentes de la policía catalana.

Según estas fuentes, el ladrón llevaba pantalón corto y gorro de color negro y gafas de sol, tenía el pelo corto, era de unos treinta años de edad y de 1,70 metros de estatura, e iba vestido con una bata blanca de médico que había robado el día anterior del Hospital Joan XXIII de Tarragona, como así lo han cerciorado las cámaras de este centro.

Los hechos comenzaron a las 8.36 horas de la mañana del martes, cuando el falso médico se presentó en la sucursal que La Caixa tiene en la Plaça de les Corts Catalanes de Tarragona y amenazó de palabra a uno de los empleados, aunque huyó sin conseguir botín alguno.

Caminando, el sospechoso se dirigió al segundo objetivo, la oficina que La Caixa tiene en la confluencia de la avenida Vidal i Barraquer con la calle Pau Claris, donde amenazó a los trabajadores con un cuchillo jamonero que llevaba encima y se llevó unos 600 euros en monedas, según los Mossos.

En ambos casos, según diversos testigos, el atracador se comportó de una forma muy nerviosa, como si estuviese bajo el síndrome de abstinencia, una actitud que tras los robos no mostró en absoluto.

Con el botín conseguido, cruzó por un pasaje entre dos bloques de viviendas, donde tiró la bata de médico, y se dirigió a la cafetería La Tecleta, situada en la calle Joan Baptista Plana, donde se sentó en la terraza, en la que se hallaban cuatro vecinas del barrio, "con las que conversó tranquilamente", según explicó la dueña del establecimiento al "Diari de Tarragona".

Se pidió un "champú" -nombre que recibe en Tarragona la mezcla de cerveza con limón- y pretendía invitar también a las vecinas, "pero ellas no quisieron", añade la dueña de la cafetería, que recalca los buenos modales del atracador.

El hombre pidió también si alguien podía llamar un taxi y, al hacerlo una de las mujeres, insistió en pagarle cuatro euros por las molestias causadas, aunque la vecina tampoco quiso cobrarle.

Llegado el taxi, se despidió y el conductor le llevó hasta la estación de Renfe, en la Plaça dels Carros, donde se perdió su pista.

Los Mossos d'Esquadra pusieron controles en las salidas de Tarragona, con resultado negativo, y la policía científica se desplazó a la cafetería, donde se llevó el vaso en el que el sospechoso se había tomado su "champú" para coger las huellas y enseñó varias fotos a los testigos por si reconocían al atracador.
Selección DN+


  • jeje
    (06/08/14 13:55)
    #1

    Jo, la realidad supera la ficción. Ni siquiera imagino esto en los comics de Mortadelo y Filemón. Y no lo pillan jajaja.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE