Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Cataluña

Mas podría cambiar la fecha y la pregunta si Rajoy acepta la consulta

  • Esquerra, Iniciativa y la CUP advierten al presidente catalán que el día y los interrogantes del referendo son innegociables
  • La Generalitat admite la propuesta del Gobierno de que el encuentro de Rajoy y Mas no sea secreto y se produzca antes de agosto

  • Colpisa. Barcelona
Actualizada 16/07/2014 a las 06:00
Ante la inminente reunión entre Mariano Rajoy y Artur Mas, la Generalitat trató de trasladar la impresión de que acudirá a la cita con ánimo constructivo, dispuesta a dialogar de todo y con la voluntad de no permanecer inmóvil en su posición inicial. Mas, en una entrevista a la agencia norteamericana Bloomberg, se abrió este martes a negociar con el Gobierno central la fecha y la pregunta de la consulta soberanista, siempre y cuando Mariano Rajoy autorice la votación. "Si aceptan la consulta, podemos hablar", expresó.

El presidente de la Generalitat desearía una negociación a la británica, en la que el Estado y Escocia han fijado de manera acordada el enunciado de la pregunta y también la fecha. El caso catalán, en cambio, está transcurriendo de manera distinta, pues CiU, Esquerra, Iniciativa y CUP fijaron de forma unilateral el referéndum para el 9 de noviembre de este año y estableció una pregunta doble que cuestiona sobre un estado propio y sobre la independencia. De hecho, una de las críticas que suele repetir Rajoy cada vez que habla sobre el desafío catalán es que se enteró por los diarios de la pregunta y la fecha.

Convergència, el partido que gobierna en Cataluña, afirmó este martes que no renunciará a que la consulta pregunte sobre la independencia de Cataluña, lo que con toda seguridad imposibilitará la votación por inconstitucional, aunque también empezó a mostrarse favorable a contemplar otras opciones.

Por ejemplo, incorporar a la consulta la que propusieron los socialistas catalanes -"¿Quiere que el Gobierno de Cataluña negocie con las instituciones del Estado un acuerdo que garantice el reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, un pacto fiscal solidario y el blindaje de las competencias en lengua y cultura?"- y que los ciudadanos elijan entre la independencia, la tercera vía o la situación actual.

Esta fue la propuesta que completó la oferta realizada por Mas, quien insiste en negociar con Rajoy la consulta, un extremo que el jefe del Ejecutivo central ya le ha dejado claro que "ni puede ni debe".

El principal problema que tiene Mas es que su apertura a un cambio de pregunta y de fecha tropezó con la rotunda negativa de sus socios, Esquerra, Iniciativa y la CUP aseguraron que el día de la votación y los dos interrogantes son innegociables.

Desde el PP se lo recordaron una vez más y señalaron que el presidente del Gobierno aprovechará su reunión con el jefe del Ejecutivo autonómico para explicarle "por enésima vez" por qué "no puede seguir adelante con su pretensión" de convocar una consulta. "No veo mucho más margen si Mas no hace una reflexión y, si no, las instituciones del Estado, la fortaleza de la democracia y la firmeza del presidente estarán ahí", dijo el portavoz de los populares en el Congreso, Alfonso Alonso.

La administración catalana, en cualquier caso, motró este martes su cara menos inmovilista y además de insistir en reclamar que el Gobierno negocie un nuevo modelo de financición para el año que viene, como segundo gesto concialiador, aceptó las condiciones formales que le pone la Moncloa para la reunión de Rajoy y Mas. Desde la Generalitat querían una cita discreta, todo lo contrario que el Gobierno central. Según el consejero catalán de la Presidencia, Francesc Homs, sería mejor que el encuentro no tuviera el foco mediático porque sería "más productivo, pero si no puede ser así, lo haremos de la manera que ellos quieran", admitió el portavoz de la Generalitat. Sobre la conveniencia de que la reunión tenga lugar antes de agosto, Homs tampoco puso objeción. Eso sí, advirtió a la Moncloa que no caiga en la "tentación" de querer convertir la cita en un acto donde se visualice el "menosprecio al señor Mas" y al "pueblo catalán", negando la consulta.

CIU ACORRALADA JUDICIALMENTE

Homs negó además que los casos de corrupción que afectan a CiU puedan perjudicar al proyecto soberanista, pero a nadie escapa que la federación en Cataluña afronta los meses decisivos del proceso en una situación complicada. Con la sede embargada por el 'caso Palau' y sin secretario general, tras la renuncia de Oriol Pujol, la formación nacionalista le vio las orejas al lobo en las pasadas elecciones europeas y antes del 6 de septiembre quiere cerrar la situación de interinidad.

Dos de los aspirantes a sustituir a Pujol, Lluís Corominas y Josep Rull, se postularon este martes como futuros números dos del partido. Justo el día en que la Fiscalía pidió penas de hasta diez años a cuatro de los exresponsables de la empresa pública Adigsa, por el llamado caso 3%, que es la comisión que supuestamente recibían estos exdirigentes de CiU de las constructoras que se adjudicaban los concursos públicos y que denunció Pasqual Maragall en su célebre frase.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE