Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Caso Bárcenas

El PP no puede probar el pacto entre Rajoy y Bárcenas para su despido

  • El partido admite que abonó por "error" la nómina del extesorero en enero de 2013 y el demandante tacha de fraude el pago "en diferido"
  • "Se decidió cotizar por él para no tener un problema con la Seguridad Social", asegura el abogado del PP

0
12/07/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
El PP y su bestia negra, Luis Bárcenas, volvieron este viernes a verse las caras en un juzgado. Esta vez para dirimir la legalidad del despido del extesorero, que reclama más de 900.000 euros al que fuera su partido durante tres décadas.

La cuestión jurídica se centró en el momento en que las partes extinguieron su relación laboral. Si en abril de 2010, como ha reiterado en público la cúpula del PP, o en enero de 2013, como sostiene la defensa de Bárcenas. A la espera de la sentencia, las posturas distantes quedaron patentes en la vista oral, celebrada en un juzgado de lo social de Madrid.

El cuadrilátero judicial que enfrentó de nuevo a Bárcenas contra el PP no alcanzó el morbo de la demanda contra el honor que interpuso la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, al único preso preventivo del 'caso Gürtel'. Ni la dirigente estaba en la sala de vistas, aunque su nombre sobrevoló en varias ocasiones, ni el extesorero intervino para soltar alguna de sus rotundas frases delatoras. Pese a que siguió el juicio en directo conectado desde una sala con cámara en la cárcel de Soto del Real, en Madrid.

La juez no tuvo a bien que el preso contara sus peripecias laborales en su despacho de la calle Génova 13, sede nacional del PP, entre abril de 2010 y enero de 2013. Periodo en el que, según defendió este viernes el letrado del PP Iván Gayarre, no mantuvo ninguna relación activa con la entidad. O como dijo Cospedal en la famosa rueda de prensa de la "indemnización en diferido" en febrero de 2013: "Este señor dejó de prestar servicio a este partido en abril de 2010".

Pero una cosa son las palabras y otra distinta son la pruebas documentales que las corroboran. Porque en la vista oral quedó claro que la defensa del PP no pudo documentar que Bárcenas dejara de prestar sus servicios en aquella fecha. Ello pese a que mencionó un "acuerdo mutuo" entre las partes para extinguir el contrato. Un pacto al que se llegó en la reunión que mantuvieron el presidente Mariano Rajoy, el entonces secretario general Javier Arenas y el propio Bárcenas en el despacho del primero, como reveló Cospedal al juez Pablo Ruz en su declaración como testigo en la Audiencia Nacional.

EL "PROBLEMA" DEL PAGO

En aquella cita se acordó que el extesorero abandonara sus funciones a cambio de un despacho con ordenador en la sede del partido, secretaria, chófer o el pago del seguro médico. Pero "el problema" para el PP fue cómo abonar sus retribuciones. Así, dijo este viernes Gayarre, "se decidió cotizar por él para no tener un problema con Hacienda ni con la Seguridad Social".

Después se acordó la modalidad de pago. Lejos de la confusión que provocó Cospedal con sus explicaciones, se trató de una "indemnización en diferido con simulación de renta" de las 33 mensualidades que van desde abril de 2010 hasta el 31 de enero de 2013, cuando el PP le da de baja "sin previo aviso" tras la publicación de sus papeles secretos. En total, Bárcenas recibió 719.502 euros brutos, de los que la Seguridad Social se quedó con cerca de 300.000.

Lo que para el PP, como parte demandada, fue un acuerdo propio de cualquier empresa del país con un alto cargo, para el abogado del extesorero, Enrique Villegas, demostró que la relación laboral se mantuvo hasta 2013 pese al "pacto no documentado" entre Rajoy, Arenas y Bácenas. "Si existe un acuerdo hay que demostrarlo, en caso contrario es papel mojado. La empresa seguía cotizando por mi cliente, tenía despacho, secretaria.", defendió el letrado.

Para ello presentó como testigo al portero de la casa de la familia de Bárcenas, que reconoció que su cliente tenía chófer y que incluso una Navidad le trajeron una cesta de Génova 13. Por su parte, el PP propuso al responsable de su servicio jurídico, Alberto Durán. Éste declaró que el extesorero le confirmó la existencia de dicho acuerdo en 2010 y que no hubo constancia documental porque es un "caballero" y que era un "pacto de buena fe".

Asimismo, Durán aclaró que en enero de 2013, con el runrún en el ambiente de la existencia de los papeles secretos, se abonó una nómina a Bárcenas por un "error administrativo", ya que estaba incluido en las órdenes de pago que se daban al banco. El abogado también negó que tuviera despacho en la sede del PP sino que usaba una sala que él mismo calificó de "habitáculo" para sus "cosas personales".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra