Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CATALUÑA

Mas explora todas las vías para celebrar la consulta independentista

  • La Generalitat prepara viajes a China y Estados Unidos para intensificar la internacionalización de la causa catalana

  • COLPISA. BARCELONA
Actualizada 06/01/2014 a las 06:01
Artur Mas está dispuesto a explorar todas las vías posibles para celebrar la consulta soberanista que CiU, Esquerra, Iniciativa y la CUP han acordado celebrar el próximo 9 de noviembre y si no lo consigue tendrá la mochila llena de argumentos para culpar a Mariano Rajoy y decir que si no fue posible no fue por no intentarlo. La estrategia de presión de la Generalitat se juega en tres tableros.

El primero, en el catalán. Su compromiso con el referéndum es inequívoco y nada hace presagiar que la marcha atrás se vaya a producir. Cuenta con el apoyo de Esquerra, la sociedad civil, capaz de movilizar a cientos de miles de personas, le aprieta y su presión no cejará hasta la firma del decreto de convocatoria de la consulta, allá por septiembre.

De momento, una vez que los cuatro partidos impulsores del referéndum han fijado fecha y pregunta, el siguiente movimiento se producirá el 16 de enero en el Parlamento catalán, que aprobará llevar al Congreso la petición de la transferencia de la competencia de la consulta por la vía del artículo 150.2 de la Constitución, que marcará un nuevo avance en el desafío institucional al Estado y que puede aumentar el peso del bloque soberanista si se producen disidencias en el PSC. La cámara catalana tiene además pendiente de dar luz verde a la ley de consultas que Mas quiere utilizar como base legal para la votación. La entrada de Esquerra en el Gobierno catalán y los pactos para las europeas son otros de los movimientos del tablero catalán.

La segunda batalla se libra en el ámbito nacional. La Moncloa y el Palau de la Generalitat se lanzan continuas llamadas al diálogo, pero se pierden en el aire porque las invocaciones de Mas y Rajoy no van acompañadas de una fase negociadora. Las posiciones son tan opuestas -uno pide poder decidir para lograr la independencia y el otro rechaza siquiera la posibilidad de votar- que nadie atisba dónde puede estar la solución. Aun así, no todos los puentes están dinamitados y de hecho CiU ha respaldado algunas de las últimas iniciativas del PP en el Congreso, como la ley del sector eléctrico, la de seguridad privada, las nuevas normas de tráfico o la ley de transparencia.

Este clima de cierta colaboración no evitará que el Congreso, en el segundo trimestre del año, dé con los votos de PP, PSOE y UPyD un sonoro portazo a la consulta, que Mas no defenderá en Madrid, como hizo Juan José Ibarretxe. Será el primer rechazo oficial del Estado al desafío catalán. Luego habrá más, como cuando el Gobierno impugne en el Constitucional la ley de consultas y el decreto de convocatoria. Con todas las vías cerradas, al presidente de la Generalitat solo le quedará la baza del adelanto electoral, puede que para la primavera de 2015, y disfrazar los comicios de plebiscitarios.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE