Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SUCESOS | SANTIAGO DE COMPOSTELA

Flores para Asunta Basterra tres meses después del crimen

  • El lugar donde fue localizado el cuerpo sin vida de la menor se ha convertido en un improvisado altar
  • Sus padres siguen estando acusados de asesinato

Imagen del sencillo e improvisado altar en el terreno forestal de Teo donde fue localizado el cuerpo sin vida de Asunta
Imagen del sencillo e improvisado altar en el terreno forestal de Teo donde fue localizado el cuerpo sin vida de Asunta
EFE
  • EFE. SANTIAGO DE COMPOSTELA
Actualizada 22/12/2013 a las 06:01
Tres meses después de la muerte violenta de la niña Asunta Basterra Porto, que falleció el 21 de septiembre presuntamente tras ser sedada y asfixiada, un sencillo e improvisado altar en el terreno forestal de Teo (A Coruña), donde dos viandantes hallaron su cuerpo sin vida, recuerda a esta pequeña.

Sus padres, que la adoptaron cuando aún no había cumplido un año, siguen estando acusados de asesinato y la madre, Rosario Porto, no accedió hasta esta semana, en la que se sometió a la primera sesión de un examen psiquiátrico forense, a la reconstrucción de cuáles fueron sus pasos durante la jornada en la que se consumó el crimen.

La abogada se había negado a este repaso mientras estuvo vigente el secreto de sumario, por consejo de su defensa, al no conocer todo el acervo probatorio conseguido por los investigadores, que no han pasado por alto los "cambios de versión" sobre cuántos viajes hizo Porto al chalé de Teo y acerca del lugar en el que dejó a Asunta tras confesar haberla llevado de vuelta a Santiago.

El periodista Alfonso Basterra, padre de la víctima, no se ha sometido a esta diligencia y, una vez eliminada la reserva sobre las actuaciones, tampoco ha accedido a declarar ante el juez instructor José Antonio Vázquez Taín.

A él se le achaca haber drogado con un ansiolítico a la menor en varias ocasiones en las que pernoctó en su domicilio y también se le imputa que el 21 de septiembre fue él quien suministró a la niña una dosis tóxica del sedante Orfidal para privarla de toda voluntad y defensa y, presumiblemente, facilitar la acción de asfixia, que ejecutaría Porto, siguiendo un plan preconcebido por ambos.

Basterra habría comprado más de 150 sedantes en dos meses, según consta en el sumario.

Los análisis toxicológicos practicados permitieron confirmar que la menor fue intoxicada con lorazepam, principio activo del Orfidal, de forma más o menos continuada durante julio y septiembre.

Los dos, Porto y Basterra, otrora matrimonio, están encarcelados en el penal coruñés de Teixeiro, en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza.

En esta causa existe un tercer imputado, sin un nexo común con los padres de Asunta. Se trata de un ciudadano colombiano residente en Madrid cuyo perfil genético coincide con el de la mancha de semen encontrada en la camiseta de la cría, pero los investigadores están seguros de que hubo una transferencia accidental en el laboratorio.

Este hombre, que fue investigado por una violación, ya ha aportado su testimonio por videoconferencia y ahora su pareja y otros miembros de su familia comparecerán ante el magistrado. Esto previsiblemente sucederá ya el año que viene.

Su situación procesal no ha quedado resulta de manera definitiva.

No obstante, la tesis de la instrucción es que los padres de Asunta tenían un plan "concordado" para matarla bajo el cual él se encargaría de drogarla hasta el aturdimiento para facilitar la posterior sofocación, que ejecutaría ella.

El cadáver se localizó en la pista de Teo, situada a unos cinco kilómetros de un chalé propiedad de Rosario Porto, a las 1:15 horas de la madrugada del 22.

José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que representa a Rosario Porto, está seguro de la existencia de una mano negra que resta valor a todo aquello que no coincide con el juicio apriorístico de que los autores son los padres, y Belén Hospido, que asiste a Alfonso Basterra, mantiene un hermetismo absoluto.

Los abogados de la asociación Clara Campoamor por los derechos de la infancia, que están personados en esta causa, defienden una instrucción a su juicio "impecable".

Los especialistas revisarán ahora todo el material por si han podido obviar algún detalle de un crimen que causó un hondo impacto en la sociedad al conmover a toda España.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE