Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Caso Bárcenas

El PP respira con la comparecencia de Rajoy el 1 de agosto

  • La oposición exige al presidente que centre su intervención en el caso del extesorero y no se disperse con otros temas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su llegada a la sesión de control al Ejecutivo.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
EFE
  • colpisa. madrid
Actualizada 24/07/2013 a las 06:01
El PP respiró aliviado cuando escuchó a Mariano Rajoy anunciar que comparecerá en el Congreso para explicar, entre otros temas, la financiación del partido y las relaciones con Luis Bárcenas. El presidente del Gobierno irá a la cámara el 1 de agosto, según anunció su presidente, Jesús Posada, una fecha que no gustó demasiado al PSOE ni al resto de la oposición porque coincide con el comienzo de las vacaciones de muchos ciudadanos y el debate quedará diluido. 

Será una sesión parlamentaria de entre tres y cuatro horas, con una intervención inicial de Rajoy que será respondida por los portavoces de todos los grupos con turno posterior de réplica y sin votación de resoluciones. Un formato que no despertó críticas a diferencia del contenido ya que la solicitud del Gobierno no menciona al extesorero del PP ni a la financiación del partido, solo indica que el presidente pide comparecer para "informar sobre la situación económica y política de España". Con todo, en el partido y en el Gobierno respiraron con alivio tras una semana de hermetismo del jefe del Ejecutivo y con una presión creciente de la oposición alimentada con los comentarios de la prensa internacional. 

El secretario general del grupo popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, no dudó en admitir que los diputados "celebramos" la decisión porque así podrá decir "la verdad sobre el 'caso Bárcenas' frente a las insidias, mentiras e informaciones interesadas que se han venido produciendo". La ministra de Sanidad, Ana Mato, también aplaudió el paso porque lo ha dado "en el momento oportuno". Oportunidad que también alabó el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ya adelantó que Rajoy deberá responder por su conducta y no por la de personas que pretenden "manchar" al partido, que es "una organización honorable". 

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, puso en valor la decisión de Rajoy de acudir al Parlamento ya que para los intereses de su partido hubiera sido más rentable la moción de censura y dejar que los socialistas "se cocieran en su salsa" porque no tenían ni programa ni candidato. Pero la moción, admitió, "iba a hacer daño a España" en los mercados internacionales, y de esta forma se preservan "los intereses generales" del país; el PSOE y Alfredo Pérez Rubalcaba se salvan de hacer "el ridículo"; y los ciudadanos se ahorran "un bochorno". 

MOCIÓN DE CENSURA VIVA

El alivio de los populares era satisfacción entre los socialistas, convencidos de que la amenaza de la moción de censura fue lo que convenció a Rajoy de ir al Parlamento. El PSOE no está dispuesto a renunciar a este instrumento parlamentario si es que las explicaciones del presidente del Gobierno el 1 de agosto no son convincentes. "La moción de censura está viva", avisó la vicesecretaria general, Elena Valenciano. Pero hay que ir "por pasos", explicó; primera la comparecencia y después, ya se verá. 

Para el PSOE, nada ha cambiado con la decisión de Rajoy y su secretario de Organización, Óscar López, señaló que la ruptura de relaciones con el PP se mantiene así como el boicot a la negociación de la ley de transparencia ya que esta "brilla por su ausencia" en el comportamiento de Rajoy y el PP. 

El resto de grupos la oposición mostraron preocupación porque temen que el presidente del Gobierno va a intentar "dar gato por liebre" en su comparecencia con una larga exposición económica y apenas unas pinceladas del 'caso Bárcenas', en palabras del líder de IU, Cayo Lara. De ser así, advirtió, sería "una tomadura de pelo" porque lo que hay que debatir es "el estado de la corrupción en el PP" y no el estado de la nación. 

Los diputados de CiU, PNV UPyD y Esquerra Republicana coincidieron en reclamar a Rajoy que "no disperse" ni "enmascare" su intervención con asuntos ajenos al extesorero. Censuraron asimismo que la fecha elegida coincida con "la operación salida" de vacaciones. 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE