Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EDUCACIÓN

Wert asegura que dejará la política cuando acabe su actual etapa

  • Le duele haber tenido que renunciar a las becas de excelencia, que se conceden en función exclusivamente del rendimiento académico
  • El ministro anuncia que abandonará la política cuando se apruebe la reforma educativa

El ministro de Educación español, José Ignacio Wert.
El ministro de Educación español, José Ignacio Wert.
ere
  • colpisa. madrid
Actualizada 05/07/2013 a las 06:01
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, cumplirá la misión encomendada y se retirará de la arena política. Cuando se apruebe la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (Lomce), Wert volverá a sus quehaceres. Era sabedor de que una reforma educativa genera muchas resistencias, pero pecó de no saber medir sus fuerzas. "Puesto que no tengo ambiciones políticas de ningún género y no voy a seguir en política después de este empeño, no tenía miedo a afrontar el coste personal que podía suponer", admitió el ministro en un desahogo. Aunque Wert dejó a un lado buenas dosis de la altivez que se le achaca, el ministro arremetió contra sus adversarios. Las conversaciones que ha mantenido con la oposición son "dignas de los hermanos Marx".

El ministro está desalentado, pero no derrotado. En un desayuno informativo, hizo un ejercicio de humildad, algo inhabitual en una persona que, como él, se crece en el castigo. "Sería un imbécil si dijera que siento satisfacción por las protestas. Con esto le acaban minando a uno la moral, pero todavía a ese estadio no he llegado", dijo con sorna el titular de Educación. Wert no se figuraba que las pitadas y los "homenajes" hacia su persona iban a alcanzar "la intensidad decibélica" de algunos protestas.

Ya algo más rehecho, Wert se mostró firme en sus convicciones. "Las leyes no se frenan con las protestas", sentenció el ministro, quien no se siente solo en el Consejo de Ministros, sino apoyado por sus colegas. En su ánimo, al menos en lo que se refiere a la política de becas, no hay mucho propósito de enmienda. Aseguró que lamenta haber tenido que renunciar a las becas de excelencia, que se conceden únicamente en función del expediente académico. Al final ha tenido que atender a los criterios sociales, que tratan de atenuar las desventajas económicas del alumnado. "Nos ha dolido mucho, mucho, tener que hacer esa renuncia", subrayó. Para Wert, la equidad no basta. Hay que exigir al alumno que responda con resultados, que no pueden ser otros que un buen expediente.

Pese a que es consciente que algunos dirigentes del le reprochan su soberbia intelectual -"es posible" que ello ocurra, dijo- Wert no se siente ni desautorizado desamparado por sus compañeros de Gabinete. De hecho, al acto acudieron los titulares de Empleo, Fátima Báñez, y Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Citando a Ramón y Cajal, Wert, no renunció a su actitud desafiante. "Quien no tiene enemigos es o porque no ha dicho nunca una verdad o porque no ha hecho nunca nada que lo valga", dijo. Abundó en las palabras del Nobel español, quien daba "gracias a Dios porque le daba buenos enemigos".

"Yo no sé si estoy tan inclinado a darle gracias a Dios, pero para mí lo importante es que la reforma educativa era una reforma que necesitaba imperiosamente este país", remachó.

Wert, quien en sede parlamentaria dijo que su propósito era "españolizar a los alumnos catalanes", contestó con un rotundo 'no' a la pregunta de si había creado con sus declaraciones más independentistas que los personas que acudieron al Camp Nou a favor de la secesión de Cataluña.

Junto cuando se ha consumido el tiempo para presentar enmiendas a la Lomce en el Congreso de los Diputados, Wert cargó contra la oposición, a la que achacó ser incapaz de presentar un texto alternativo. Sus detractores son poco proclives al entendimiento. No en vano, Wert ha dedicado "en los últimos meses el 60% de su tiempo a intentar el diálogo educativo". Los esfuerzos son frustrantes. "La mayoría del tiempo la dediqué a deshacer prejuicios, malinterpretaciones y desconocimientos de lo que la ley decía", apostilló.

El ministro sostiene que es inconcebible que algunas fuerzas políticas se empeñen en mantener las cosas tal y como estén con una tasa de abandono escolar del 25% y cuando la universidad está dejando de ser un nexo con el mercado laboral.

A su entender, su iniciativa se inspira en evidencias y soluciones que han dado frutos en otros países.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE