Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

entrevista

Cándido Méndez: "Hay que dar un cambio profundo al sindicato"

Cree que la Ley de Transparencia debe exigir a los líderes sindicales que presenten su declaración de renta. Él cobra 2.377 euros netos al mes El candidato a la reelección como secretario general quiere una UGT más abierta y con "más nervio sindical"

  • colpisa. madrid
Publicado el 06/04/2013 a las 17:21
Lleva toda la vida en el sindicato y 19 años como secretario general de UGT. Cándido Méndez (Badajoz, 1952) afronta su sexta reelección como líder de UGTcon la intención de abordar un profundo cambio en el sindicato en los próximos cuatro años, que califica "de tránsito". Todos los días desde hace años va caminando desde su casa hasta la sede del sindicato en un trayecto que dura más de hora y media y asegura que prefiere dar explicaciones por lo que hace que por no hacerlo.

-Si sale reelegido en el Congreso Confederal de UGT estará de secretario general casi un cuarto de siglo. ¿No son muchos años?

-Serían 23. Son años. Primero hay que esperar el resultado del congreso. En la UGT hay una apuesta por la estabilidad. En nuestra organización nunca ha habido límite de mandato, aunque es un tema que vuelve a plantearse como enmienda en este congreso. He hablado con todos los secretarios generales del sindicato y coincidimos en que hay que dar un cambio profundo al sindicatos: conseguir que sea más abierto, más cercano a los trabajadores, con una estructura más simplificada y con más nervio sindical y menos estructura política. Vamos a abordar cuatro años de tránsito en el sindicato de manera que al finalizar el próximo mandato haya una organización sindical distinta en el funcionamiento, aunque con los mismos valores. ¿Era adecuado simultanear el cambio del sindicato con un cambio en la dirección y en una coyuntura tan difícil como esta?Esa reflexión es lo que me ha impulsado a presentarme.



Se habla de que en los partidos políticos es necesaria una regeneración ¿también en los sindicatos?

No, yo hablo de un cambio en el modelo de funcionamiento. Profundizar en la reducción de federaciones, que de veinte se queden en tres o cuatro, pero reforzando los sectores. La estructura genuinamente sindical es el sector. Sería un cambio profundo, si se aprueba, acompañado de una reducción de la Ejecutiva y del Comité Confederal, que pasaría de 180 a alrededor de 100 miembros.

¿Sería su último mandato?

Los mandatos son de cuatro años. Luego, por circunstancias, puedes ir acumulando y sumar 19 años. Pero aquí a nadie se le elige para toda la vida. Uno está toda la vida en su sindicato, yo no abandonaré nunca mi sindicato, pero ahora me eligen para cuatro años como máximo.

¿El proceso de imputación de la infanta Cristina está provocando inestabilidad en la Jefatura del Estado?

La percepción social de la Casa Real ha cambiado y eso hay que reconocerlo. Creo que es un error pensar que, superada la crisis, las aguas volverán a su cauce. Hay una causa más profunda. La percepción que tiene una persona de mi generación (era diputado el 23-F y estaba en el Congreso) no es la de los jóvenes. La función, las exigencias políticas e institucionales a la Casa Real habría que reconciliarlas con la nueva percepción social. Tiene que estar incluida en la Ley de Transparencia, como los sindicatos.

¿Cree que los líderes sindicales deberían mostrar su declaración de la renta y de patrimonio?

Si lo dice la Ley de Transparencia, sin duda.

Pero si no lo dice, no.

Creo que la ley debería decirlo. Yo hago público mi sueldo.

¿Cuánto gana?

2.377 euros netos al mes.

Ahora mismo los sindicatos están siendo muy cuestionados por el caso de los ERE. ¿Cómo actúa UGT en un ERE?

Los sindicatos no promueven EREs, son las empresas. El sindicato está en el derecho constitucional de abrir un proceso de negociación para evitarlo, si se puede, o buscar las salidas menos traumáticas, como la prejubilación. Ahí hay un asesoramiento económico, jurídico y técnico actuarial para hacer la estimación para cada trabajador de lo que debe percibir. Hay que buscar la aseguradora que lo cubra, comprobar si la póliza de seguro garantiza lo acordado y vigilar los pagos durante años. Por todo ello, se cobra entre el 0,5% y el 1% de comisión para cubrir los costes. Con la polémica surgida se busca poner en cuestión a los sindicatos y, aún más, poner en cuestión estos mecanismos de protección y avanzar hacia el despido gratis. En Andalucía lo que se ha hecho no es excepcional, se ha seguido la pauta de los planes de reconversión industrial de los años ochenta, que consiste en establecer un marco de ayudas públicas para buscar alternativas y salidas menos traumáticas. En Andalucía se quiere criminalizar que se hayan constituido asociaciones en algunos casos, pero es que no había empresas para hacerse cargo porque ya habían desaparecido.

Pero ha habido ctuaciones irregulares y usted mismo ha reconocido que hay que depurar responsabilidades.

Las actuaciones irregulares hasta ahora acreditadas son de directivos de la Junta de Andalucía, de empresas mediadoras y consultoras y de una persona que se desvinculó del sindicato hace once años.

¿Cómo controla el sindicato que sus delegados y representantes tengan una actuación correcta?

En el sindicato no se puede instaurar una dinámica inquisitorial. Lo que sí hay en UGTes un Código Ético y un órgano judicial interno que es la Comisión de Garantía.

¿Se ha llegado a expulsar a alguien?

Ha habido muchos casos. Dentro de una organización que tiene 1.160.000 afiliados y 108.000 representantes sindicales se dan casos de muy diversa índole.

¿Qué cree que ha hecho mal, usted o el sindicato, en estos últimos cuatro años y qué cambiaría?

Cometimos un error compartido, que fue pensar que la crisis sería muy dura pero de corta duración. Además, creo que tenemos que conseguir que el epicentro real sea el afiliado y nuestro representante en la empresa. A lo largo de estos años, nuestros afiliados no han conocido con la prontitud y la claridad necesarias las decisiones que hemos adoptado, ya sean acuerdos o movilizaciones. Las han conocido a través de los medios de comunicación. El sindicato tiene que ir al contacto con la gente. Hemos tenido un déficit en eso. En las propuestas al Congreso estamos analizando la necesidad de tener una asamblea anual con presencia de sindicatos comarcales, de personas de base, de dirigentes... para hacer una reflexión colectiva.

¿Podemos concluir que ha faltado contacto real?

Que ha sido insuficiente.

¿Sigue cayendo la afiliación?

A este congreso de 2013 vamos, en promedio de cuatro años, con un mayor número de afiliados y de cotizaciones que en 2009, pero es cierto que a partir de 2012 se ha producido una pérdida de afiliación y representación como consecuencia de la crisis, por el cierre de empresas y reducción de plantilla.

¿Cree que la economía española va a crecer de forma clara en 2014 como ha anunciado el presidente del Gobierno?

No lo creo y quisiera estar equivocado. Lo que dice el presidente del Gobierno está en contradicción con lo que dicen la Comisión Europea y otras instituciones. Hasta 2018 no empezaremos a aproximarnos a la situación previa a la crisis, y hay quien lo lleva a 2023. Es una década pérdida, pero hay que contabilizarla también desde la segunda recesión, en 2012. Recuperación estadística y depresión humana. Las magnitudes macroeconómicas pueden mejorar, pero la realidad de la gente, no. Hay que hacer un cambio de modelo productivo porque la recuperación del empleo ya no va a venir de la mano de la construcción, y hay que buscar un sustituto de financiación para las pymes que antes eran las cajas de ahorro y ya no existen. Y sobre eso, el Gobierno no está tomando ninguna decisión. Es esencial crear una banca pública aprovechando la entidades nacionalizadas.

¿Cuándo se va a crear empleo?

¿Con fuerza? No lo veo ni en 2013 ni en 2014.

¿Hay que abandonar ya la moderación salarial como dijo el secretario general de CCOO?

El acuerdo que firmamos en enero de 2012 con la patronal era un acuerdo de rentas, donde se moderaban los salarios pero también los beneficios y los precios regulados o los impuestos. Y esa otra parte no se ha cumplido. En los acuerdos en empresas concretas estamos aceptando moderación salarial a cambio de no destruir empleo o atraer más producción como en el sector del automóvil. En términos agregados, si sólo hay contención salarial no funciona. Creo que ha llegado el momento de introducir estímulos salariales en los sectores que puedan para tirar de la demanda interna.

¿Va a haber otra huelga general?

No lo sé. Pero lo que nunca vamos a dejar de hacer es seguir pidiendo que se recupere el diálogo social.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones