Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

terrorismo

La policía francesa dice que el crimen de Capbreton fue pensado

  • efe. parís
Actualizada 03/04/2013 a las 13:40
El asesinato en 2007 de dos guardias civiles en la localidad francesa de Capbreton fue un acto "pensado, llevado a término y asumido" por ETA, señaló hoy en París uno de los policías antiterroristas que dirigió la investigación.

Los tres etarras que están siendo juzgados como autores de ese crimen, Mikel Carrera Sarobe, "Ata", Saioa Sánchez Iturregui, "Hintza", y Asier Bengoa López de Armentia, fueron a por los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero voluntariamente, señaló el capitán David Cruiziat.

"El acto fue pensado, llevado a término y asumido", resumió Cruiziat en su declaración ante el Tribunal de lo Criminal de París, que desde el martes juzga a los tres junto a otros cuatro miembros de la banda implicados de forma indirecta en ese crimen.

Precisó que "Ata", "Hintza" y Bengoa seguramente identificaron como guardias civiles a Centeno y Trapero cuando coincidieron con ellos en una cafetería de Capbreton poco antes de las nueve de la mañana del 1 de diciembre de 2007 y tuvieron casi ocho minutos para decidir lo que iban a hacer desde que los agentes salieron y hasta que los propios etarras fueron a matarlos.

Aunque hubieran podido evitarlos "decidieron acudir" adonde los guardias civiles estaban aparcados con su coche y, "una vez que se aseguraron" de la función de éstos, "decidieron actuar y apretar el gatillo" e incluso rematar a una de las dos víctimas, añadió.

Los casi ocho minutos que permanecieron en la cafetería después de que Centeno y Trapero ya la hubieran abandonado "es un lapso de tiempo compatible con una reflexión (...) y una decisión", subrayó.

Cruiziat, que se ocupó de una parte de las pesquisas como oficial de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), precisó que él mismo encargó en la misma tarde del 1 de diciembre de 2007 que se tomaran muestras de olor con los perros de la policía científica en la mesa de la cafetería que habían ocupado los tres etarras.

Cuando éstos fueron arrestados, esas muestras permitieron determinar que Carrera Sarobe estuvo sentado en una silla que estaba de cara a la mesa que ocuparon los agentes de la Benemérita, y que los otros dos, de espaldas, eran Sánchez Iturregui y Bengoa.

"Es un método tan fiable como el de las huellas dactilares o el de las muestras de ADN", destacó el capitán de policía, poco antes de que Bengoa interviniera para negar su presencia en la escena del crimen.

"Yo no he estado nunca en Capbreton y por tanto es imposible que tomara parte en los hechos", dijo el etarra, que fue capturado cuatro días después del doble crimen a unos 300 kilómetros de allí junto a "Hintza" al término de una huida accidentada de varios días.

Sánchez Iturregui también quiso hablar para exculpar a su compañero: "Bengoa no estaba en Capbreton". Sin embargo, pese a la insistencia de la presidenta del tribunal, Xavière Simeoni, se negó a responder a la pregunta de si ella misma se encontraba en el lugar del asesinato y de si también estaba Carrera Sarobe, que por su parte se escudó en un "no tengo nada qué decir".

Trazas de ADN de Bengoa se encontraron en el primer coche que sirvió para la huida de los tres etarras desde la cafetería de Capbreton, aunque ninguno de los testigos de esa mañana lo identificó formalmente, a diferencia de lo que ocurre con los otros dos imputados por asesinato por premeditación.

Cruiziat recordó que el crimen fue reivindicado por ETA con un comunicado publicado el 15 de diciembre de 2007 en el que la banda hablaba de "un enfrentamiento armado" con los agentes.

El oficial antiterrorista hizo hincapié en la falsedad de esa versión -"estamos muy lejos de un enfrentamiento armado"-, en primer lugar porque Trapero y Centeno no llevaban sus pistolas, como tampoco las llevaban ninguno de los otros guardias civiles españoles que trabajaban en misiones contra ETA en Francia.

Desde entonces, los miembros de las fuerzas del orden españolas que realizan ese tipo de misiones trabajan armados para poder defenderse en caso de ataques como este, que fue el primer atentado mortal en Francia contra agentes españoles.

El juicio se reanuda esta tarde con el testimonio de los familiares de los guardias civiles, que están constituidos en acusación particular en este proceso, que se va a prolongar durante cuatro semanas.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE