debate del estado de la nación

Un discurso largo, muchos aplausos, y alboroto al aparecer la corrupción

0
Actualizada 20/02/2013 a las 14:19
Etiquetas
  • efe. madrid
El primer discurso de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en el debate sobre el estado de la nación ha sido largo y ha contado con el calor y los aplausos de la bancada popular, mientras la algarabía desde la oposición ha llegado con el tema del momento: la corrupción.

Una intervención que ha durado una hora y 31 minutos -frente a los 66 minutos que le ocupó a José Luis Rodríguez Zapatero en el último debate- y que Rajoy ha comenzado con la friolera de los casi seis millones de parados que tiene el país, ante el silencio respetuoso de todo el hemiciclo.

Aparentemente relajado ha estado el líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que apuntaba en numerosas ocasiones notas sobre el discurso de Rajoy en un cuaderno grande y que ha tenido que escuchar, al inicio, otra nueva alusión del presidente a la herencia recibida del PSOE.

El mismo tipo de cuaderno ha usado el líder de IU, Cayo Lara, mucho más compulsivo en sus notas que Rubalcaba, mientras los demás portavoces que previsiblemente intervienen hoy, Josep Antoni Duran Lleida (CiU) y Rosa Díez (UPyD), recurrían menos al bolígrafo.

Hasta en una veintena de ocasiones han aplaudido los populares a su líder, la mayoría de las veces cuando Rajoy hablaba de economía y señalaba que el país se ha salvado del naufragio o enumeraba las novedosas medidas para pymes o los contratos a tiempo parcial para los jóvenes.

Del otro lado, la primera vez que se ha oído más claramente a los socialistas -y otros diputados de la oposición- ha sido con un "¡Hala!" muy sonoro, cuando Rajoy hablaba de la jornada "maratoniana" que le tocó en el último Consejo Europeo, el que aprobó los presupuestos para los próximos años.

Y el presidente se ha excusado con un puyazo hacia su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero: "Es que alguno se iba antes a las doce de la noche", mientras él se quedó hasta el amanecer, ha dicho.

Pero ha sido cuando ha llegado el tema estrella de las últimas semanas, la corrupción, cuando se han caldeado más los ánimos.

Risas, quejas y gestos como los de la portavoz socialista Soraya Rodríguez levantando las manos han acompañado desde la bancada socialista las palabras de Rajoy prometiendo, en estos momentos en los que el PP vive el caso Bárcenas y las informaciones que apuntan a supuestos sobresueldos en el partido, medidas como una nueva ley que controle mejor las finanzas de los partidos.

Pero los populares se han esforzado por sonar más, y han cerrado con una larga ovación el discurso del presidente.

Echada hacia adelante, sin apoyarse apenas en el respaldo de su butaca, ha seguido Elvira Fernández la intervención de su esposo, mientras, acompañada de los presidentes riojano y aragonesa y delante de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, muy seria en todo momento y asintiendo, en más de una ocasión, ante las palabras de su jefe.

Estaban también dos hermanos de Rajoy y la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, que como muchos otros invitados -entre ellos algunos dirigentes y cargos medios de la sede del PP en Génova- han acompañado a los populares en sus aplausos en pie al presidente.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE