Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

seminario 'the economist'

Rajoy: "No he cumplido mis promesas, pero sí con mi deber"

Rajoy:
Rajoy: "No he cumplido mis promesas, pero sí con mi deber"
  • colpisa. madrid
Publicado el 13/02/2013 a las 00:03
El presidente del Gobierno reconoció este martes aquello que sus adversarios políticos -y parte de los electores le auparon a la Moncloa- le reprochan desde que a finales de diciembre de 2011 presidiera su primer Consejo de Ministros, en el que decretó una subida del IRPF: haber ignorado su programa electoral y aplicado decisiones que en su campaña electoral prometió que no tomaría.

Tras el aumento IRPF vendrían otras los recortes en sanidad y educación, las subidas del IVA y el impuesto de Sociedades, la polémica amnistía fiscal, el abaratamiento del despido, la petición de auxilio financiero a la UE, la constitución del llamado 'banco malo' y la no revalorización de las pensiones conforme a la inflación. Medidas todas impopulares que habría acometido porque las circunstancias así lo exigían, según se desprende de su intervención en un foro sobre el futuro de la economía española organizado por el semanario británico The Economist.

"Me presenté a las elecciones con la promesa de que no iba a subir los impuestos. Probablemente no he cumplido mis promesas electorales, pero al menos tengo la sensación de que he cumplido con mi deber. Estamos sentando las bases de cara al futuro", señaló Mariano Rajoy ante un auditorio conformado por economistas, empresarios y gestores de la administración.

El jefe del Ejecutivo se esforzó por poner en valor el lado positivo del sacrificio. Para los ciudadanos ha supuesto recortes dolorosos en los servicios públicos, una presión fiscal creciente, el empobrecimiento de la clase media por la reducción de la renta disponible y unos 850.000 parados más que antes de la reforma laboral. Pero también es verdad que se ha logrado embridar el déficit público, reducir la presión sobre la deuda soberana, ganar competitividad y arreglar la balanza de pagos. "Si hace un año se dudaba sobre la sostenibilidad de nuestras cuentas públicas, hoy esa duda está despejada. Ahora, el reto es el crecimiento", subrayó.

TASAS POSITIVAS

Rajoy calificó de "dramática" la situación de las cuentas del Estado que encontró a su llegada al Gobierno. Con las medidas de consolidación adoptadas -explicó- el Ministerio de Hacienda ha logrado cumplir el objetivo de ingresos que fijó en el Presupuesto para 2012, con un incremento en la recaudación del 4,2% respecto de 2011. De no haber actuado "con determinación", los ingresos públicos "no sólo no habrían aumentado, sino que hubieran sufrido una caída del 2,7%", recalcó.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, participante en el foro, corroboró ese análisis e insistió en la "flagrante" escasez de recursos que los 'populares' hallaron en la caja común: "Por algunas tuberías de la financiación del Estado no pasaba el agua, tenían telarañas". "Hemos hecho una política fiscal que no me ha gustado hacer", llegó a afirmar Cristóbal Montoro. "No voy a presumir de haber subido los impuestos. Espero que podamos volver a nuestros fueros pronto, estamos ya muy cerca de poder aplicar nuestro programa político", explicitó.

De cara a 2013, Montoro se comprometió a continuar con el ajuste. ¿Con qué intensidad? "Eso es lo que tenemos que negociar con la Comisión Europea y el FMI, al ritmo que no provoquemos más recesión económica", concluyó.

REPUNTE

En ese sentido, Rajoy dio por hecho que lo peor de la segunda recesión de la crisis ya ha pasado y que el repunte de la actualidad es cuestión de tiempo. "Con la prudencia necesaria que se tiene que tener a la hora de los pronósticos, podemos afirmar que las previsiones de este Gobierno, compartidas por organismos internacionales como el FMI, anticipan que en la última parte de 2013 y en el año 2014 nuestra economía recuperará tasas positivas de crecimiento del PIB", señaló.

Con la complicidad del moderador del evento, el editor de The Economist Michael Reid, el presidente pasó de puntillas sobre los escándalos de corrupción que han manchado la reputación de su partido y devuelto cierta inestabilidad a los mercados. "Seguiré haciendo cuanto esté en mi mano para que cosas como las que usted decía no se vuelvan a repetir". "Esas cosas pasan en todas partes", afirmó tras ser preguntado de forma inconcreta y sin mención expresa al caso 'Bárcenas'.

El presidente sí abordó de frente el otro gran problema de España, la creciente destrucción de empleo pese a la reforma laboral aprobada hace un año. "Es cierto que el número de ocupados ha descendido, y mucho, en 2012, pero quiero subrayar un dato que a veces se olvida: más de una cuarta parte de los empleos perdidos corresponden al sector público".

Rajoy volvió a defender la validez de su reforma del mercado de trabajo: "Como reforma estructural que es, para poder valorar su impacto, para que pueda desarrollar todo su potencial, tendremos que esperar. Estas no son medidas de efectos inmediatos, pero ya se están empezando a observar los primeros indicios de un cambio en el patrón de ajuste del mercado de trabajo", zanjó.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones