Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
REPRESIÓN Y VIOLENCIA

"Muchos sirios en España han perdido familiares y amigos"

  • Los residentes en el país viven con angustia el conflicto sirio y ansían la caída del régimen de Bachar El Asad

0
Actualizada 04/08/2012 a las 23:31
Etiquetas
  • EFE.MADRID
Los ciudadanos sirios residentes en España viven con angustia y desasosiego el conflicto en su país, que sin apenas ayuda de la comunidad internacional se enfrentan al ejército de Bachar El Asad con la esperanza de que, en breve, caiga el régimen que encabeza.

Desde que en marzo de 2011 comenzaran las protestas en el país asiático, han muerto alrededor de 17.000 personas, según cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

La comunidad internacional no ha jugado bien su papel en Siria donde confluyen intereses de Rusia, China e Irán, y el Consejo de Seguridad de la ONU "ha dado más plazo al régimen para que siga asesinando" gracias al veto de Rusia y China, explica a Efe el presidente de la Unión de Sirios en España, Nasser Oumer.

Además, la ayuda humanitaria de "quienes se hacen llamar amigos de Siria, ha llegado muy tarde" y, en algunos casos, "ha sido inexistente", recuerda.

Desde España, el pueblo sirio vive con desasosiego el transcurso de los acontecimientos, algunos se muestran optimistas y creen que en poco tiempo el régimen caerá.

"Llevamos diecisiete meses pegados al ordenador, al teléfono, viendo lo que está pasando en nuestro país", comenta a Efe Ussama Jandali, miembro de la Plataforma de Apoyo al Pueblo Sirio en España.

Jandali dice pensar últimamente en positivo tras conocer la noticia de la muerte de la cúpula militar del gobierno sirio.

"Es la antesala de lo que esperábamos desde hace tiempo, que es la caída de los Asad" y así dar comienzo a una "nueva era en Siria", para que "avance hacia la democracia", apostilla.

En este sentido, Oumer espera que todo termine cuanto antes, ya que el régimen está "muy debilitado" y es "su último suspiro", una señal bastante clara, según sus palabras, de que "ya le queda poco".

Con respecto a la reciente muerte de algunos representantes del gobierno sirio, Oumer explica que "esto hace un mes era impensable" y que tiene esperanzas de que estén ya cerca del presidente, puesto que no hay día en que no mueran centenares de personas.

"Hay muchos sirios en España que han perdido familiares cercanos y amigos, es totalmente inhumano lo que estamos viviendo", señala.

Oumer, lleva varios días sin hablar con su familia y las noticias que le llegan son "estremecedoras". "No hay un barrio, no hay una casa -asegura- donde no hayan niños asesinados y mujeres violadas".

Sin embargo, el sentimiento en Siria sobre la situación actual no es positivo, no creen que Bachar el Asad abandone el poder, "sienten odio contra él y toda su familia" y "desean que acabe como Gadafi", relata a Efe la periodista freelance Mayte Carrasco, que se encuentra en Homs, uno de los bastiones de la oposición.

Los rebeldes tocaron el anillo de seguridad del régimen sirio hace unos días asesinando al ministro de Defensa, Daud Abdelá Rayiha y al viceministro de Defensa, Asef Shaukat, pero lo cierto es que "aún quedan meses de lucha, de resistencia y dolor", augura otro periodista que se encuentra en la misma ciudad, Antonio Pampliega.

"Aquí nadie celebra nada porque no hay nada que celebrar", sentencia. "Están sufriendo mucho, la violencia está presente en todo el país", cuenta, por su parte, Carrasco, quien lamenta: "Aquí ya no preguntan a quién has perdido de tu familia, sino a cuántos".

El pueblo sirio se mueve entre la incertidumbre y la esperanza, a la espera de lo que pueda suceder en su país, con las cadenas de noticias del mundo árabe sintonizadas y, "expectantes" de lo que ocurre en Damasco y Alepo, "quieren que acabe este baño de sangre", comenta Pampliega.

A medida que avanza la guerra los ciudadanos ven más difícil abastecerse de comida, electricidad y agua, muchos sirios han comenzado a huir de las poblaciones cercanas a Homs, donde las aldeas se están convirtiendo en "auténticas ciudades fantasmas", explica Pampliega.

Según Carrasco, los habitantes que quedan, unos 10.000, colaboran grabando la represión, combatiendo, ayudando a salvar vidas en el hospital, cosiendo uniformes del Ejército Libre Sirio, acudiendo a los funerales diarios. Es una manera de evadirse de la lluvia incesante de bombardeos.

"El azar decide porque -señala- sólo hay casas bajas, muy vulnerables y la gente se refugia en los sótanos de las escuelas y construye búnkers a toda prisa".
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra