Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

AYUDA HUMANITARIA

Turquía encuentra la esperanza

Un niño recibe un paquete de botellas de agua durante la entrega de ayuda tras el terremoto que ha asolado la zona, en Ercis (Turquía)
Un niño recibe un paquete de botellas de agua durante la entrega de ayuda tras el terremoto que ha asolado la zona, en Ercis (Turquía)
EFE
  • EUROPA PRESS. MADRID
Actualizada 26/10/2011 a las 10:34
Un ápice de esperanza se abrió paso entre la tragedia turca. Sólo tenía 14 días y había pasado 46 horas entre los escombros de su casa. Azra, la pequeña superviviente, se había aferrado a la vida entre los brazos de su madre y al lado de su abuela. Las tres mujeres han resistido a un desastre de 7,2 grados Richter que se ha llevado consigo a 432 personas, según los últimos datos oficiales de este martes, el mismo día en el que la provincia de Van sufrió una réplica de 5,4 grados.

Entre los brazos de su madre y al lado de su abuela, los rescatadores turcos encontraron un haz de esperanza. Se llama Azra y tiene sólo 14 días, 336 horas, 46 de ellas, entre los escombros de su casa. La pequeña devolvió la ilusión a los turcos congregados en los alrededores, que aplaudieron con ahínco cuando un socorrista la sacó de entre los restos de su apartamento.

Sus dos antecesoras también estaban vivas; de su padre, por el momento, no se sabe nada, aparte de que también estaba en el apartamento el día del terremoto. Sevim Yigit, la otra abuela del bebé, mantenía con los ojos llenos de lágrimas: "Estoy excitada, es todo lo que puedo decir. Que Dios las proteja", recogió Reuters.

Ante los acontecimientos, un adolescente declaraba: "Llevamos 48 horas esperando. Quiero que mi madre y mi tía sean rescatadas también". Sus familiares también desaparecieron en Van el día del terremoto de 7,2 grados, ocultas entre los vestigios de lo un día fuera su hogar.

Los últimos datos de la Administración de Desastres y Emergencias apuntan a que el número de fallecidos a causa de la catástrofe ha aumentado a 432. Otras 1.352 personas están heridas. El seísmo provocó el derrumbe de 2.262 edificios, la mayoría de ellos, en Ercis, una ciudad de 100.000 habitantes.

El martes, una réplica de 5,4 grados en la escala Richter volvió a sacudir la provincia de Van, en el sureste de Turquía, según informó el Instituto y Observatorio Kandilli de Investigación de Terremotos. El seísmo tuvo lugar dos días después del terremoto que ha conmocionado al país y al mundo entero.

Según este instituto, el epicentro del nuevo temblor se localizó en Degirmenozu, entre la ciudad de Van, y la localidad de Ercis, la más afectada por el terremoto del domingo.

LOS PRESOS DE VAN SE AMOTINAN

Los presos de la cárcel de Van iniciaron un motín este martes. Un soldado explicó que los reclusos habían atacado a los guardias con tijeras y cuchillos. Un miembro de la Administración municipal confirmó que los presos habían prendido fuego a las instalaciones del penal. En las inmediaciones del lugar, los testigos aseguraron que habían visto las llamas y que habían escuchado, al menos, media docena de disparos.

Hasta el lugar se desplazaron varios autobuses con soldados y ambulancias. Uno de los militares, que atendía a un compañero herido, llamó "sinvergüenzas" a los atacantes: "Le lanzaron unas tijeras (...) Tienen de todo dentro, cuchillos, puñales, de todo". Los acontecimientos ocurrieron dos días después de la supuesta fuga de 200 encarcelados.

No obstante, hay versiones contrarias sobre esos hechos. Besir Atalay, viceprimer ministro, no pudo precisar cuántos interinos lograron huir. Sefa Mermerci, director general de Prisiones, explicó a la agencia estatal Anatolia que "algunos presos salieron del patio cuando el muro se vino abajo" pero que volvieron después al centro.

TURQUÍA ACEPTA LA AYUDA DE ISRAEL

Hasta ahora, las labores de rescate continuaban sin ayuda internacional. Decenas de países ofrecieron su mano a Turquía, entre ellos, Israel, Armenia o Estados Unidos, como confirmó este lunes Recep Tayyip Erdogan, primer ministro, que rechazó las ofertas. Sin embargo, este martes, la nación aceptó la ayuda de Tel Aviv, a pesar de que sus relaciones se debilitaron a raíz del asalto militar israelí sobre la Flotilla de la Libertad en mayo del año pasado.

Las autoridades enviaron a la zona afectada a unas 2.400 personas para participar en las tareas de rescate. No obstante, sólo contaba con una máquina para encontrar a supervivientes bajo los escombros y se encuentra en Ercis. Los socorristas debían recurrir a medidas más precarias: "Gritamos en los edificios derrumbados, preguntando si hay alguien", explicó un efectivo.

Este lunes, el diario 'Hurriyet' publicaba el lamento de uno de los rescatadores: "Estamos trabajando con herramientas primitivas, no tenemos equipos"; "no podemos llegar a los supervivientes lo suficientemente rápido". Ante esta situación, el Gobierno turco pidió a Israel que enviase estructuras desmontables que sirvieran de refugio a los evacuados, informó 'Haaretz'.

Avigdor Lieberman, responsable de Asuntos Exteriores, ordenó a Rafael Barak, director general del departamento, que se pusiera en contacto con las autoridades del país vecino para coordinar el envío. No obstante, Ankara reclamó a Tel Aviv que pidiera perdón por el abordaje, en el que murieron nueve activistas turcos.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE