Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sarkozy: "Si no hay un acuerdo, no habrá segunda oportunidad"

  • Merkel insta al resto de líderes europeos a dejar de lado "los egos y los intereses nacionales" en favor del consenso

  • COLPISA. BRUSELAS
Actualizada 09/12/2011 a las 01:02

Con la cena de trabajo de anoche, los socios comunitarios abrieron su octava cumbre del año para intentar desactivar la crisis. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, advirtió de que el tiempo se ha agotado. "Si no alcanzamos un acuerdo, no habrá una segunda oportunidad", proclamó en referencia al huracán en los mercados que auguran los expertos si la UE dilata más su reacción. "Nunca el riesgo de explosión de Europa ha sido tan grande", añadió.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, optó por un tono menos trascendental, aunque invocó el espíritu que permitió aprobar el Tratado de Maastricht hace dos décadas, cuando él participó como ministro de Finanzas luxemburgués. "Nadie creyó que lo conseguiríamos", recordó en referencia a la histórica cumbre que alumbró el euro.

La gran esperanza para el acuerdo es la propuesta de Herman Van Rompuy, que asume la apuesta por la disciplina fiscal del eje franco-alemán, pero protege la cohesión de los Veintisiete. El presidente de la UE plantea una reforma de la legislación europea a distintas velocidades. A su juicio, en cuestión de meses se podría aplicar la regla de oro y reforzar las sanciones a los países más derrochadores sin necesidad de alentar una fractura en la Unión. Los cambios en el Tratado, que podrían prolongarse durante tres años, se pondrían también en marcha aunque con más margen para el acuerdo.

La canciller alemana, Angela Merkel, alertó de que la Eurozona no quedará paralizada por las discrepancias. Tras reclamar "compresión" a los socios sin la divisa común en sus bolsillos, Merkel abogó por "dejar a un lado los egos y los intereses nacionales". "El euro ha perdido crediblidad y debe ser restaurada", agregó a su llegada a Bruselas. La UE se ha enfrascado en la revisión del Tratado por exigencia de Berlín. El Gobierno germano sostiene que la crisis de la deuda tiene su origen en la falta de confianza de los mercados en la disciplina fiscal de los países. Con este diagnóstico, concluyó que el mejor antídoto era una reforma de envergadura.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE