Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ALERTA NUCLEAR EN JAPÓN

La radiactividad llega a las aguas costeras de la central de Fukushima

El Gobierno nipón intensifica los controles sobre los productos pesqueros, además de la leche y las hortalizas

  • MARIBEL IZCUE . EFE. TOKIO
Actualizado el 23/03/2011 a las 03:19
La esperanza de devolver la electricidad a la planta de energía atómica de Fukushima, epicentro de la crisis nuclear de Japón, se mezcló ayer con la preocupación por la radiactividad detectada en las aguas costeras de la zona.
Los esfuerzos por controlar los seis reactores de Fukushima dieron ayer un paso adelante al concluir con éxito las operaciones para conectar todos ellos a fuentes externas de energía.
Aunque los cables ya están tendidos, reactivar el suministro eléctrico puede llevar uno o varios días, puesto que antes hay que revisar el estado de todos los instrumentos y motores para evitar un cortocircuito que complicaría aún más las labores de los operarios.
Éstos trabajan en situaciones extremas, rodeados de elevados niveles de radiactividad, a menudo a ciegas y en un panorama de tres unidades (la 1, la 2 y la 3) destruidas por explosiones de hidrógeno y una cuarta (la 4) a causa de un incendio.
Según la televisión pública NHK, que cita a la Agencia para la Seguridad Nuclear, la electricidad en los reactores 1 y 2 podría reactivarse mañana y la de las unidades 3 y 4 un día después.
Empleados de Tokyo Electric Power (Tepco), la operadora de la central, junto con militares y equipos de bomberos desplazados desde Tokio y Osaka se esfuerzan desde hace once días por evitar que la temperatura del combustible nuclear se dispare y emita elevadas cantidades de radiactividad.
Camiones de bomberos retomaron ayer el vertido de agua en el reactor número 3, al tiempo que un vehículo especial utilizado normalmente para bombear cemento se centró en la unidad 4, donde preocupa la piscina de almacenamiento, que guarda una gran cantidad de combustible nuclear utilizado.
Mientras se trata de controlar la planta nuclear, operativa desde 1971, las autoridades vigilan los niveles de radiación en la zona, donde un radio de 20 kilómetros alrededor de la central ha sido evacuado y se ha recomendado a los vecinos que están entre 20 y 30 kilómetros que no salgan de sus casas.
Mediciones
Según el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), en la localidad de Namie, a 20 kilómetros de la planta, el nivel de radiactividad ha llegado a ser 1.600 veces mayor de lo habitual, hasta los 161 microsievert por hora.
En los lugares más alejados, como las provincias de Saitama, Chiba, Kanagawa y la propia capital, Tokio, las mediciones del Gobierno nipón, la OIEA, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y expertos estadounidenses indican que los niveles de radiación están muy por debajo de ser peligrosos para la salud.
Las mediciones del Gobierno japonés se han extendido a los alimentos de la zona, tras detectarse el pasado lunes contaminación por radiactividad en leche, espinacas y kakina, un tipo de verdura local, lo que obligó a prohibir su distribución.
La inquietud por el alcance de la contaminación aumentó al confirmarse ayer que las zonas marinas próximas a la central nuclear también muestran niveles de radiactividad por encima de lo normal.
Según TEPCO, una muestra de agua marina recogida el pasado lunes en un radio de 15 kilómetros de la central reveló un nivel de yodo radiactivo I-131 más de 126 superior al límite legal.
El nivel se había reducido en esa misma área a primera hora de ayer hasta ser 30 veces superior al límite, indicó TEPCO.
El Gobierno japonés indicó que aún es pronto para saber si los productos pesqueros de la zona están contaminados y aseguró que pronto se realizarán análisis para evaluar el impacto de la radiactividad en el mar.
Sin productos pesqueros
También apuntó a que en la actualidad en el mercado no hay productos pesqueros procedentes de Fukushima, al tiempo que instó a las vecinas provincias de Ibaraki y Chiba a estrechar los controles en este sector.
La radiactividad de la central también ha saltado fronteras, aunque de forma muy leve. Las estaciones de medición de la Comisión del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO) han registrado trazos de radiación supuestamente procedente de la central nuclear de Fukushima (Japón) en la costa este de Estados Unidos.
Concretamente, se registraron radioisótopos, es decir, partículas radiactivas, como el yodo-131, pero sus valores, o la intensidad de su radiación, así como la densidad de las partículas en el aire, se han reducido en su camino desde el Pacífico hasta la costa este de EEUU, en el Atlántico.
Las autoridades canadienses también han detectado un aumento de los niveles de radiación en la costa del Pacífico del país pero añadieron que el aumento es "mínimo" y "no constituyen un riesgo a la salud".
Mientras, Tokio sufre escasez de algunos productos, especialmente de leche, mientras que volvió al régimen de apagones y ahorro energético que mantiene a zonas comerciales a media luz y ha obligado a cerrar algunos negocios temporalmente.
En algunos supermercados había carteles en los que se pedía a los clientes no acumular víveres, en especial leche, de la que no su pueden adquirir más de un tetrabrik por persona.
España incrementa los controles sobre los productos importadosEl Gobierno español ha decidido incrementar los controles sobre los productos importados de Japón. El Grupo de seguimiento de la crisis en Japón celebró su sexta reunión en La Moncloa y adoptó esa medida siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales en aplicación del "principio de precaución". También habrá más vigilancia radiológica sobre los productos manufacturados que entran fundamentalmente por los grandes puertos.
Ese control se realizará través del protocolo Megaport, que supervisa la Agencia Tributaria, y en colaboración con técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).
La Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, explicó que, desde que se activaron los protocolos europeos para controlar la entrada de posibles productos radiactivos de Japón, no ha entrado ningún alimento procedente de este país. No obstante, siguen activos los controles sobre estos productos en los 42 puntos fronterizos españoles, 22 puertos y 20 aeropuertos, donde trabajan 400 profesionales.
Al margen de esta cuestión, los responsables del Ministerio de Sanidad, de Protección Civil y del CSN analizaron en la reunión el protocolo de suministro de yoduro potásico, que evita la absorción del yodo radiactivo emitido en un accidente nuclear y que reduce el riesgo de cáncer de tiroides.
El Ejecutivo subraya que se trata de un medicamento que no debe utilizarse si no lo recomiendan las autoridades y aconseja a las personas que residen en Japón o van a viajar al país que sigan los consejos del Gobierno nipón.
Las pastillas de yoduro potásico, añade, se suministran de forma preventiva única y exclusivamente en zonas de evacuación por contaminación radiológica. El Gobierno destaca que España tiene reservas suficientes de yoduro potásico para enviar a Japón en caso de que fuera necesario.
La comisión de seguimiento analizó también la información del CSN sobre la central nuclear de Fukushima y el informe diario sobre la colonia española residente en Japón, que muestra que se ha reducido notablemente el número de consultas y llamadas a la Embajada en Tokio.
La peor crisis humanitariaJapón está viviendo su peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, con falta de combustible, lluvia congelada y cortes de electricidad, aunque quienes participan en las labores de ayuda informan de que existen progresos ya que algunas carreteras destrozadas han sido reabiertas y se están construyendo nuevas casas. Las cifras en el desastre siguen siendo impresionantes. Se estima que las pérdidas económicas ascenderían a 175.000 millones de euros. Hay unas 21.000 personas muertas o desaparecidas, 319.000 evacuados, 2.131 refugios, unos 2,4 millones de personas sin acceso a agua corriente y unos 221.000 hogares sin electricidad. La lluvia ha dejado en tierra a varios helicópteros que reparten la ayuda durante la última semana, obligando a las autoridades a distribuirla por carretera y retrasando su llegada, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU. El acceso al agua "sigue siendo una preocupación" en once prefecturas, según el organismo.
volver arriba

Activar Notificaciones