Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

La primavera que no llegó a Arabia Saudí

  • El príncipe Nayef, nombrado como heredero del trono saudí esta semana, valora como dañinas las influencias occidentales y cree que la democracia es prescindible. Además, es el responsable de la represión contra los manifestantes chiítas

Imagen de la noticia
El príncipe Nayef, de 78 años. EFE
  • ANNE-BEATRICE CLASMANN . DPA. RIAD/EL CAIRO
Actualizada 30/10/2011 a las 01:05

EL rey Abdullah confirmó al príncipe Nayef como su sucesor, algo que alegra a los saudíes conservadores, los mismos que se oponen a que el reino islámico se abra, pues el príncipe está considerado una persona de poder que valora como dañinas las influencias occidentales y para quien la democracia es algo prescindible.

La noticia no sorprendió a nadie en Arabia Saudí, pues, desde hace años, el príncipe es la segunda persona con más poder en el país. El controvertido príncipe se encuentra al frente del Ministerio del Interior desde hace 36 años. A diferencia de su medio hermano Abdullah, de 87 años, que siempre buscó el equilibrio y la armonía, el príncipe Nayef, de 78, es un hombre que divide.

Los religiosos islamistas más conservadores y la policía religiosa lo aprecian mucho, todo lo contrario que feministas, activistas chiítas y saudíes liberales, así como defensores de los derechos humanos.

"Miles de felicitaciones para el león del Ministerio del Interior, los ganadores del islam sunita", comentó sobre el nombramiento del príncipe un hombre en el foro-debate en internet de un diario saudí.

Una petición

"¡Que viva el rey!", clamó una periodista saudí que lucha contra la prohibición de conducir que rige en el país para las mujeres. El conocido defensor de los derechos humanos Walid Abu al Cheir unió felicitaciones públicas a una petición: liberar a todos los presos encarcelados por sus opiniones políticas.

Como ministro del Interior, el príncipe Nayef es también el responsable de la dura actuación policial contra manifestantes chiítas, que -inspirados por la primavera árabe- en los últimos meses protestaron en la provincia del este contra la discriminación de su grupo religioso.

Estas tímidas acciones de protesta nunca llegaron a tener unas dimensiones críticas para los gobernantes, pero como la minoría chiíta reside en los territorios donde se encuentran los yacimientos de petróleo, la familia real (que llegó al poder a través de una alianza con el clero sunita) reaccionó con nerviosismo.

Reparto de dinero

La casa real no sólo respondió con la represión. El rey Abdullah, para vacunar a sus conciudadanos contra el virus de la revolución, abrió en el mes de marzo las arcas del Estado y repartió dinero generosamente.

Introdujo un dinero para el desempleo y liberó más dinero para la construcción de viviendas y mezquitas.

El príncipe heredero, que, si nada lo impide, se convertirá en el próximo monarca tras la muerte del rey, no dará marcha atrás en estas reformas.

Sin embargo, a diferencia del rey Abdullah, que en los últimos años incentivó la formación de las mujeres en el sistema educativo, el príncipe Nayef está en contra de que la mujer trabaje.

Además, también rechaza ampliar la participación de la ciudadanía en la política, que, en la actualidad, ya es significativamente modesta.

Con comentarios públicos a un tema tan delicado como la herencia al trono, los saudíes suelen ser reservados.

Sin embargo, el ala más modernizadora de la familia Al Saud, a la que pertenece el príncipe Talal, encajó una derrota con el nombramiento del príncipe Nayef como heredero. Para esta familia, y para el país, la suerte está echada.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE