Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

La UE aprueba el nuevo régimen de sanciones a los países con déficit excesivo

  • Los ministros acordaron un mayor control sobre los derivados financieros, pero menos ambicioso que la propuesta inicial

  • EFE. BRUSELAS
Actualizada 05/10/2011 a las 01:01

La Unión Europea aprobó ayer de manera oficial la mayor reforma de las reglas de gobernanza de la unión económica y monetaria desde su creación hace más de una década, que incluye sanciones para impedir que se repitan crisis de deuda como la griega o burbujas inmobiliarias como la de Irlanda y España.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, anunció que actuarán con rigor.

"Tomen mi palabra: no dudaré en aplicar totalmente las nuevas reglas con rigor desde el primer día en que esas herramientas entren en vigor, como muy tarde el 1 de enero", señaló Rehn.

Los ministros europeos de Finanzas, reunidos ayer en Luxemburgo, dieron luz verde a un conjunto de seis medidas legislativas -cinco reglamentos (de aplicación inmediata) y una directiva- conocido como six pack, después de un año de intensas negociaciones.

Multas del 0,2% del PIB

La UE sólo contaba hasta ahora con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que exige a los países que su déficit no supere el 3% de su PIB y su deuda, el 60%. El PEC ya preveía sanciones por déficit excesivo para los Veintisiete, como la cancelación de fondos procedentes de la política de cohesión, que en la práctica nunca llegaron a aplicarse porque planteaban problemas de igualdad de trato entre países.

El régimen de sanciones actual queda intacto, pero se le añaden otras posibilidades, de manera que Bruselas no sólo reforzará la vigilancia sobre los Veintisiete sino que podrá imponer sanciones equivalentes al 0,2% de su PIB a los países del euro que no respeten los umbrales del PEC.

La aprobación de recomendaciones a los Veintisiete y de sanciones para los 17 países del euro seguirá un complejo proceso de mayorías normales e inversas, que incluye un posible veto de las multas cuando los gobiernos nacionales discrepen de la propuesta de Bruselas.

La reforma de la gobernanza económica incluye también la creación de indicadores más precisos para detectar desequilibrios macroeconómicos graves, como pérdida sostenida de la competitividad, crecimiento excesivo del crédito o burbujas inmobiliarias.

La nueva normativa europea se centrará también en evitar que se repitan episodios como el de Grecia, que falseó sus datos y estadísticas económicas.

A partir de ahora, los países de la zona del euro que falsifiquen sus estadísticas sobre déficit y deuda tendrán que afrontar una multa del 0,2% del PIB, un logro conseguido por la Eurocámara durante las intensas negociaciones de los últimos meses.

Presiones del Reino Unido

Por otra parte, el Reino Unido consiguió ayer descafeinar la norma para reforzar la supervisión europea de los derivados financieros, que han sido acusados de agravar la crisis de deuda. Los ministros de Economía de la UE han aceptado que el control de este tipo de instrumentos siga siendo fundamentalmente competencia nacional, tal y como pedía Londres porque allí se concentra alrededor del 50% de las operaciones.

Los derivados son productos financieros sofisticados que permiten obtener altas rentabilidades (o minusvalías) con menor capital. También permiten hacer apuestas bajistas sobre valores bursátiles o materias primas.

Según el acuerdo alcanzado en el Ecofin, que todavía debe negociarse en la Eurocámara, las autoridades nacionales serán las responsables de vigilar las cámaras de compensación donde se negociarán los derivados. También se crearán colegios de supervisores con representantes de los 27 Estados miembros para mediar en conflictos transfronterizos. Pero sólo podrán revocar una decisión nacional con el apoyo de los otros 26 países restantes.

La nueva norma sobre derivados obligará a registrar todas las operaciones en repertorios comerciales, a las que tendrán acceso las autoridades de supervisión, que podrán así detectar posibles acumulaciones de riesgo.

Grecia afirma ahora que puede aguantar un mes más sin ayuda

Grecia deberá esperar posiblemente hasta noviembre para percibir otro tramo de ayuda financiera que necesita para mantenerse a flote, a la espera de que sus socios europeos decidan sobre un segundo paquete de rescate.

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, afirmó ayer que Grecia cuenta con fondos hasta mediados de noviembre para cubrir sus obligaciones, cuando inicialmente dijo que no había para pagar las nóminas y pensiones de octubre.

"Podemos tener problema para alcanzar el objetivo de cerrar el déficit en el 8,5 % de PIB este año. Está en nuestras manos, del Estado y de los ciudadanos alcanzar ese objetivo", dijo Venizelos. Con este nuevo anuncio, el ministro puso en entredicho un objetivo que el Gobierno se había fijado hace tan solo dos días, en el Consejo de Ministros extraordinario donde se aprobó el borrador de los presupuestos generales de 2012, en el que se revisó el déficit para este año del 7,6% previsto inicialmente al citado 8,5%.

La bolsa de valores de Atenas se desplomó ayer y cerró a la baja un 6,28% y con fuertes pérdidas en banca. El índice ASE situó al nivel de hace 18 años.

Grecia se vio obligada a apretar aun más el cinturón de sus ciudadanos, tras constatar que hay un nuevo agujero en el presupuesto estatal de 4.500 millones de euros para este año.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE