Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Grecia pide clemencia a la UE tras admitir que incumplirá sus objetivos de déficit

  • El país heleno calcula que su endeudamiento alcanzará los 381.000 millones en 2012, el más alto de toda la UE

  • IÑAKI CASTRO . COLPISA. LUXEMBURGO
Actualizada 04/10/2011 a las 00:05

Grecia dejó ayer en manos de la Eurozona su supervivencia financiera. Tras admitir el domingo que no podrá cumplir con el objetivo de déficit acordado con sus socios, el Gobierno heleno anunció que da por cerrado el capítulo de los recortes. Atenas, que pronostica para el año que viene cifras positivas en sus finanzas públicas, se confesó incapaz de seguir accionando la tijera a las puertas de su cuarto año consecutivo en recesión. Los miembros de la moneda única deberán decidir ahora si se apiadan del país y aprueban la entrega del cheque de 8.000 millones que evitará su bancarrota.

El ministro de Finanzas heleno, Evangelos Venizelos, se presentó bien pertrechado en la reunión mensual del Eurogrupo celebrada ayer en Luxemburgo. No era para menos. Apenas unas horas antes, su Gobierno había reconocido públicamente que no llegará al techo de déficit del 7,6% pactado para este año. Esta afirmación supone todo un desafío a los socios del euro y especialmente a Alemania, que supedita la entrega de cualquier ayuda a la reducción fiscal.

Venizelos no esperó a que sus homólogos empezaran a removerse en la silla. En un comunicado distribuido antes de arrancar el Eurogrupo, el combativo ministro subrayó que su país "ha tomado todas las medidas difíciles y necesarias para cumplir las obligaciones contraídas". Incluso, pronosticó que en 2012 alcanzarán por primera vez "en muchos años" un superávit primario.

Es decir, que si a Atenas se le descontaran los pagos de deuda sus cuentas abandonarían los números rojos. Según sus cálculos, los ingresos superarían a los gastos en 3.200 millones.

Apoyado en esta cifra, Venizelos remarcó que su país está preparado para "ofrecer resultados" tras dos años de recortes. Por ello, rogó un margen de confianza a sus socios e insistió en que no pueden convertirse en el "chivo expiatorio" de la crisis.

La "troika"

El documento pronostica un batacazo en el PIB del 2,5%, el cuarto consecutivo. Precisamente, este es el argumento que utiliza a Atenas para justificar su incapacidad para cumplir con el techo de déficit. La deuda proseguirá su escalada hasta los 381.000 millones, el más elevado de toda Europa.

Los miembros de la zona euro debatieron en su largo encuentro la situación helena. La mayoría no quisieron adelantar si aflojarán la presión y desbloquearán la ayuda de 8.000 millones a Atenas. Esta decisión se tomará en una cita extraordinaria del Eurogrupo que se celebrará la próxima semana una vez que la troika formada por la Comisión, el BCE y el FMI concluya su análisis de las cuentas helenas. El veredicto llegará unos días antes de que el Gobierno se quede sin dinero para pagar sueldos y pensiones.

El comisario de Economía, Olli Rehn, sugirió que los socios podrían ablandar su postura y dar vía libre a la ayuda pese a los incumplimientos. "Grecia ha tomado importantes decisiones en las últimas semanas", remarcó en referencia al ERE para 30.000 funcionarios. El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, abogó por no apretar más a la sociedad helena. "El objetivo no es que el país muera curado, sino ayudarle realmente", indicó.

Los pros y los contras de aplicar a Grecia una quita del 50%

La advertencia realizada por el partido de Angela Merkel de que hay que ampliar al 50% la quita de la deuda helena ha echado más leña al fuego. ¿Hay que revisar las condiciones del segundo rescate? Los expertos llevan tiempo apuntando la necesidad de obligar a la banca a asumir una mayor carga al perdonar un mayor porcentaje, pero esa opción no está libre de riesgos.

¿Cuál es la aportación de la banca según las condiciones actuales?

Ante la presión de Alemania, que exigía la implicación de la banca en el segundo rescate a Grecia, en la cumbre del 21 de julio se acordó un plan de reestructuración de la deuda helena que contemplaba una quita del 21%. El objetivo, todavía no conseguido, era adherir "voluntariamente" a esa propuesta al 90% de las entidades financieras europeas, que tienen en sus manos 90.000 millones de euros en bonos griegos.

¿Es suficiente una quita del 21%?

Los expertos opinan que no y hace tiempo reclaman su ampliación hasta al menos el 50%. Los Presupuestos para 2012 elaborados por el Gobierno griego así lo avalan. Pese a esa quita del 21%, Atenas estima que su deuda se disparará hasta los 381.200 millones, con lo que pagará unos intereses anuales equivalentes al 7% del PIB, según José Carlos Díez de Intermoney. Eso es insostenible para cualquier país y más para Grecia, sumida en una profunda recesión.

¿Qué responde la banca?

La banca, muy castigada en bolsa por su exposición a la deuda soberana europea, no está dispuesta a asumir una mayor carga.

¿Qué riesgos entraña una mayor quita?

Los bancos griegos, que tienen en sus manos el 54% de la deuda nacional, serían los más afectados, seguidos de los franceses y alemanes. Pero el principal peligro es el contagio al resto de países periféricos, empezando por los otros dos ya rescatados, Portugal e Irlanda. El caso griego crearía un importante precedente y dispararía el temor a que ocurra lo mismo en otras economías frágiles.

NUEVAS PREVISIONES

Cuatro años de recesión. El PIB griego decrecerá este año un 5,5% y el próximo un 2,2%.

Deuda pública. En 2012 crecerá en 17.000 millones hasta situarse en 381.200 (el 172% de su PIB).

Más paro. La tasa de desempleo subirá del 15% al 16%.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE