Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Gadafi habla de negociación mientras sus últimos leales disparan misiles

  • La ciudad de Sirte aguanta el cerco de los rebeldes, como último bastión de las fuerzas de la dictadura

Imagen de la noticia
Milicianos del Consejo Nacional de Transición detienen en barrios del sur de Trípoli a sospechosos de ser mercenarios en las tropas de Gadafi. REUTERS
  • ALFONSO BAULUZ . EFE. TRÍPOLI
Actualizada 29/08/2011 a las 00:05

Muamar el Gadafi agotó dos de sus últimas bazas para encontrar una salida: una llamada a negociar, rechazada por los rebeldes, y la puesta en acción de una lanzadera móvil de misiles balísticos Frog 7, neutralizada por la OTAN. El que durante 42 años fuera el líder de Libia telefoneó a través de su portavoz Ibrahim Musa a la agencia de noticias estadounidense AP en Nueva York para pedir una negociación, pero fue rechazada contundentemente en Trípoli por el Consejo Nacional de Transición (CNT).

Además, según informó el general británico Nick Pope, aviones británicos neutralizaron la lanzadera con sistema de guía Paveway, que, según dijo, representaba una "significativa amenaza para la población civil de Trípoli".

Estas parecían ser dos de las últimas cartas del coronel, cuyas tropas fueron de nuevo duramente castigadas en la madrugada de ayer, durante su retirada al sur de la ciudad.

"Criminales en fuga"

El ministro provisional del Interior del CNT, Ahmed Darrat, indicó que "no hay negociación posible" con Gadafi, y añadió que "recibirá un trato justo y legal".

Poco después, el titular de Información del CNT, Mahmud Shamam, afirmó que Gadafi y sus hijos serán detenidos muy pronto. "Son criminales en fuga. No hay negociación con Saadi, el hijo del dictador".

No está claro el paradero de Gadafi y sus hijos, pero es posible que su fallida invitación a la negociación delate su precaria situación, tal vez en torno a los últimos reductos organizados de resistencia, a unos 40 kilómetros al sur de la capital.

El abastecimiento

Mientras tanto, en el puerto de Trípoli, cuatro barcos descargaron ayer agua y otros suministros básicos. Otros 16 buques aguardaban para descargar, aunque el ritmo era muy lento, pues los muelles no disponen de suficientes estibadores y las grúas no funcionan aún con normalidad.

Los portavoces del comité de estabilización, explicaron ayer que contaban con el agua, el carburante y los medicamentos precisos para abastecer a la población de la capital libia.

En las calles de Trípoli, sus habitantes trataban de recuperar la normalidad tras más de seis meses de guerra y con el fin del ramadán a la vista, el primero en 42 años sin el coronel que gobernó a su antojo el país.

La realidad de la guerra continúa presente, no sólo por las negociaciones en curso con las tribus en Sirte, la ciudad natal de Gadafi y el principal bastión en su poder, sino por la ingente tarea de asistencia a los heridos, la amenaza de los francotiradores y la identificación de los cadáveres, cuya cifra exacta nadie ofrece.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE