Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ELECCIONES

El socialdemócrata Fico barre en Eslovaquia a una derecha dividida

Robert Fico celebra con sus simpatizantes en la sede de la formación política en Bratislava (Eslovaquia) tras las elecciones legislativas
Robert Fico celebra con sus simpatizantes en la sede de la formación política en Bratislava (Eslovaquia) tras las elecciones legislativas
EFE
  • EFE. BRATISLAVA
Actualizada 11/03/2012 a las 17:34
El Partido Socialdemócrata (SMER) se ha proclamado este domingo el gran vencedor de las elecciones legislativas celebradas la víspera en Eslovaquia, con las promesas de crear estabilidad y empleo, y aprovechando la debilidad de una derecha desacreditada por un caso de corrupción sin precedentes.

Fico hizo de su crítica del desempleo, situado en el 13 por ciento -si bien en algunas zonas del Este y Sur del país supera el 30 por ciento-, uno de los ejes de su campaña.

El electorado ha castigado duramente en estos comicios a la Unión Democrática (SDKU) por la trama de corrupción "Gorila", que afloró tras las escuchas, realizadas en un piso de Bratislava en el período 2005-2006, a políticos y empresarios conchabados en procesos de privatización.

El caso desató un clamor popular desde enero, cuando empezaron a sucederse protestas callejeras, que casi siempre acabaron con serios altercados con la policía.

La fuerza de Fico ha logrado, según los datos oficiales preliminares, un 44,4 por ciento de apoyo, lo que se traduciría en una mayoría absoluta de 83 escaños (sobre un total de 150).

Este resultado le permite gobernar en solitario, aunque ha cursado una invitación a la mesa negociadora para los otros cinco partidos que entran en el Consejo Nacional.

De llegarse a un acuerdo con cualquiera de esos partidos, se lograría una mayoría constitucional de tres quintos de la cámara.

La oferta de alianza ha sido rechazada por todos menos por los húngaros moderados, según declararon este domingo en Bratislava sus respectivos líderes.

Acosada por la oscura trama de corrupción "Gorila", la hasta ahora gobernante SDKU, encabezada por el veterano Mikulas Dzurinda, ha salido escaldada de los comicios, en los que perdió el 60 por ciento de sus escaños.

Además del escándalo por corrupción, otro punto negro de esta legislatura ha sido, según declaró el analista político Michal Horský al canal privado TA3, la falta de liderazgo de la primera ministra, la socióloga Iveta Radicova, si bien logró avances en la transparencia de la administración pública.

Pero también se ha achacado al "tetrapartito" (conservadores, democristianos, liberales y minoría húngara moderada) un fin de legislatura caótico, debido a los fallos informáticos en Hacienda, que impidió la recaudación de impuestos, o un escándalo de escuchas a periodistas realizado por el contraespionaje militar.

A pesar de ello, de los antiguos socios de coalición de SDKU, solo los liberales han sufrido un descalabro similar, bajando de 22 a 11 diputados, y eso a pesar de ser una fuerza de protesta surgida poco antes de las pasadas elecciones de 2010.

Las credenciales del Gobierno saliente han sido unas finanzas públicas consolidadas y haber rebajado el déficit fiscal al 4,6 por ciento del PIB en 2011.

Asumieron el poder, precisamente de Fico, en junio de 2010 con fuertes desequilibrios en las cuentas nacionales, en parte debido a la crisis económica y financiera desatada en 2007.

Fico endeudó al país durante su último mandato (2006-2010) y elevó el déficit fiscal por encima del 8 por ciento.

Sin embargo, el primer ministro electo tendrá ahora poco espacio de maniobra para aplicar más políticas sociales y al mismo tiempo cumplir con los requerimientos del pacto fiscal de la Unión Europea.

"Queremos apoyar el crecimiento, el empleo, pero sin apretar más a la rentas medias y bajas", matizó Fico, que ha anunciado en su campaña gravar más a las rentas altas, por encima de 35.750 euros, y no aumentar el IVA y sí el impuesto bancario.

El socialdemócrata dejó claro que el objetivo de estabilidad fiscal se conseguirá con políticas de crecimiento y no solo de austeridad.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE