Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Atacama, un año después

  • "Sabíamos que no iban a dejarnos solos", dice el minero Omar Reygadas al recordar los 70 días sepultados

Imagen de la noticia
El minero Claudio Yáñez posa junto a su esposa y su hijo sosteniendo una bandera conmemorativa. Entre los dos, el ministro de Obras Públicas. EFE
Imagen de la noticia
El minero Omar Reygadas. EFE
  • GERARD SOLER . EFE. COPIAPÓ (CHILE)
Actualizada 14/10/2011 a las 00:03

EL minero Omar Reygadas, uno de los 33 de Atacama, recuerda con emoción el rescate en la mina San José, hace un año. Reconoce que en los 70 días que estuvieron sepultados, a 700 metros de profundidad, sufrieron lo indecible, pero asegura que nunca perdieron la esperanza de salir a la superficie.

"Desde el principio sabíamos que no iban a dejarnos dentro, que nos iban a sacar, vivos o muertos, pero nos iban a sacar", explica Reygadas, de 57 años.

En el patio del Museo Regional de Copiapó, Reygadas observa con una mezcla de alivio y nostalgia la cápsula Fénix 2, la misma que se utilizó en un mediático operativo de rescate cuyo primer aniversario se conmemorará mañana en el norte de Chile.

"Nos encomendamos mucho a Dios", señala este veterano trabajador, que recuerda la explosión de alegría cuando el 22 de agosto del pasado año una de las sondas perforó la roca y llegó hasta el refugio donde los trabajadores permanecían incomunicados y casi sin comida desde hacía 17 días.

"El día que llegó la sonda fue el más feliz de nuestras vidas, más que cuando salimos de la mina. Ahí vimos que teníamos posibilidades de salir. Lo que más nos angustiaba era no poder comunicarnos", relata.

Otra vida

Después de que arriba recibieran el mensaje "Estamos bien en el refugio los 33", con varias sondas mandando agua, ropa y comida, y con tres perforadoras agujereando la roca, el principal motivo de angustia pasó a ser el mal estado de la mina San José.

"Unos días antes de salir hubo explosiones en el interior del cerro, ese fue el momento en que más susto pasamos. Tuvimos mucho miedo", señala Reygadas.

Del 13 de octubre de 2010, cuando se convirtió en el decimoséptimo minero en emerger a la superficie, recuerda "la luz y el aire fresco" y la desesperación porque no veía a uno de sus hijos que le había prometido que lo esperaría arriba.

Desde ese día, la vida de Omar Reygadas, como la del resto de sus compañeros, ha cambiado radicalmente. "He pasado de ser un minero anónimo a una persona conocida en muchos sitios", reconoce.

A los 57 años, con cinco hijos ya mayores, 14 nietos y 4 bisnietos, Reygadas ha dedicado buena parte del último año a viajar, respondiendo a las invitaciones que les han llovido de medio mundo tras el épico rescate.

Pero además, ha aprovechado su experiencia minera y su fluidez oratoria para dictar conferencias de motivación a jóvenes en Guatemala, Costa Rica, Estados Unidos y Canadá.

Y si algún día estas ofertas escasean, buscará nuevamente un trabajo estable, incluso en otro yacimiento, el hábitat donde ha pasado cerca de 30 años de su vida. No le da miedo.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE