Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
europa

Mario Draghi se queda, de nuevo, como un llanero solitario

  • El presidente del BCE abundará en las próximas semanas en su mensaje de que son necesarios más esfuerzos desde los gobiernos nacionales

Mario Draghi

Mario Draghi

EFE
12/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
Quizá sea una 'defecto' de los grandes mandatario del Sur, pero a Mario Draghi le gusta leer prensa deportiva. De hecho, más de una vez ha sido cazado los lunes repasando en el avión la 'Gazzetta dello Sport'. Así se lo han recordado en multitud de ocasiones ciertos diarios alemanes no muy 'draghistas' (la verdad que encontrarlos en Alemania no es complicado). Es futbolero y en el fútbol, hay una frase que todos conocen. Está escrita en Liverpool, en el estadio de Anfield. 'You will never walk alone', "nunca caminarás solo". Seguro que Draghi ha pensando en esta frase en más de una ocasión, tan simple y tan rotunda. Porque el presidente del Banco Central Europeo (BCE) se ha convertido en el nuevo llanero solitario de la Eurozona, como puede comprobarse en su histórica intervención del jueves. Lo dio todo, quemó todo. Su mensaje fue mucho más político que monetario. "Ahora os toca a vosotros, yo llego hasta donde llego", sugirió las grandes capitales de la Eurozona. Porque muchos dirán demasiado tarde o demasiado poco, pero también demasiado solo.

"Para obtener todos los beneficios de nuestras medidas de política monetaria es necesaria la contribución decisiva de otras políticas. La actual recuperación cíclica debería verse apoyada por medidas estructurales (...) Una aplicación ágil y efectiva de ellas en un entorno de orientación acomodaticia de la política monetaria, no sólo aumentará el crecimiento económico sostenible en la zona del euro, sino que también incrementará la resistencia de la zona frente a perturbaciones globales". Lo dijo el jueves, pero lo viene repitiendo desde octubre de 2014. Sin mucho éxito, como muestra el hecho de que se vea obligado a reiterarlo en cada comparecencia pública. "La política monetaria por sí sola no basta para acabar con la crisis", insiste. Al otro lado, sólo se ello el eco de sus palabras.

El pesimismo se ha apoderado de Draghi. Es la sensación que en los últimos meses viene transmitiendo en encuentros privados, como desveló este diario. Ve a una Bruselas anclada a la ortodoxia más inflexible, una Alemania agazapada a la defensiva, una Francia atenazada por el calendario electoral, una Italia rebelde pero impotente y a una España sumida en una incertidumbre que puede tirar todo por la borda. Porque el euro son 19, pero al margen de los cuatro grandes y quizá Holanda, la quinta del club, poco importa. Duro mensaje de Constancio El jueves, el BCE volvió a pedir reformas, aplicar con coherencia las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, pero también cambiar la estrategia actual para fomentar un crecimiento "mediocre", como lo definió el ministro Luis de Guindos el lunes en el Eurogrupo. Pese a todo el viento de cola (petróleo, BCE...), la zona euro sólo logró crecer el 1,6% en 2015, siendo España, el nuevo gran temor de Europa, la que sustentó esta media al hacerlo al 3,2%. Y si Madrid se cae... Quizá algo estén pensando en Fráncfort cuando se revisaron a la baja las previsiones de este año, dejándolas en el 1,4%.

Draghi no tiró la casa por la ventana por los bajos precios del petróleo. No. Lo hizo por el crecimiento. "Este paquete de estímulos no es una reacción exagerada a los precios del crudo, es una reacción adecuada al debilitamiento de las perspectivas de crecimiento". ¿Qué pide a los países? Reformas estructurales, pero también más inversión y una mejor estrategia fiscal. Tras asegurar que "las medidas destinadas a aumentar la productividad y mejorar el entorno empresarial, incluidas unas infraestructuras públicas adecuadas, son fundamentales para incrementar la inversión e impulsar la creación de empleo", subrayó que "las políticas fiscales deberían apoyar la recuperación económica y que todos los países deben esforzarse para lograr una composición de las políticas fiscales más favorable al crecimiento".

Pero Bruselas es un muro en lo fiscal. Que lo digan a España, que le siguen pidiendo más y más para que cumpla las reglas de gasto. Francia e Italia siguen protestando por esta escasa cintura de la Comisión, pero Alemania sigue siendo implacable. Unos tanto y otros tan poco. Es que Berlín está apercibida por el Ejecutivo comunitario por gastar poco, por no tirar del carro, por tener un nivel de inversión inferior al de 2010, por registrar desde 2007 balanzas por cuenta corriente que ronda el 8% del PIB, dos puntos superior al límite estipulado por los eurócratas. Con esta mentalidad no es de extrañar que este viernes, el principal periódico económico alemán, el 'Handelsblat', ilustrara su portada con una foto del italiano fumándose un puro mientras quema un billete de 100 euros. Los ahorradores son los grandes perdedores de las medidas adoptadas por el BCE, pero en Alemania cuesta entender que el euro son 19 países y que las medidas del Eurobanco se adoptan por una mayoría del Consejo de Gobierno, formado por 25 personas.

Las críticas al llanero solitario han sido muchas en las últimas horas. Lo del jueves no fue normal. Prueba de ello es que este viernes, 24 horas después, el número dos del BCE, Vítor Constancio, emitió un artículo traducido a cinco idiomas (inglés, francés, alemán, española y holandés... los grandes, ya saben) para defender las medidas tomadas y asegurar que "si esas otras políticas (la fiscal o las reformas) no pueden o no quieren contribuir de manera significativa, entonces no sólo es erróneo comenzar a menospreciar la política monetaria, sino que es realmente peligroso". Recordó que sin sus programas de estímulo, la inflación hubiese sido del -0,33% durante 2015 y que el crecimiento hubiese sido el 0,66% inferior. "Para normalizar la inflación en la zona del euro necesitamos urgentemente un mayor crecimiento", recalcó Constancio. Pero el BCE, de momento, camina solo.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra