Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
elecciones en ee uu

​Los republicanos se lanzan a la carrera contra 'Supertrump'

  • El Supermartes ha creado un Supertrump que amenaza con destruir el partido de Ronald Reagan

​Trump suma una nueva victoria en las elecciones primarias de Nevada

Donald Trump celebra su victoria en el 'Supermartes'

EFE
Actualizada 03/03/2016 a las 09:23
Etiquetas
  • colpisa. nueva york
Si Marco Rubio representa al 'establishment' del partido conservador, el marcador de las primarias republicanas es, por ahora, Rubio: 1-Trump: 10. El único Estado que ganó el senador de Florida es Minnesota, donde el pequeño porcentaje de la población que participó en los caucus del territorio más liberal del Medio Oeste no se considera representativo del país. En realidad, el Supermartes ha creado un Supertrump que es como una superbacteria, inmune a todos los antibióticos conocidos, y amenaza con destruir el partido de Reagan.

Hay otra opción, por remota y amarga que parezca: Ted Cruz. El senador de Texas, aupado por el Tea Party, sumó tres Estados (Texas, Oklahoma y Alaska) a su primera victoria de Iowa pero, en palabras del senador Lindsey Graham, tener que optar entre Trump y Cruz "es como elegir entre morir de un tiro o envenenado". Cuando se le preguntó si al final apoyará a Trump si es el nominado, el legislador de Carolina del Sur no logró convencerse a sí mismo. "Pregúntame después de la convención", decidió.

La convención del partido en Ohio se perfila ya como el último frente de guerra para evitar que el despótico multimillonario que, al principio, parecía un elemento de color en las primarias conservadoras se convierta en el hombre que dispute la Casa Blanca a Hillary Clinton en noviembre. Quedan por votar más de dos tercios de los 50 Estados pero el liderazgo de ambos ya parece inevitable. La diferencia es que si los demócratas están preparados para unirse sin reservas tras cualquiera de los dos aspirantes que buscan la representación del partido de Obama, entre los conservadores Trump es una píldora de cianuro. "Destruirá el Partido Republicano y si gana la Casa Blanca destruirá el país", sentenció Tom Delay, exlíder de la formación en el Senado. Los pesos pesados del 'establishment', aferrados hasta ahora a la idea de que el magnetismo de Trump se disiparía, empiezan a salir en tropel para hacerle frente. "Soy republicano de toda la vida, espero tener un papel activo en la campaña, pero Trump hace que sea muy difícil apoyarle cuando llama mentiroso al anterior presidente de nuestra formación, explicó el congresista de Nueva York Peter King, que conoce bien al magnate inmobiliario.

CARSON RENUNCIA

La contienda republicana a cinco bandas se aligeró con la renuncia del neurocirujano retirado Ben Carson, que el verano pasado llegó a ser el favorito en las encuestas pero ya no ve "un camino para la nominación". Sus posibilidades se derrumbaron ante el escrutinio de los focos y el miedo generalizado tras los atentados de París. Según las encuestas a pie de urna, el 78% de los republicanos que votaron el martes en Alabama apoyan la medida propuesta por Trump de vetar temporalmente la entrada de todos los musulmanes. El porcentaje es sólo ligeramente menor en Georgia, Tennessee, Virginia y Carolina del Sur. El exsenador Delay considera que los otros tres candidatos que quedan, aparte de Trump, deben continuar para frenarle. "Especialmente (el gobernador de Ohio) John Kasich, porque sin los delegados de Ohio Trump no tendrá suficientes para alzarse como nominado en la convención". En sus palabras se intuye que un sector del partido está dispuesto a canibalizarse en ese encuentro para evitar que les represente tal personaje. De todos, el que más peso moral tiene, por ser el último que llevó la batalla presidencial hasta las urnas, es Mitt Romney, que anuncia un discurso para hoy. A juzgar por el tono de su cuenta de Twitter, plantará cara al magnate y conminará a su partido a reaccionar antes de que sea demasiado tarde. Sostiene, además, que las declaraciones de impuestos de Trump contienen alguna bomba, pero se desconoce si la hará explotar.

Desde uno de sus hoteles de lujo en Palm Beach (Florida), donde intentará rematar a Marco Rubio, Trump convirtió su celebración del Supermartes en una especie de coronación. En un teatro con lámparas de araña y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie convertido en resignado maestro de ceremonias, el multimillonario se presentó como "un unificador". En cuanto tenga atada la nominación se dedicará "a atacar sólo a una persona: Hillary Clinton", y a entenderse con los líderes del partido, por las buenas o por las malas: "A Paul Ryan -líder de la mayoría en el Congreso- no le conozco mucho, pero nos vamos a llevar bien", aseguró. "Y si no, ¡pagará un gran precio!".

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra