Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CRISIS REFUGIADOS

Merkel planta cara a sus críticos y asegura tener "bajo control" la crisis de los refugiado

  • "La mejor manera de afrontar el problema es en su origen", dijo la líder cristianodemócrata

Gauck y Merkel celebran en Fráncfort la reunificación de Alemania
La canciller Angela Merkel
EFE
  • COLPISA. MADRID
Actualizada 14/11/2015 a las 06:00
La canciller alemana, Angela Merkel, negó ete viernes con vehemencia que la marea de refugiados haya desbordado a su Gabinete, rechazó las afirmaciones de que en su propia Unión Cristianodemócrata se esté fraguando una rebelión contra su persona y expresó su decepción por la falta de solidaridad en Europa en esta crisis. "La canciller tiene la situación bajo control, también todo el Gobierno federal", afirmó Merkel hablando en tercera persona al ser entrevistada en el programa '¿Y ahora qué, señora Merkel?' de la cadena pública de televisión ZDF.

Sonriente y con chaqueta roja, la canciller no tuvo un solo momento de nerviosismo, ni una muestra de debilidad en la media hora que duró la entrevista, en la que insistió en defender las mismas ideas y planteamientos que hace dos meses. Como cuando rechazó de nuevo establecer una cifra máxima de acogida: "No puedo plantear límites unilateralmente. Lo que no podemos decidir en Alemania por nuestra cuenta es quién puede y quién no puede venir". De esa manera plantó cara a dirigentes de su propia formación como el primer ministro de Sajonia-Anhalt, Rainer Haseloff, o el titular de Finanzas de Baviera, Markus Söder, que poco antes habían insistido en la necesidad de marcar un tope de acogida cuando el país ha recibido ya en lo que va de año a más de 800.000 refugiados. "Soy partidaria de ofrecer un rostro amable de Alemania. Es mi manera de mostrar una cultura de bienvenida", subrayó la canciller.

Merkel negó también haber perdido el control de su Gabinete, como podrían intuirse por declaraciones críticas de sus ministros de Interior y Finanzas, Thomas de Maizière y Wolfgang Schauble. Dijo discrepar de la visión del jefe del Tesoro, que comparó la ola migratoria con un alud de nieve, y afirmó que trabaja con ambos en armonía. Asimismo insistió en su mantra a la hora de afrontar la crisis de los refugiados.

"No tengo duda alguna de que al final lo conseguiremos", dijo una canciller que mantiene "absolutamente" el curso que se ha marcó desde el comienzo. "Yo sigo luchando, lucho por el camino que me he imaginado", subrayó Merkel.

La canciller defendió también las recientes medidas tomadas por los socios de la coalición gubernamental para regular la acogida y el registro de los peticionarios de asilo y subrayó la necesidad de "retornar a una situación en la que las fronteras exteriores estén controladas". En ese sentido abogó por la reactivación del Convenio de Dublín para un justo reparto de las cargas en la Unión Europea, aunque -dijo- "hay muchos obstáculos por superar" en esa cuestión. También expresó su decepción por la actitud insolidaria de una gran parte de los socios de la UE y señaló que hay que lograr distribuir 160.000 refugiados del sur de Europa entre los países miembros, como se acordó en Bruselas.

Después de elogiar al Gobierno de Ankara por acoger a dos millones de refugiados sirios desde el comienzo de la guerra, Merkel consideró que para acabar con el flujo de peticionarios de asilo que llegan a través de Turquía es necesario ayudar a ese país, también negociando el envío a Europa de contingentes de demandantes de asilo por la vía legal. "La mejor manera de afrontar el problema es en su origen", dijo la líder cristianodemócrata.

Rebelión en Baviera La Unión Socialcristiana (CSU), que gobierna ininterrumpidamente Baviera desde la Segunda Guerra Mundial y forma el binomio conservador alemán con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, se ha visto confrontada con lo que se ha dado en llamar una "rebelión monacal". En una carta abierta, abades, priores, abadesas y madres superioras del Estado más rico de Alemania critican abiertamente al partido que lleva el cristianismo en su nombre por exigir un trato restrictivo para los refugiados. En la lista de 45 firmantes no falta una sola de las órdenes relevantes en el Estado y todas exigen del primer ministro de Baviera y líder de la CSU, Horst Seehofer, que "abandone inmediatamente una retórica que coloca a los huidos en la sombra" y contemple a los refugiados "como hermanos y hermanas que necesitan de nuestra solidaridad".

El texto de la carta está lleno de mensajes que podrían valer para cualquier sermón dominical, como el llamamiento a practicar una "cultura de compartir", pero también de claras demandas políticas. Seehofer debe renunciar "incondicionalmente" a la exigencia de crear "zonas de tránsito y centros de retención" para refugiados en la frontera con el fin de filtrar antes de su entrada en Alemania a aquellos sin posibilidades de ser admitidos como asilados.

Es mas, los dirigentes religiosos de los 45 monasterios, conventos y abadías reclaman de Seehofer marcha atrás en la reciente decisión parlamentaria de que los países de los Balcanes Occidentales son lugares de origen seguro y sus ciudadanos, por tanto, no pueden ser considerados refugiados sino simples migrantes económicos. Consideran que la corrupción y la represión de las minorías en aquellos países deben tomarse en serio y las peticiones de asilo estudiadas de manera individual y no ser rechazadas colectivamente.

En un estado políticamente aconfesional, aunque profundamente católico en el plano social, Seehofer no puede hacer oídos sordos a líderes religiosos como el propio cardenal de Múnich, Reinhard Marx, quien recientemente preguntó: "¿qué será de los refugiados si nosotros no les ayudamos?". Y tampoco cuando los jefes monásticos expresan abiertamente su profundo descontento con la CSU. Recuerdan además la gran disposición de una mayoría de la población a ayudar. "Un tesoro que hay que cuidar y con el que hay que perfilar la sociedad", dicen los religiosos.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE