Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
GRECIA

​Grecia siembra de dudas el euro

  • El órdago de Syriza ha despertado muchos temores sobre la reversibilidad de la moneda única, vulnerable a los vaivenes políticos en los Estados miembro

0
05/07/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. BRUSELAS (BÉLGICA)
Mario Draghi, el mago de las palabras, insiste en la idea. De forma machacona, para que los mercados, que siempre contienen su respiración cuando el banquero italiano toma la palabra, sepan alto y claro que el "euro es irreversible". Así lo viene repitiendo desde 2012, cuando todo parecía perdido. "El euro es irreversible". Lo dicen en Fráncfort, en Washington, en Londres, en Shanghái... "El euro es irreversible". Lo dice 'Súper Mario', el presidente del BCE, el mismo que en 2012 pronunció el histórico 'whatever it takes' (haré lo que sea necesario) que con el plácet de Angela Merkel logró que grandes potencias como España o Italia escaparan del abismo. Y ahora, con ese Guadiana llamado Grecia más revuelto que nunca, la UE se ha visto obligada a activar todos sus mecanismos de defensa. "El euro es irreversible", insisten. ¿Seguro? Grecia no supone ni un 2% del PIB de la Eurozona. En términos comparativos nominales, supondría más o menos lo mismo que aporta Extremadura a la riqueza de España. Dicho de otro modo. En una situación normal, el problema es más que salvable. Pero en Grecia, sin embargo, hace mucho tiempo que dejó de ser todo normal, antes de la Troika (su endeudamiento era brutal) y después de la llegada de los hombres de negro del FMI, el BCE y la Comisión, que ahora hace cinco años llegaron a Atenas y erraron en gran parte del recetario. El dietista exigió perder 20 kilos en una semana y obviamente, era imposible. Así que ahí está de nuevo Grecia, ese 2% que está logrando poner en jaque la propia irreversibilidad de la moneda única.

ESCUCHEN

"La salida de Grecia de la zona euro, que era un objeto teórico, ya no puede desgraciadamente excluirse". La frase es de esta misma semana y la acuña Benoît Coeuré, el integrante francés del comité ejecutivo del BCE, el sanedrín de seis personas liderado por Draghi. Un mensaje de enorme calado que está siendo repetido en todas las capitales comunitarias de cara al referéndum que este domingo se celebra en Grecia, una consulta que podría suponer el principio del fin del país heleno en el euro a corto o medio plazo. Si sale el 'No' y la UE mantiene su pulso, el dracma podría ser el único futuro de los griegos. Dicho de otro modo, el euro dejaría de ser irreversible.

La coalición de la izquierda radical de Syriza y su líder, Alexis Tsipras, han puesto contra las cuerdas la propia filosofía del euro lanzando un órdago inédito desde que empezó a circular el 1 de enero de 2002. El Gobierno democrático heleno no reniega del euro, todo lo contrario, pero sí rechaza someterse a los corsés que en cambio sí apoyan las otras 18 democracias que constituyen el euro. Por si fuera poco, los Tratados no contemplan que un país pueda ser expulsado del euro ni tampoco que pueda solicitar salirse de forma voluntaria sin hacerlo de la UE. Un callejón sin salida. Ha pasado en Grecia, pero nadie descarta que las nuevas fuerzas populistas pueden desencadenar situaciones similares en otros países de la Eurozona. El primero, España, aunque Podemos ya se ha apresurado en desmarcarse de Syriza.

¿El euro está condenado a estar siempre cuestionado por los vaivenes políticos que se produzcan en sus Estados? "No podemos cambiar las reglas cada vez que haya elecciones en un país. Yo he sido primer ministro de Finlandia y jamás he ido a unas elecciones prometiendo cosas que pagarían los demás", aseguró el comisario Jyrki Katainen en una reciente entrevista con este diario.

INFORME DE LOS 5 PRESIDENTES

Bruselas contiene la respiración. Como ya ocurrió tras la crisis de Lehman Brothers, no hay guión sobre el que actuar. No hay precedentes y esto no es buena señal para Atenas, que podría servir de conejillo de indias para futuras crisis. "Cada vez está más presente aquello que dijo uno de los padres fundadores, Jean Monnet, lamentando que Europa sólo es capaz de avanzar a golpe de crisis", admite un ex alto cargo comunitario a un reducido grupo de corresponsales.

No son pocas las voces, sobre todo en el Norte (especialmente en Alemania), que ya hablan de dar el paso y atreverse a idear una Eurozona sin la 'rebelde' Grecia tras cinco años tan críticos. A medio plazo, con el Eurobanco dispuesto a comprar toda la deuda soberana que haga falta, el impacto financiero podría soportarse relativamente bien. "Estamos mejor preparados que en 2012, somos más fuertes", recalcó el miércoles la canciller alemana, Angela Merkel. Pero el problema no es tan económico como político. "Si sale Grecia, eso significaría que el euro ya no es irreversible", admitió esta semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Quedarían 18, jurando y perjurando que "son más fuertes y fieles que nunca", que sólo piensan en más integración y no en ruptura... Ahí está el llamado Informe de los cinco presidentes, recién sacado del horno y que propone la creación de un sistema común de garantía de depósitos bancarios y abre la puerta a las euroletras o a un presupuesto del euro. Eso sí, en varias fases y las ambiciosas no llegarían hasta la próxima década. Más reglas a cambio de más integración y más cesión de soberanía. Quien quiera pertenecer al club de clubes ya sabe cuáles son las ventajas y cuáles los inconvenientes.

"El problema es que el euro está diseñado rematadamente mal. Europa debería haber ido hacia una Confederación Económica y no sólo una unión monetaria", asegura Miguel Angel Bernal, coordinador del departamento de Investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). "La reversibilidad del euro podría dejar a los países periféricos en una situación muy difícil", advierte antes de recordar que "al euro se entra de forma voluntaria, no se obliga a nadie, y si hay unas normas hay que cumplirlas irremediablemente".

En esta misma línea se expresa Javier Santacruz, economista e investigador de la Universidad británica de Essex: "Aunque los Tratados de la Unión se concibieron para blindarlo, cada vez es mayor la probabilidad de que el euro, tal como se concibió, no pueda ser sostenible. Quizá sea necesario reconocer que si un país o un grupo de países no cumplen o no quieren cumplir las reglas, no tendrá más remedio que salir"

SIN AUTORIDAD POLÍTICA

El problema, sin embargo, seguiría siendo el mismo. Si la puerta del euro se ha abierto ya una vez, podría hacerlo otra vez. "Las consecuencias son impredecibles", alertó Draghi hace unos días en la Eurocámara. Un escenario marcado por la incertidumbre, ésa que tanto detestan los mercados. "Los cañones, dentro de cinco años, podrían dirigirse hacia Portugal", asegura Miguel Otero, investigador principal del Real Instituto Elcano, quien asegura que sería un "error" la salida de Grecia. "¿Puede permitirse Europa el desmembramiento de la zona euro, el más vivo ejemplo de la unidad europea? ¿Qué mensaje le mandaríamos al resto del mundo? ¿Qué proyecto político es éste, que cuando hay el primer temporal echa por la borda a los más débiles (o más problemáticos)?", asegura.

La secular crisis griega ha puesto en evidencia el diseño del euro y de la propia Unión Económica y Monetaria. No está blindada. "En los años 60 ya se decía en Alemania que sin una unión política no sería posible", explica Otero, que advierte de la debilidad del entramado actual, carente de una autoridad política: "El centro no tiene legitimidad política, no puede implantar medidas para disciplinar a la periferia y llegado el caso, tampoco puede echarla".

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra