Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

INTERNACIONAL

Obispo de Nigeria: "La ayuda internacional ha sido lenta para liberar a las niñas"

  • Cree que en occidente la gente vive cómoda y no es consciente de que "el peligro yihadista es un cáncer y se extiende"

  • EFE. MADRID
Actualizada 14/04/2015 a las 10:55
Oliver Dashe Doeme, el obispo de Maiduguri (Nigeria), diócesis a la que pertenecen las niñas secuestradas por Boko Haram, sostiene, cuando se cumple un año del rapto, que la comunidad internacional actuó con "lentitud", ya que si lo hubiera hecho con "contundencia", éstas hubieran sido liberadas.

En una entrevista, monseñor Doeme asegura que "esta situación no se habría prolongado" si la ayuda internacional, tanto militar como financiera, hubiese sido más rápida.

Así lo afirma en su visita a Madrid para asistir al I Congreso Internacional sobre Libertad Religiosa, 'Todos Somos Nazarenos', organizado por la plataforma MasLibres.org, (perteneciente a HazteOir.org) y CitizenGO.

Considera que la comunidad internacional debería ayudar desde dos vertientes para combatir el terrorismo: una de fuerza para evitar que continúe esta tragedia y otra de asistencia para los que han sido desplazados de sus lugares de origen.

Nadie sabe qué ha sido de las más de 200 niñas que fueron secuestradas por el grupo yihadista Boko Haram en Chibok, un pueblo del noreste de Nigeria, y, aunque Doeme desconoce si están vivas, asegura que algunas "están siendo utilizadas como bombas humanas" y otras, obligadas a casarse con los terroristas.

Sus familias están "traumatizadas" y "devastadas emocionalmente", manifiesta el obispo de Maiduguri, quien añade que han pedido ayuda al Gobierno pero no tienen la respuesta que ellas quisieran por parte de las autoridades.

Remarca que además de las niñas del pueblo Chibok, hay otras muchas mujeres que también han sido secuestradas en el país y que sus familias lo están pasando muy mal, "algo que la comunidad internacional debe saber", asevera.

De las jóvenes raptadas, monseñor Doeme cuenta que unas 50 consiguieron escapar de los secuestradores y que el Gobierno se está haciendo "buen cargo" de ellas, ya que las ha vuelto a escolarizar y están en "un buen colegio".

Precisamente, dos de las que lograron huir de Boko Haram, Victoria y Johanna, acudirán al Congreso sobre Libertad Religiosa para contar el infierno que vivieron durante su secuestro.

Preguntado sobre si en occidente los gobiernos y ciudadanos son conscientes del peligro que supone el yihadismo, el obispo señala que "obviamente no", porque si realmente lo fueran, la comunidad internacional habría actuado "de raíz" y de forma "contundente".

Manifiesta que en occidente, como la gente vive en zonas de "tranquilidad y comodidad", piensa que no les va a tocar nunca a ellos; sin embargo, advierte de que "el peligro yihadista es un cáncer y se extiende".

Defiende que para combatir este problema, en primer lugar, hay que rezar: "Boko Haram es un mal espiritual y por tanto hay que trabajarlo con la oración"; además, está convencido de que el que está actuando es el "demonio" utilizando a los terroristas.

En segundo lugar, subraya que para acabar con esta tragedia hace falta ayuda financiera y de "fuerza" por parte de todos los países.

Como cristiano que es, cree que algún día las niñas serán liberadas: "La esperanza nunca la vamos a perder", aunque considera que probablemente el medio para ello sea la intervención de los militares.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE