Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Crisis en Ucrania

La ONU dice que las armas llegadas de Rusia alejaron la paz de Ucrania

  • ​Este domingo se cumplieron dos semanas de la entrada en vigor de un segundo acuerdo de alto el fuego, firmado el 12 de febrero

Voluntarios ucranianos, durante un entrenamiento.

Voluntarios ucranianos, durante un entrenamiento.

AFP
0
Actualizada 02/03/2015 a las 11:16
  • EFE. Ginebra
La continua entrada de armamento pesado y de combatientes del exterior, en particular de Rusia, redujo las posibilidades de paz en el este de Ucrania al permitir a los grupos armados realizar nuevas ofensivas y extender las áreas bajo su control, afirmó este lunes la ONU.

"Informes creíbles apuntan a un flujo continuado de armamento pesado y sofisticado hacia los grupos armados en las regiones de Donetsk y Lugansk, incluido desde Rusia", dice una de las conclusiones del último informe de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Ucrania, en el contexto del conflicto separatista.

Este domingo se han cumplido dos semanas de la entrada en vigor de un segundo acuerdo de alto el fuego, firmado el 12 de febrero por los dirigentes prorrusos y las autoridades de Kiev, con la intermediación de Rusia, Alemania y Francia.

El primer acuerdo de alto el fuego, firmado suscrito a principios de septiembre, naufragó completamente en enero, cuando los combates se reanudaron con gran violencia en torno al destruido aeropuerto de Donetsk y en la ciudad de Debáltsevo, en la región de Donetsk y a medio camino de Lugansk, la otra región que los rebeldes han llegado a controlar en gran parte.

Los combates en ambos lugares han dejado "cientos de muertos" que la ONU aún no ha conseguido documentar por la inseguridad reinante, pero que sin dudan llevan a más de 6.000 en este conflicto.

"Hasta el 15 de febrero, hubo un bombardeo continuado indiscriminado de áreas muy pobladas, tanto bajo control gubernamental como de grupos armados, con un alto número de víctimas. El ataque deliberado sobre áreas civiles puede constituir un crimen de guerra", dijo hoy al comentar el informe el secretario general adjunto de la ONU para los Derechos Humanos, Iván Simonovic.

Recordó que si esos ataques indiscriminados son además generalizados y sistemáticos también pueden considerase como crímenes contra la humanidad.

El informe de la ONU, elaborado con la información recogida por los observadores que tiene desplegados en Ucrania, pide a todas las partes del conflicto que cumplan con el Acuerdo de Minsk, que además del alto el fuego establece el repliegue del armamento pesado.

Los dirigentes de los rebeldes prorrusos afirmaron ayer que han cumplido con ese punto, pero el Gobierno de Kiev dijo que en realidad es una táctica para reagruparse y preparar nuevos ataques.

Según los observadores de la ONU, las infraestructuras y la vida de los civiles han sido "devastadas sin compasión" en once meses de conflicto.

"Más de 400.000 personas fueron dejadas sin electricidad, calefacción, comida y agua en varios puntos del conflicto durante más de un mes", denunció Simonovic.

El informe describe igualmente otras grave violaciones de los derechos humanos, cometidas en su mayoría por los grupos levantados en armas contra Kiev, pero a veces también por el ejército y las fuerzas progubernamentales.

Una de las principales críticas que se hace a las autoridades ucranianas es que éstas asuman que la gente que permanece en territorios rebeldes están allí por elección propia.

La ONU considera que las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno ucraniano para la entrada y salida de esas áreas "han creado nuevas amenazas para los civiles -ya en situación precaria- y aumentado todavía más su vulnerabilidad".

Se explica que muchos de los que permanecen en territorio rebelde temen ser alcanzados por bombardeos sobre zonas habitadas o en rutas de evacuación si deciden salir, mientras que otros se quedan para cuidar de niños u otros parientes que, por su condición física, no pueden huir.

Desde el pasado 21 de enero, todo el movimiento de entrada y salida debe hacerse por siete corredores designados por el gobierno y se debe tener un permiso especial concedido si hay necesidad de viajar.
"Desplazados internos han informado de prácticas incoherentes y corrupción para obtener el permiso vital", denuncia el informe.

Algunos que no logran salir por la vía regular deciden abandonar la zona de conflicto a través de Rusia y sobornar a los agentes de fronteras ucranianos para que les dejen entrar de vuelta.

Asimismo, se critican restricciones que ha impuesto el gobierno y dificultan el suministro de ayuda humanitaria, lo que afecta a instituciones como prisiones y casas de ancianos, entre otras, donde permanecen unas 4.000 personas.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra