Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Crisis en Ucrania

Putin negocia la paz de Ucrania mientras sigue enviando tropas

  • El presidente ruso lleva un doble juego cuando se cumple una semana de la tregua del alto el fuego

Soldados prorrusos en Donetsk
Soldados prorrusos en Donetsk
EFE
  • COLPISA. MOSCÚ
Actualizada 20/02/2015 a las 10:10
Mientras, por un lado, propicia acuerdos de paz, habla casi a diario por teléfono con sus colegas occidentales y exige el cumplimiento del alto el fuego, por otro, envía armas y hombres a los separatistas de Donetsk y Lugansk.

El presidente ruso, Vladímir Putin, que continúa asegurando que su país no tiene nada que ver con la guerra en el este de Ucrania, admite que no hay otra vía para desactivar el conflicto que la negociación y los acuerdos de Minsk, pero ve normal y justifica que los rebeldes revienten Debáltsevo en plena una tregua acordada hace tan sólo una semana.

El mandatario mantuvo este jueves otra conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, y sus homólogos francés y ucraniano, François Hollande y Piotr Poroshenko, para "tratar de salvar" los acuerdos de paz después de la flagrante violación del alto el fuego protagonizada en Debáltsevo por sus protegidos prorrusos.

Los cuatro líderes, según el comunicado emitido por la Presidencia francesa, coincidieron en la necesidad de que se respete la tregua "rigurosamente y sin excepciones" y constataron "rupturas" de ese alto el fuego que, al parecer, serán investigadas. Asimismo, acordaron intensificar los esfuerzos para que los observadores de la OSCE puedan cumplir su labor de verificación y discutieron sobre la propuesta planteada por Poroshenko de desplegar "cascos azules" de la ONU en la línea de separación de los beligerantes y en la frontera entre Rusia y las regiones de Donetsk y Lugansk.

Pero lo cierto es que Moscú ha justificado oficialmente la toma de Debáltsevo. El ministro de Exteriores ruso, Seguéi Lavrov, declaró el miércoles que "la línea real de alto el fuego pasa fuera de los límites de Debáltsevo, ya que esa área está controlada por los rebeldes". Además, los observadores siguen sin que los insurgentes les permitan el libre acceso a todas las zonas. De hecho, una de las causas del fracaso de lo acordado en Minsk en septiembre fue la imposibilidad de la OSCE de cumplir su cometido.

CONTINGENTE DE PAZ EUROPEO 

Ahora, la nueva proposición puesta sobre la mesa para evitar que continúe el derramamiento de sangre consiste en desplegar un contingente de paz europeo con mandato de Naciones Unidas. "El mejor formato para nosotros sería una misión policial de la UE. Sería el garante más eficaz de la seguridad en una situación en la que la palabra paz no es respetada ni por Rusia ni por aquellos a los que apoya", dijo Poroshenko este jueves de madrugada al presidir una reunión del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania. Excluyó categóricamente que Rusia pueda tomar parte en esa fuerza.

Pero la idea no ha caído bien en Moscú ni gusta a los separatistas, al menos en lo que se refiere a la vigilancia de la frontera con Rusia, que es por donde reciben apoyo militar. El representante ruso ante la ONU, Vitali Churkin, cree que la iniciativa de emplazar una fuerza internacional en la frontera "constituye un intento de destruir los acuerdos de Minsk".

Lo mismo opina el dirigente separatista de Donetsk, Denís Pushilin. Según sus palabras, "desplegar tropas de paz en la frontera ruso-ucraniana va en contra de la hoja de ruta para cumplir los acuerdos de Minsk" del 12 de febrero.

Hasta ahora, los intentos de poner fin a la guerra en Donetsk y Lugansk, apelando a Putin como elemento capaz de influir en los rebeldes prorrusos, sólo ha conducido a que Kiev pierda cada vez más territorio en el este del país. Las autoridades ucranianas están convencidas que el próximo paso que darán los separatistas será tratar de tomar la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, en el mar de Azov.

En las inmediaciones de esta localidad, precisamente, volvieron a reproducirse este jueves los enfrentamientos. Según un portavoz militar ucraniano, la villa de Shirókino, situada a una treintena de kilómetros al este de Mariúpol y escenario de cruentos combates en los días previos al alto el fuego, volvió a ser bombardeada por las milicias prorrusas. También hubo disparos de artillería contra posiciones del Ejército en las inmediaciones de Debáltsevo. Los insurgentes intentan limpiar la zona y alejar a los últimos destacamentos que acaban de replegarse.

El autoproclamado líder de los separatistas de Donetsk, Alexánder Zajárchenko, dio por finalizada la toma de Debáltsevo y manifestó que el número de soldados ucranianos muertos se estima entre 3.000 y 3.500 hombres. Afirmó también que sus fuerzas han recuperado "una cantidad indescriptible" de armamento abandonado por las tropas ucranianas en Debáltsevo y Uglegorsk.

 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE