Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Elecciones en Grecia

Europa aguarda el cambio que arranca en Grecia este domingo

  • Gane quien gane, y más si hay un Gobierno de izquierda, forzará a asumir los errores de la austeridad y tendrá efectos en toda la UE

Una mujer escribe en un panel colocado para plasmar eslóganes electorales

Una mujer escribe en un panel colocado para plasmar eslóganes electorales

EFE
6
Actualizada 25/01/2015 a las 10:20
  • Colpisa. Atenas
Alexis Tsipras, líder de izquierda de Syriza y favorito en los sondeos, dijo el sábado que si es el nuevo primer ministro solo se pondrá corbata el día en que le perdonen la deuda a Grecia. Tardaremos mucho en ver a Tsipras con corbata, quizá nunca, pero si se pasea por las cumbres europeas sin ella y da el cante en las fotos será un recuerdo constante de que hay un gran problema por resolver.

La deuda griega, un 176 por ciento del PIB, con un rescate de 240.000 millones que en teoría no se terminará de pagar hasta 2045, es un embrollo monumental e ineludible. En la UE lo saben. También saben que estos cuatro años de medidas de austeridad salvaje no han arreglado nada. Mientras ya se concede flexibilidad a Francia e Italia, quizá ha llegado el momento de cambiar el registro con Grecia. Las elecciones de este domingo señalarán el nuevo interlocutor y abren un escenario distinto. Sería igual aunque, por sorpresa, venciera el actual jefe de Gobierno, el conservador Antonis Samaras, de Nueva Democracia (ND).

Sin el pánico de los mercados, no hay ningún tremendismo, sino sentido práctico y político. Grecia puede vivir un cambio de ciclo similar al de 1981, cuando se impuso el socialista Andreas Papandreu con un programa de izquierda y proclamas airadas contra Europa y la OTAN. Los ricos corrían a Suiza a esconder su dinero, pero no fue el fin del mundo. Para una generación de jóvenes sin esperanza y amplios sectores empobrecidos el triunfo de Syriza podría marcar un hito histórico similar. Con la diferencia de que ahora no hay dinero para milagros, se trata de salvar los muebles.

Pero hay más. La victoria de Tsipras, de cuarenta años, trascendería las fronteras griegas, al ser el primer jefe de Gobierno europeo de la izquierda radical y abiertamente contrario al guión dominante, marcado por Alemania, de políticas de austeridad. Y en un momento muy particular. Para España, donde ha surgido Podemos, Grecia se convertiría de inmediato en banco de pruebas de seguimiento constante para uso electoral. Pero es que en una situación de tensión social, la alternativa en otros países, empezando por Francia, está siendo el auge del populismo de extrema derecha. De hecho Syriza ha cortado el ascenso de los neoanazis de Alba Dorada, y su resultado es otra de las grandes incógnitas de este domingo.

NEGOCIAR EL RESCATE

En medios griegos y europeos se ha asegurado que la propia Troika forzó el adelanto de las elecciones. El trío de prestamistas que ha marcado desde 2010 la agenda política de Atenas -Comisión europea, Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)- habría querido negociar el último tramo del rescate, de 1.800 millones, con un Gobierno fuerte. Debían haberlo cerrado antes del 31 de diciembre, pero se prorrogó al 28 de febrero y es muy posible que este domingo una de las primeras reacciones a los comicios sea, de entrada, otra ampliación del plazo para abrir, con calma, una nueva fase de negociación.

El Eurogrupo tiene ya una reunión fijada en la que puede anunciar que retrasa la fecha a mediados de año o incluso más allá. Son conscientes de que deben dar tiempo a que se siente el nuevo Gobierno griego. Además, se da por hecho que luego se pactarán los términos de un nuevo rescate, el tercero, en condiciones más favorables.

¿Qué pasará el próximo lunes? En realidad, pese a las prisas externas por que se aclare rápidamente el panorama, las cosas irán despacio. El calendario debe contar con algo que el resto de Europa parece haber olvidado, ansiosa como está de saber lo que ocurrirá. Estas elecciones han llegado porque el Parlamento fue incapaz de elegir un nuevo presidente de la república y por eso lo primero que deberá hacer la nueva cámara es nombrar uno. Ya no será tan difícil como en diciembre, porque bastará una mayoría simple, pero llevará algunos días.

El nuevo jefe de Estado, una figura muy protocolaria, será por tanto un hombre al gusto del ganador de las elecciones. Luego el partido más votado dispondrá de tres días para formar Gobierno. Si no lo consigue, la segunda formación tendrá otros tres días y, si no, la tercera. En último caso se repetirían las elecciones al mes siguiente, como ocurrió en 2012. Significaría más paciencia para el resto de Europa.

En todo caso no reina el miedo a lo que pasará el lunes, como ocurrió en 2012, cuando los cajeros agotaban el contante y se temía un hundimiento apocalíptico de las bolsas europeas. Esta vez las primas de riesgo española e italiana, por ejemplo, ni se han inmutado ante las noticias de Atenas. La griega sí, naturalmente, pero está claro que no hay temor de contagio. Entretanto, la UE ha desplegado estos años los cortafuegos necesarios y, por otro lado, se ha extendido la tácita convicción, al margen de algunos círculos alemanes y del norte de Europa, de que la sangría impuesta a Grecia ha sido exagerada. La histórica inyección de liquidez anunciada esta semana por la BCE es otra señal de que la UE está cambiando de mentalidad.

En estas nuevas coordenadas se abre la ventana de oportunidad que el nuevo Gobierno griego debe saber explotar inteligentemente a su favor, aunque deberá ceder en sus pretensiones. "No será un problema. El votante griego, y el de Syriza no es una excepción, siempre sabe que el Gobierno luego no hará ni la mitad de lo que dijo", dice Aquiles Hekimoglou, analista del diario 'To Vima'.

FALTA DE LIQUIDEZ

El presidente del BCE, Mario Draghi, dibujó esta perspectiva al explicar que Grecia queda por el momento fuera de la compra masiva de deuda, pero que podría entrar si acepta la hoja de ruta de la Troika. Si Tsipras gana las elecciones, el choque de trenes que se plantea es, por un lado, entre sus promesas electorales -ruptura de los acuerdos, renegociar la deuda, inversiones para la población más pobre-, y las exigencias de la Troika de nuevos recortes si quiere seguir recibiendo dinero. Atenas necesita ya los 7.200 millones de euros de préstamo previstos para febrero de la UE y el FMI. La nueva vía intermedia debería permitir un calendario más flexible y una demora de los plazos del pago de la deuda.

Evidentemente hay instrumentos para ahogar a Grecia, pero a nadie le interesa precipitar la situación, y ningún partido griego, incluido Tsipras, contempla una salida del euro, que llevaría el país heleno a la quiebra. Atenas dispone de dinero para dos semanas, pero nadie ni en Grecia ni en Europa parece preocupado.
Selección DN+


  • Alberto
    (25/01/15 18:04)
    #6

    MONTAÑA dijo..
    Siempre, siempre con el discurso del miedo, el comunismo es algo extinto, la gente harta de tan rancia corrupcion, quiere un cambio aqui y en Grecia, este es el pistoletazo de salida a un cambio hacia la dignidad..

    Responder

  • MONTAÑA
    (25/01/15 17:49)
    #5

    MENDI dijo..
    LA RUINA Y CAOS ABSOLUTO QUE PROVOCARÁ LA EXTREMA IZQUIERDA EN GRECIA NO RECORRERÁ EUROPA, Y MUCHO MENOS ESPAÑA. PORQUE ESPAÑA Y EL RESTO DE EUROPA NO SON COMUNISTAS NI VOTARÁN COMUNISMO.

    Responder

  • MENDI
    (25/01/15 17:27)
    #4

    ARRANCA EN GRECIA Y RECORRERA TODA EUROPA.

    Responder

  • RG
    (25/01/15 16:16)
    #3

    La prima de riesgo. Uno vive en alquiler y tiene una bicicleta y otro vive en un chalet y tiene un mercedes. Los dos piden un crédito al banco, Ud cree justo que por la misma cantidad prestada el primero paga n-veces más de interés que el segundo: sería como el desahucio inmoral; pero LEGAL. A Grecia la han machacado la finanza internacional con lo que llaman: la prima de riesgo!, abrirá obligatoriamente la quita de la deuda para los otros paises!.

    Responder

  • desde Pamplona-Navarra-España
    (25/01/15 15:21)
    #2

    Más que AGUARDA, lo que Europa está hoy es DESEANDO el cambio que desde Grecia correrá como un tsunami de libertad y dignidad, de sur a norte y de este a oeste. ¡Felicidades, ciudadanos europeos de GRECIA!

    Responder

  • Iñaki
    (25/01/15 12:09)
    #1

    "Dar el cante por no llevar corbata". Ni que uno hiciese mejor o peor política por ir vestido en contra de un canon estúpido...

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra