Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Econonomía

Grecia lleva a la Eurozona y a Mario Draghi a un callejón sin salida

  • La inflación cae a terreno negativo por primera vez desde 2009, mientras el presidente del BCE busca salidas

Mario Draghi, durante un debate en el Parlamento Europeo

Mario Draghi

AFP
0
08/01/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Bruselas
La Eurozona sigue abonada al más difícil todavía, predestinada a vivir en el alambre. Porque si no tenía suficiente con la grave crisis identitaria que sufre desde el estallido de Lehman Brothers (división política, fractura Norte-Sur, rechazo social...), Grecia se ha encargado de recordar que el problema, su mal endémico, nunca ha dejado de existir por muchos parches que se han querido colocar edulcorados con mensajes que proclaman el adiós a la crisis.

Atenas ha vuelto a hacer tambalear los cimientos de la ortodoxia económica comunitaria, noqueada asimismo por los fantasmas de la deflación. Eurostat confirmó este miércoles los peores augurios: el desconcertante desplome del petróleo llevó la tasa interanual de inflación de diciembre al -0,2 por ciento. Sí, en rojo; algo que no se veía desde septiembre de 2009, en pleno tsunami de la peor crisis que aún pervive.

Pese a todo, en Bruselas sigue imperando cierta calma. "Una inflación temporalmente negativa es algo obviamente distinto de la deflación, que requiere de una caída general del nivel de precios que se autoperpetúe", matizó la portavoz de Asuntos Económicos, Annika Breidhardt. En este sentido, apostilló que creen que "el débil crecimiento y los bajos precios de las materias primas continuarán enfriando la inflación a corto plazo, pero a medida que la actividad se fortalezca y los salarios crezcan, la inflación volverá a aumentar". Una salida de manual que no refleja el temor que se manifiesta en privado.

LAS DUDAS VUELVEN A BRUSELAS

Lo cierto es que la Eurozona está inmersa en una espiral de relevantes quebraderos de cabeza regida por la Ley de Murphy. Si algo puede salir mal... Se logró impulsar la unión bancaria (el proyecto más relevante desde el nacimiento de la moneda única), que las potencias 'rescatadas' dieran signos de cierta vitalidad (España, como gran sorpresa), que Mario Draghi diera un volantazo a la política económica del BCE, que Jean-Claude Juncker trajera a la Comisión Europea un nuevo aire político con un plan de inversión de 315.000 millones... Y cuando todos miraban con optimismo a 2015 como el año del 'ahora o nunca', ha irrumpido el problema griego, la deflación, los mensajes contradictorios... Las dudas, en definitiva.

Lo positivo, si lo hay, es que la UE es experta en afrontar las situaciones límite. Vive, disfruta con la presión de las largas madrugadas bruselenses. Y en este nuevo escenario, un nombre vuelve a tronar en el ambiente: Draghi, 'Súper Mario', el banquero italiano que ha sido capaz de enfrentarse a la ortodoxia alemana dentro del Eurobanco y que lleva semanas ultimando los detalles de una compra masiva de deuda pública mediante un ambicioso programa de expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) como el que impulsó la Reserva Federal.

Será un antes y un después en la historia del BCE que podría activarse el 22 de enero, en el primera reunión que el Consejo de Gobierno celebrará este año. Claro, si la variable Grecia, que está llamada a las urnas el día 25, no lo impide.

REUNIÓN CON STURNARAS

Mover ficha antes, después, no hacerlo... La más que probable victoria de Alexis Tsipras, líder de Syriza (el Podemos griego, salvando ciertas distancias), ha disparado todas las alarmas en la Eurozona por lo radical de su discurso, por hablar de cambio, de quitas de deuda, de conceptos alérgicos para potencias como Alemania. Tanto, que el Gobierno de Angela Merkel ya ha comenzado a lanzar serias advertencias sobre una posible salida del euro de Grecia en el hipotético caso en el que el nuevo Gobierno de Atenas hiciera saltar por los aires el programa de austeridad y saneamiento seguido por la troika desde hace casi un lustro. De hecho, el FMI ha paralizado nuevos tramos de ayuda a la espera de que el escenario político se esclarezca.

Porque si una palabra resume la coyuntura económica comunitaria esa es incertidumbre. Las cábalas sobre el qué pasará, sobre cómo se actuará en función de lo que ocurra han comenzado a prodigarse como la pólvora con remite desde Berlín. Syriza lo llama la campaña del miedo. Los ahorradores alemanes muestran hartazgo a seguir poniendo dinero para pagar desmanes ajenos. ¿Y Bruselas? Intenta poner orden hablando de sensatez y asegurando que la pertenencia al euro de Grecia es "irrevocable". Veremos...

De momento y al margen de la retórica política, Draghi se reunió este miércoles con el gobernador del Banco Central de Grecia, Yannis Sturnaras, para analizar la situación vigente -Atenas ha reconocido ciertas fugas de capital, aunque de escasa cuantía- y sobre todo, ver los posibles planes B, C o incluso D que tengan que ser activados en los próximos meses en forma de inyecciones de liquidez en caso de que el dinero huya de Atenas si Syriza se hace con la victoria. No trascendió nada del encuentro bilateral "de índole privado" que mantuvieron ambos banqueros en Fráncfort, pero lo que sí es seguro es que si de algo no se habló fue de tranquilidad.

EL PARO, MUY DESIGUAL, AÚN ESTANCADO EN EL 11,5 POR CIENTO

Entre los muchos problemas que sufre la zona euro, uno destaca por su magnitud y gravedad. Se trata del paro, un mal endémico que sufren sobre todo potencias como España, con una tasa registrada en noviembre del 23,9 por ciento y solo superada por Grecia, que registró el 25,7 por ciento. Así lo desveló este miércoles Eurostat, que advirtió de que los indicadores de desempleo en noviembre en la Eurozona permanecieron inmóviles respecto a los de octubre, es decir, en el 11,5 por ciento.

La estadística volvió a enfatizar la enorme desigualdad que se da en el conjunto de los diecinueve países que ya conforman la zona euro (Lituania lo hace desde el 1 de enero). Así, mientras Alemania no para de registrar récords positivos con porcentajes que ya han caído al 6,5 por ciento, Italia, uno de los nuevos 'enfermos' comunitarios, sigue su progresión al alza al alcanzar una tasa del 13,4 por ciento. "Se ha dado una ligera mejoría, pero tendremos que trabajar duro para estimular la creación de nuevos empleos para que más personas puedan trabajar. Es la prioridad de la nueva Comisión liderada por Juncker", apuntó la portavoz comunitaria, Natasha Bertaud.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra