Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
YIHADISMO

Boko Haram mostró en cada niña secuestrada un terror que no cesa

  • Las atrocidades del grupo terrorista adquirieron notoriedad mundial al capturar a 200 niñas de una escuela del norte de Nigeria

Cartel denunciando el asesinato de jóvenes en Nigeria.

Cartel denunciando el asesinato de jóvenes en Nigeria.

AFP
0
Actualizada 16/12/2014 a las 16:48
Etiquetas
  • EFE. LAGOS
La lista de atrocidades que el grupo terrorista Boko Haram -asaltos a poblaciones, atentados, decapitaciones- inflige desde hace años a Nigeria encontró en 2014 una trágica marca para popularizar su campaña: el secuestro de las más de 200 niñas de una escuela en Chibok.

Vistas por última vez en un vídeo difundido poco después de ser capturadas, el pasado abril, las menores inspiraron lágrimas y consternación virtual en las redes sociales, además del compromiso de grandes potencias con la lucha del Gobierno nigeriano contra los yihadistas.

Las imágenes de sus rostros, enfundados por primera vez en un velo islámico, cumplieron otro objetivo táctico para Boko Haram: el de dar a conocer a escala mundial la dimensión del terror de los extremistas, que siguen campando a sus anchas en el norte de Nigeria.

Boko Haram adquiría así notoriedad internacional, incluso antes de venderse como una franquicia del Estado Islámico (EI) en África al declarar su propio califato islámico en el norte del país. Sobre todo, se arrogaba el puesto del grupo terrorista más despiadado del continente.

Los terroristas nigerianos han matado a 3.000 personas sólo en 2014, cifra a la que ninguna otra organización criminal se acerca en África, y a la que solo podría equiparar el EI, que desde finales de junio ha ejecutado a unas 1.500 personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las decapitaciones que se han convertido en la rúbrica mediática del EI son practicadas hace tiempo por Boko Haram en el remoto norte de un país inmenso por su población (170 millones de personas) y diversidad cultural y religiosa.

En su reino del miedo, ganado al Ejército nigeriano en los estados de Borno, Yobe y Adamawa, Boko Haram lucha para imponer la ley que emana de una interpretación radical del Corán.

La secta, cuya denominación significa en lenguas locales "La educación no islámica es pecado", inició su campaña violenta en 2009 cuando su fundador, Mohamed Yusuf, murió en un intento de fuga mientras se encontraba bajo custodia policial.

Y a partir de ese año: hombres cristianos decapitados y mutilados; sus mujeres, obligadas a convertirse en musulmanas y tomadas como esposas; masacres contra comunidades enteras; pueblos arrasados; atentados con centenares de muertos en grandes ciudades...

Ese ha sido el curso de acción habitual de Boko Haram antes y después del pasado 14 de abril, el día en que un grupo de alumnas fueron capturadas por los fundamentalistas en un internado de la pequeña localidad de Chibok, en Borno, feudo espiritual de la secta.

La difusión global del secuestro llegó días después, gracias a las cuentas de Twitter de personajes famosos, que propiciaron una movilización digital en favor de la liberación bajo la etiqueta "BringBackOurGirls" ("Traed de vuelta a nuestras niñas").

La campaña alcanzó un éxito sin precedentes, pero se fue diluyendo con el paso de los meses, mientras la ayuda militar internacional, encabezada por EE UU, tampoco lograba localizar el paradero de las escolares.

El anuncio de una supuesta tregua entre el Ejército nigeriano y los terroristas el pasado octubre devolvió a la actualidad la tragedia de las menores, aunque la esperanza de verlas liberadas duró poco.

Dos semanas más tarde, el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, reaparecía en un vídeo para desmentir que existiera un acuerdo de alto el fuego con el Gobierno nigeriano y aseguraba que las menores ya habían sido entregadas en matrimonio.

El Gobierno de Goodluck Jonathan, que sigue manteniendo la existencia de negociaciones de paz, se muestra incapaz de responder al secuestro y al resto de maniobras del grupo terrorista, que centra sus ataques en una zona electoral estéril para el partido gubernamental.

"El asunto de las niñas está olvidado porque hace tiempo que fueron casadas", avisaba Shekau en su último vídeo.

Tan olvidado como desapercibidas habían pasado sus acciones violentas estos años, pese a que Boko Haram ya ostentó en 2013 el despreciable honor de haber perpetrado el peor ataque terrorista del mundo, tras matar a 142 personas en la localidad de Benisheikh, según el Instituto de Economía y Paz (IEP).
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra