Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RESUMEN 2014

Egipto intensifica la represión y aplaza la transición política

  • Las nuevas autoridades, nacidas tras el golpe que derrocó a Mursi, han optado por centrarse en la lucha antiterrorista

Al Sisi, durante la ceremonia, en una imagen de la televisión egipcia.

Al Sisi, en una imagen de la televisión egipcia

AFP
0
Actualizada 09/12/2014 a las 16:40
Etiquetas
  • EFE. El Cairo
Las nuevas autoridades egipcias, nacidas tras el golpe militar que derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi en 2013, han optado por centrarse en la lucha antiterrorista, continuar la represión y aplazar la transición, que debería haber concluido con la celebración de unas elecciones todavía sin fecha.

Los jóvenes revolucionarios que encendieron la mecha de las revueltas de 2011 y los Hermanos Musulmanes, quienes más se beneficiaron de ella, han continuado sufriendo detenciones y juicios que, en su mayoría, se han resuelto con duras sentencias de cárcel.

Para quienes participaron en las protestas, los logros de la conocida como Revolución del 25 de enero se terminaron de desvanecer el pasado 29 de noviembre, cuando un Tribunal decretó la absolución del dictador Hosni Mubarak y de su temido ministro de Interior Habib al Adli. Un fallo que aún puede ser apelado por la Fiscalía.

Recién estrenado el año -el 14 y 15 de enero-, los egipcios refrendaban una nueva Constitución que rebajaba el carácter islamista impreso por Mursi en la Carta Magna de 2012 y que reforzaba el papel de las Fuerzas Armadas.

El Ejército culminaba poco después la reconquista del poder político, del que había sido apartado después de 2011, con la victoria electoral en las presidenciales del 26 y 27 de mayo de Abdelfatah al Sisi, ministro de Defensa durante el breve mandato de Mursi.

En un aparente acto de legitimación por las urnas, el convertido en nuevo presidente lograba también recuperar tanto los apoyos de Occidente como el espacio perdido en la comunidad internacional tras la asonada militar del 3 de julio de 2013.

El espaldarazo se tradujo en el retorno de Egipto al seno de la Unión Africana, así como en la celebración de la conferencia internacional de donantes para Gaza, en octubre de este año.

Asimismo, quedó escenificado en el recibimiento de Al Sisi ofrecido por el presidente estadounidense Barack Obama en septiembre, y en el viaje del nuevo "rais" a París y Roma en noviembre, donde se reunió con el presidente Francois Hollande, con el primer ministro Matteo Renzi y con el papa Francisco.

Durante su campaña electoral hacia la Presidencia, Al Sisi prometió que en su mandato no habría nada llamado Hermanos Musulmanes, una promesa que las autoridades se han empeñado en cumplir.

Desde entonces, cientos de dirigentes, integrantes y simpatizantes de esta agrupación, vencedora en 2011 de las únicas elecciones parlamentarias democráticas celebradas en el país, han sido condenados a muerte.

Según estimaciones no oficiales, alrededor de 50.000 opositores, en su mayoría de los Hermanos Musulmanes, ilegalizado y declarado grupo terrorista, han sido encarcelados desde el pronunciamiento militar.

El único rival de Al Sisi en las presidenciales de mayo, el izquierdista Hamdin Sabahi, no dudó en calificar las políticas de las nuevas autoridades de "mubarakistas".

"Hasta el día de hoy, la política que se está aplicando en el país es la misma que existía en época de Mubarak", aseguraba en mayo Sabahi, que apenas logró el 3 por ciento de los apoyos, frente al aplastante 96 por ciento conseguido por Al Sisi.

Su crítica ha sido blandida también por organizaciones no gubernamentales, muchas de ellas acosadas por el nuevo régimen, y que no han dudado en denominar al presidente "Mubarak 2.0".

Esta afilada represión ha corrido paralela a una escalonada militarización de la política, fortalecida por varios decretos del Gobierno, que responde directamente a Al Sisi y, a falta de Parlamento, actúa sin la supervisión de poder legislativo alguno.

La muerte de 31 soldados, el 24 de octubre, en la península del Sinaí en dos ataques reivindicados por el grupo Ansar Beit al Maqdis, que desde julio de 2013 redobló sus ataques contra las fuerzas de seguridad, aceleró este proceso.

Inmediatamente después, se decretó el estado de emergencia en dicha región fronteriza con Gaza e Israel y se prohibió el acceso de la prensa.

En noviembre, el Ejecutivo dio luz verde a las Fuerzas Armadas para apoyar a la Policía en la protección de las instalaciones vitales y la justicia militar recuperó protagonismo con otro decreto que le permite investigar cualquier ataque contra dichas instalaciones.

En su lucha, Al Sisi no está solo, y además de contar con la simpatía de numerosos egipcios, exhaustos por más de tres años de desestabilización, los medios de comunicación y los partidos políticos han cerrado filas en torno al nuevo líder y apenas algunas tímidas voces discordantes levantan su voz en favor de las libertades.

Mientras estos activistas esperan mejores tiempos para las reformas, el lema que se ha impuesto por quienes defienden la situación actual es que "ninguna voz puede escucharse por encima del fragor de la guerra contra el terrorismo".
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra