Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

pena de muerte en EE UU

La ONU pide paralizar la ejecución de un preso con problemas mentales

Scott Panetti, que ahora tiene 56 años, asesinó en 1992 a sus suegros y secuestró a su esposa y a su hija de tres años en Fredricksburg

  • efe. Austin (EE UU)
Actualizado el 03/12/2014 a las 15:49
Scott Panetti, preso diagnosticado con esquizofrenia, será ejecutado en las próximas horas en Texas (EE UU) con una inyección letal por un doble asesinato en 1992 a menos que las autoridades escuchen las peticiones de suspender la pena de muerte, a las que se ha sumado la ONU.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito y el gobernador de Texas, Rick Perry, tienen en sus manos la vida de Scott.

De no ser suspendida la ejecución, los funcionarios del Departamento de Justicia Criminal de Texas suministrarán una inyección letal al preso el miércoles a las 18.00 hora local (00.00 GMT del jueves) en la cárcel de Huntsville.

"Mantener la pena de muerte en esas condiciones puede considerarse una ejecución arbitraria", denunció desde Ginebra el sudafricano Christof Heyns, relator especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias.

Una opinión secundada por su colega argentino Juan Méndez, relator especial sobre la tortura y otros tratos o penas cueles, inhumanos o degradantes.
"No existen dudas de lo cruel e indigno de ejecutar en una sociedad civilizada a una persona con problemas mentales", dijo Méndez.

Ambos coincidieron en hacer una "llamada urgente" al Gobierno de Estados Unidos y a las autoridades estatales de Texas para que "encuentren una manera de detener la ejecución".

Panetti, que ahora tiene 56 años, asesinó en septiembre de 1992 a sus suegros y secuestró a su esposa y a su hija de tres años en Fredricksburg (Texas) hasta que fue detenido horas después, unos hechos que el condenado achacó entonces a su alter ego "Sarge".

Durante su juicio, en 1995, Panetti se defendió a sí mismo disfrazado de vaquero y trató de llamar a más de 200 testigos, entre ellos al asesinado presidente John F. Kennedy, al papa Juan Pablo II o a Jesucristo.

Desde entonces ha sido hospitalizado por psicosis y delirios en múltiples ocasiones.

Tom Price, un juez republicano con 16 años de servicio en la más alta corte criminal de Texas, hizo un histórico pronunciamiento la semana pasada en contra de la pena capital a propósito del caso.

"Tras considerar la conveniencia de la pena de muerte como forma de castigo para aquellos que cometen un homicidio, ahora creo que debería ser abolida", dijo Price, aunque no sirvió para que la Corte de Apelaciones Criminales de Texas reconsiderara la ejecución.

Estados Unidos prohibió en 2002 la pena capital para personas mentalmente impedidas al considerarla inconstitucional, pero desde entonces se han autorizado algunos casos en los que el preso muestra un entendimiento de las razones por las que es ejecutado.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones